Instituto Juan de Mariana: El oro y la soberanía del individuo
2005 Instituto Juan de Mariana
El Instituto Juan de Mariana gana el Fisher Venture Grant, un programa para apoyar los think tanks jóvenes
.
Instituto Juan de Mariana
Reducir tamaño de letra Aumentar tamaño de letra

Comentarios


Portada - Comentarios - El oro y la soberanía del individuo

16/10/2007 - Juan Ramón Rallo

El oro y la soberanía del individuo

El informe que acaba de publicar el Instituto Juan de Mariana, El patrón oro y la inflación en España (1972-2007), revela que desde finales de 1972 los precios se han multiplicado por más de 23 veces con respecto al oro, o dicho de otro modo, nuestra moneda, ya sea primero la peseta y luego el euro, ha perdido más de 23 veces su valor en 35 años.

Esta brutal depreciación de la moneda de curso legal, gestionada en régimen de monopolio por el correspondiente Banco Central, demuestra la absoluta ineficiencia de las autoridades estatales para mantener un dinero de calidad cuando éste no se encuentra ligado a ninguna mercancía que el mercado haya monetizado previamente.

Carl Menger ya explicó que el dinero es un proceso de selección empresarial en el mercado por la mercancía más líquida, esto es, aquella cuya utilidad marginal decrece más lentamente como se pone de manifiesto en su estrecho bid/ask spread. El oro fue elegido a lo largo del tiempo, y gracias a sus óptimas propiedades (su facilidad de transporte, almacenamiento y conservación, su enorme divisibilidad, ductibilidad, maleabilidad, no corrosividad, su escasez relativa, su homogeneidad, la dificultad de ser falsificado, su cualidad de metal precioso internacionalmente reconocido y ser imperecedero), como el bien más adecuado para servir como medio de intercambio y depósito de valor.

Si bien durante el siglo XIX y principios del XX, los gobiernos de todo el mundo rindieron pleitesía al oro, comprometiéndose a garantizar la plena convertibilidad de sus billetes con el metal áureo, a partir de la Primera Guerra Mundial trataron afanosamente de desmonetizar el oro para así tener pleno control sobre el dinero que manejaban sus ciudadanos. La utopía gubernamental siempre fue poder crear tanto dinero como quisieran sin que los individuos apreciaran envilecimiento alguno de la moneda y empezaran a demandar precios más altos, atesorar el valor en otras mercancías y a liquidar sus activos financieros para trasladarlos a otros países en lo que se ha venido a llamar "dinero caliente".

Si los ciudadanos aceptaban pasivamente el dinero que les imponía por curso forzoso el Estado, fuera cual fuera su calidad, la recaudación tributaria bien podría haberse sustituido por el incesante funcionamiento de las imprentas. El Gobierno gastaría tanto como quisiera sin dar nada a cambio y los individuos cargarían con las consecuencias en forma de carestía y privación.

El abandono de Bretton-Woods por parte de Nixon no sólo supuso la mayor suspensión de pagos de la historia, sino también la destrucción de los últimos lazos entre el oro y el sistema monetario internacional. Muchos economistas predijeron que si el dólar dejaba de ser convertible en oro, los precios del oro se hundirían ya que perdería su demanda monetaria. La realidad ha sido que desde entonces el dólar ha perdido ya más de 21 veces su valor con respecto al oro. Y es que el billete verde no es más que un pasivo del Banco Central en suspensión de pagos y, como todas las deudas que cotizan en mercados secundarios, cuando el emisor suspende pagos pasan a cotizar con un brutal descuento (en el caso del dólar ya supone más del 90% de su valor nominal).

Este continuo envilecimiento de las monedas cuyo único punto de llegada parece ser su repudio total y definitivo no es un proceso sin consecuencias. El dólar, el euro y todo el dinero fiduciario en general es un pésimo dinero, lo que significa que cumplen mal con las funciones que se espera que debieran cumplir.

El patrón oro las cumple a la perfección, ya que sus dos grandes ventajas son la estabilidad de precios y de los tipos de interés, lo que se traduce en que el poseedor de oro puede hacer gala de una doble y fundamental soberanía: la soberanía del consumidor y la soberanía del ahorrador.

Como consumidor puede elegir entre consumir y no consumir sin que por ello tenga que perder el valor. Si acude al mercado y no encuentra nada que le agrade, simplemente restringe su consumo sin que la inflación devore sus expectativas de gasto. Es el empresario quien tiene que captar el oro para recuperar su inversión inicial; o bien proporciona lo que el consumidor desea y cuando lo desea, o tendrá que vender al descuento.

Como ahorrador dispone de un mercado de renta fija donde depositar su dinero sin que la inflación consuma el nominal y, sobre todo, puede decidir entre invertir o no en los mercados de capitales. Si la rentabilidad que le promete la inversión es demasiado reducida, atesorará el oro, con lo que las empresas y los bancos tendrán que ofrecerle remuneraciones más elevadas para captar su capital.

El dinero fiduciario despoja al individuo de esta doble soberanía. El consumidor que no gasta hoy se ve forzado a invertir, a comprar productos que no desea o a soportar una pérdida en el valor de su dinero. No son las mercancías las que persiguen al dinero, sino el dinero a las mercancías.

El ahorrador tampoco puede negarse a invertir sus fondos en cualquier proyecto que proporcione una cierta rentabilidad –por pequeña que sea– que le permita compensar en todo o en parte la inflación. Los tipos de interés, gracias a la expansión crediticia del Banco Central, se mantienen lo suficientemente bajos como para emprender proyectos que sólo resultan momentáneamente rentables con cargo al señoriaje que sufre el tenedor de dinero.

Sólo quienes abandonan este perverso esquema fraudulento son capaces de beneficiarse del sistema. Los especuladores afines al poder político anticipan las variaciones del tipo de interés y se lucran con la disminución o el incremento del precio de los bonos y de las mercancías, desestabilizando aun más los precios y los tipos de interés y propiciando el ciclo económico.

Otros inversores más honrados y no relacionados con el Estado han logrado cubrir sus posiciones modificando la composición de su cartera de activos. Los saldos de caja y los valores de renta fija han perdido valor frente a una constelación de activos que van desde el propio oro, otras commodities transitoriamente monetizadas, la propiedad inmobiliaria, y, sobre todo, la renta variable de calidad.

Las acciones con valor y con respectivas de crecimiento son hoy una de las pocas alternativas exitosas al envilecimiento monetario. Pero aun así, por muy grande que sea su calidad, no pueden constituir un patrón monetario universal. Simplemente no hay suficientes y su distinta y variable liquidez las hace inapropiadas para el intercambio.

El oro sigue siendo, pese a todos sus detractores, la única alternativa para restaurar la soberanía del consumidor y del ahorrador en el mercado. El dinero fiduciario es sólo una garantía de depreciación permanente, de violación continuada de los derechos de propiedad de quienes crean la riqueza en una sociedad.

 

Opinión de los lectores

Coase

La depreciación no es una característica intrínseca del dinero fiduciario sino del dinero estatal.

Si el individuo fuera soberano probablemente no elegiría un dinero respaldado por oro sino un dinero fiduciario que cumpliera las funciones que debe tener la moneda.

Miguel Angel

Soy un absoluto cero patatero en economia, asi que lo mismo la pregunta sobra, pero si la administracion/estado responde de la moneda que emite con sus reservas de oro, y si es aplicable a todos los paises, cada uno echaria el cerrojo a sus reservas y emitiria mas papel moneda devaluando ésta frente a sus reservas. Si emito moneda por valor de 100 no puedo emitir mas sin tener que intercambiar oro o devaluando mi moneda frente al oro de mis reservas con lo que no seria igual de fuerte que el que se mantiene en 100. ¿No estariamos/entrariamos en una espiral de cerrojazos a todas las reservas?En este sistema ¿como se aumentan las reservas de oro?
Lo mismo no he entendido bien que quiere decir "patron oro" y quisiera si no es molestia una explicacion "para el comun de los mortales".
Gracias.

Jubal

Miguel Angel:

¿Haría usted negocios con alguien que le pagara con botones o chapas de botella en lugar de con dinero contante y sonante? Supongo que no, salvo que alguien le obligue por la fuerza. Pues lo mismo pasaría con un país que no honrara sus compromisos comerciales. No desataría una espiral de "caradurismo", sino que quedaría aislado.

Aunque, al hablar del patrón oro, estamos asumiendo el hecho consumado de que los estados se arrogan la función de monopolizar la emisión de dinero, es conveniente ser conscientes de que hemos sido condicionados para pensar así, que el dinero es cosa del Estado. Sin embargo, el dinero es anterior al Estado. Por decirlo de alguna manera, es un invento de la sociedad, para facilitar el comercio y superar las limitaciones del trueque. Los metales preciosos, por sus características, se convierten en la elección natural para desempeñar la función de dinero. Antes, los gobiernos actuaban meramente como agencias de peso y medidas, que certificaban el contenido de plata u oro de la moneda que acuñaban, y que hacían de las suyas disminuyendo dicho contenido. Esta forma de devaluar la moneda era el recurso que tenían los mandamases megalómanos para seguir tirando cuando se encontraban en apuros económicos después de haber despilfarrado más dinero de la cuenta en guerras y otros programas gubernamentales casi igual de contraproducentes. Porque, efectivamente, utilizar el oro como dinero es un engorro para quienes desearían no ver su poder limitado por cuestiones tan mundanas como las económicas. El sucedáneo de dinero que nos vemos obligados a utilizar en estos tiempos no impone restricciones tan duras a los gobernantes, puesto que los bancos pueden crear el pseudo-dinero que necesiten con un golpe de tecla. En cambio, para aumentar sus reservas de oro, tanto un ciudadano particular como un gobierno solamente tienen tres opciones: 1) extraerlo de la tierra dedicándose a la minería (actividad económica cuyos costes son mucho mayores que darle a la tecla o firmar cheques y que, por tanto, lleva implícita la necesidad de atenerse a criterios estrictamente económicos, y no políticos), 2) producir bienes y servicios que otros quieran intercambiar libremente por su oro, y 3) robárselo a alguien. La política, por definición, excluye las opciones 1) y 2). Y he aquí la razón por la que el oro disgustaba (y disgusta) tanto a los gobernantes ávidos de poder. Puesto que la cantidad de oro que podían robar a sus súbditos mediante los impuestos tenía ciertos límites (como el de no hundir el reino o imperio en la miseria), necesitaban guerras para robarle el oro a alguien más; pero, a su vez, necesitaban oro para financiar las guerras. Por algo dijo Ludwig von Mises que el "dinero honesto", es decir, el oro, protege las libertades civiles ante las tentaciones tiránicas de los gobiernos, por lo que cabe equipararlo a las constituciones (añado yo: cuando éstas realmente se escribían con el propósito declarado de proteger a los ciudadanos del enemigo público número uno, que es el gobierno, no como sucede ahora, en que proclaman derechos ciudadanos que no son derechos para proporcionar a los gobiernos excusas para expandir su poder e instaurar tiranías supuestamente bienintencionadas).

© 2005-2014. Instituto Juan de Mariana. Todos los derechos reservados.