2005 Instituto Juan de Mariana
El Instituto Juan de Mariana gana el Fisher Venture Grant, un programa para apoyar los think tanks jóvenes
.
Instituto Juan de Mariana
Reducir tamaño de letra Aumentar tamaño de letra

Comentarios

Portada - Comentarios - ¿De la crisis al liberalismo?

10/10/2008 - Albert Esplugas Boter

¿De la crisis al liberalismo?

Naomi Klein, en su libro La doctrina del Shock, sostiene que los gobiernos, auspiciados por ideólogos liberales, aprovechan los contextos de crisis para liberalizar la economía y reducir el tamaño del Estado. Las políticas liberales son impopulares y las crisis menoscaban la resistencia ciudadana a esas reformas.

Murray Rothbard considera que una situación de crisis es potencialmente ideal para un cambio de sistema social. En For a New Liberty Rothbard señala: "Para que tenga lugar un cambio social radical –un cambio a un sistema social distinto– debe haber lo que se denomina una 'situación de crisis'. Debe haber, en resumen, una quiebra del sistema existente que llame a una búsqueda de soluciones alternativas".

Siguiendo a Klein y a Rothbard parece que la actual crisis económica debería llevarnos directos al liberalismo. Además, la Escuela Austriaca, bastión del liberalismo, está siendo reivindicada por su teoría del ciclo económico y es hoy bastante más popular que en el 29. ¿Veremos un resurgir del liberalismo después de la crisis?

El principal problema con la tesis de Klein y la propuesta de Rothbard es que la historia demuestra que el Estado se engrandece durante las crisis, se introducen medidas intervencionistas excepcionales que nunca se hubiera aprobado en períodos de normalidad y que luego son muy difíciles de suprimir.

Bryan Caplan, cuyo principal campo de estudio es la irracionalidad de los votantes, tiene una interesante hipótesis: las malas ideas producen malas políticas, las malas políticas producen un menor crecimiento económico, y un menor crecimiento económico produce malas ideas. Es un círculo vicioso que a veces solo la suerte puede romper.

La tercera proposición es la menos intuitiva. Caplan explica que, en el plano individual, un crecimiento de la renta personal (que no un nivel de renta más alto) se traduce estadísticamente en un mayor conocimiento económico. Los pobres que ven crecer su riqueza (como los inmigrantes) tienen de media más conocimientos económicos que los ricos cuyas rentas disminuyen. Este fenómeno se debe, presumiblemente, a que las personas que ven crecer su renta experimentan el proceso de creación de riqueza del mercado y aprenden de comportamientos económicos sanos.

La conexión entre empobrecimiento y malas ideas, sostiene Caplan, no es lógica sino psicológica: "No es lógico abrazar ideas contraproducentes solo porque las condiciones están empeorando, pero la gente lo hace igualmente. Quizás la mejor explicación es que la gente piensa en una metáfora militar: debemos evitar un Gobierno agresivo cuando son buenos tiempos, pero durante una crisis tenemos que enseñar a nuestros enemigos una lección en lugar de perder el tiempo cavilando contemplativamente sobre la causas de la crisis."

Pero si la gente recurre a esta metáfora es porque ya tiene unos conocimientos económicos erróneos, por tanto la metáfora no sirve para explicar el origen del error. Caplan menciona otra idea que me parece más interesante: en períodos de crisis o de condiciones económicas deterioradas, las personas son más receptivas a las proclamas emocionales y más proclives a la irracionalidad (lo cual conecta con "el romance de la gente"). Por el contrario, en períodos de calma y crecimiento económico la gente está más dispuesta a escuchar y a razonar sosegadamente sobre cómo puede mejorarse el statu quo.

Así pues, no parece haber mucha esperanza para la revolución liberal en tiempos de crisis. Los titulares se limitan a anunciar nacionalizaciones, garantías estatales de depósitos, más creación artificial de dinero... y las ideas liberales (dejar que el mercado depure los bancos y las malas inversiones hechas durante la burbuja, recortar el gasto público y liberalizar el mercado para que los factores de producción se recoloquen y la crisis se acorte) apenas se escuchan fuera de los foros liberales.

Es cierto que el liberalismo hoy está en mejor posición que durante el crack del 29 para hacerse oír, y quizás cuando pase la tormenta crece el interés por esta doctrina visto que es la única que tiene una explicación coherente de las causas de la crisis, explicación que está siendo ampliamente reivindicada. Pero hoy por hoy el estatismo sigue siendo el mejor amigo de las crisis.

 

Opinión de los lectores

Eugenio Martín Velázquez

Albert, completamente de acuerdo contigo, a lo mejor hay una ley de hierro de la ignorancia económica. Cuanto mas ignorancia exista de las conexiones causales entre las acciones humanas mayor nivel de intervenciones políticas en la sociedad. Cuanto más comprendamos las conexiones causales entre las acciones humanas y lógicamente los efectos de las intervenciones políticas, más nos opondremos a las políticas obvias y correctas. Jajajajaja

Coase

Disiento. El propio Caplan explica magistralmente en su obra The Myth of the rational voter que los políticos para lograr ser reelegidos necesitan hacer lo contrario que lo que desean sus electores.

Los electores quieren más estado. Los políticos que les hagan caso verán como se agrava la crisis económica y los electores castigan a los políticos en el poder en momentos de recesión. ¡Aunque hayan aplicado lo que ellos defendían! El político que no haga caso a sus electores y logre mejorar la situación económica, logrará la reelección.

Un ejemplo muy divertido es un episodio de La que se avecina donde los vecinos increpan al presidente por una multa del Ayuntamiento por robar agua para la piscina. El presidente les responde que esa medida fue la que ellos propusieron y apoyaron. La contestación fue sublime: dimite por hacernos caso cuando nosotros no sabemos nada de piscinas. :D

Albert Esplugas

El propio Caplan explica magistralmente en su obra The Myth of the rational voter que los políticos para lograr ser reelegidos necesitan hacer lo contrario que lo que desean sus electores.

Coase, la tesis de Caplan en ese libro (que comento aquí) es precisamente la contraria de la que apuntas: el gobierno aplica malas políticas porque los electores son irracionales (ignorantes en economía). Básicamente su argumento es que el pueblo tiene el gobierno que pide y se merece, y los políticos tienen libertad de actuación en el margen (en aquellos ámbitos en los que la opinión pública es indiferente o no está posicionada etc.).

De acuerdo con lo que dices los gobiernos deberían estar ahora aplicando medidas liberales en contra de lo que quiere la opinión pública, cosa que obviamente no sucede.

Un saludo

Javier Jota

¿Reforzado el liberalismo tras esta crisis? ¿bromeas? esta crisis va a ser la tumba del neoliberalismo, su principal causa, y el renacer de las politicas socialdemocratas.

jashondo

http://www.flickr.com/photos/31275485@N05/2930188336/

The happy butcher

Me vas a permitir que discrepe, querido Albert. Creo que el que se abogue por el liberalismo o el socialismo, lamentablemente, depende.

Alemania abogó por "reformas liberales" en la crisis de los años 30, acabando con 6 millones de parados pero poniendo a Alemania en mejor situación para empezar a recuperarse. Claro, que después llegó Hitler. En el caso de Chile, se abogó por más liberalismo una vez que las políticas previas de Pinochet estaban siendo un fracaso. Es decir, que de una situación de crisis no se fue al socialismo, sino hacia una libertad económica mayor (no así en otras áreas). En el caso de Estados Unidos, tienes razón.

La decisión de abogar por el estado o la libertad depende casi exclusivamente de quien esté en el poder. Digo que "depende casi" porque luego encuentras países donde, a instancias del FMI, han tenido que liberalizar aún más para salir de la crisis.

B. Toven

¿Resurgir del liberalismo? Esta crisis es precisamente el resultado de aplicar políticas neoliberales (por mucho que queraís creer lo contrario echando mano de leyes de la era Carter), y Hayek y Mises no son pensadores marginales sino referentes de la revolución conservadora de Reagan y Tatcher. La revolución liberal ya se hizo y acaba de fracasar. Lo dice Sarkozy: "Le laissez-faire, c'est fini"

Daniel Rodríguez Herrera

La Community Reinvestment Act es, efectivamente, del 77, pero no logró nada ni, por tanto, fue demasiado problema hasta que en la presidencia de Clinton se cambió la regulación en 1995.

En cualquier caso, lo único que logró esa regulación es que el exceso de crédito se canalizara a las hipotecas; burbuja habría habido en cualquier caso por culpa de la política expansionista de la Fed. Pero en ese caso probablemente no hablaríamos de crisis "subprime". Se habrían financiado otro tipo de proyectos a largo plazo y dudosa solvencia.

Eso sí, es gracioso que el único dato concreto que expongas, "B Toven", sea contrario a tus tesis, las cuales expones con consignas y no con razonamientos ni datos concretos.

Chandler Bing

Al liberalismo, mediante esta crisis???

Con el debido respeto, creo que muchos liberales han perdido por completo el sentido del mundo en el que viven.

El 90% de la gente es socialista, bien porque no saben nada de economía o bien porque odian la libertad.

Esta crisis, como la del 29, sólo va a servir para que los Gobiernos aumenten su intervencionismo, para imponernos más regulaciones y para crear futuras crisis peores.

Soy el único liberal que se da cuenta de que la gente lo que pide es menos libertad, y de que los Gobiernos van a satisfacer tal deseo?

liberal racionalista

Me considero liberal ante todo. Para que un sistema liberal que, recordemos, parte de una concepcion etica, funcione, es necesario establecer unas reglas, basicas, minimas e iguales para todos. Identificar una Ley Natural o crear una Constitucion en la que apoyar a todos los agentes. El problema actual es que, actualmente, no sabemos cual es esa "Ley Natural economica".

La base del liberalismo parte de considerar que nadie tiene la suficiente informacion para dirigir una sociedad, y por tanto, se debe dejar actuar a los distintos agentes en su libre albedrio. El problema es que a dia de hoy, sus efectos son dolorosos. Nosotros, los liberales, creemos estar dispuestos a asumirlos, pero el intervencionista, demanda mas proteccion. Y ahi surge el conflicto.

Y los liberales tenemos un serio problema, no somos los unicos que pueblan el mundo.

Me pregunto si, quiza para que lleguemos a conocer esa regulacion minima, que satisfaga a unos y otros, hay que explorar mas opciones de regulacion. Creo que no esta en contra del liberalismo establecer una cierta regulacion en los mercados, siempre y cuando de ella emanen directrices agregadas, o sea, iguales a todas las partes. De hecho el liberalismo no niega al estado, pero le restrige a mantener la competencia de los agentes y eso, a dia de hoy, no se garantiza. Pero en base a que reglas se vigila esa competencia sostenible??? Tampoco tenemos respuesta.

Por tanto creo que SI es licito explorar nuevas vias de regulacion, para conocer sus efectos, y conseguir ese objetivo de establecer una "Constitucion economica". Luego ya podremos distcutir sobre causas y efectos, y si seguir o pararse.

Me parece inviable pararse y decir: el mundo ha de ser liberal porque yo soy liberal, ya que el liberalismo se apoya en la etica, y la etica en la no imposicion. Si imponemos violamos la base del liberalismo.

Ahora la parte practica. Estaba viendo el Informe Recarte II y me ha parecido interesante la propuesta de Carlos Rodriguez Braun sobre la posibilidad de limitar el apalancamiento. De balancear el dinero movido en los mercados de Capitales y los mercados productivos, para que, estos segundos, que son los que generan empleo, y que pagan deudas del primero, no se queden desabastecidos. Creo que serian los bancos centrales quienes tienen la responsabildiad de cruzar datos de empresas financieras y no financieras y no habria por tanto nuevas regulaciones a empresas futuras, sino solo restricciones de credito por razones "agregadas"

Podemos los liberales asumir que el liberalismo actual es doloroso y admitir que hace falta explorar mas el terreno de la regulacion hasta conseguir una "Constitucion economica" sostenible y que agrade a todas las partes? Es lo contrario poner puertas al campo y quedarse en fuera de juego?? No se trata de aumentar la reglas, sino de encotrar las reglas basicas y coherentes, que, quiza, luego, permitan eliminar otras actuales incoherentes.

Siento el tocho. Saludos.

Albert Esplugas

Happy,

Hay ejemplos de reformas liberales tras períodos de crisis pero en la mayoría de casos, de forma casi sistemática, las crisis económicas, los desastres naturales, las guerras etc. van acompañadas de medidas intervencionistas, aun cuando solo sirvan para hacerlas más severas. Los ejemplos de reformas liberales tras situaciones de crisis se pueden contar con los dedos, los ejemplos de reformas intervencionistas no.

Un saludo

Bastiat

Hombre, Albert, sin dejar de valorar en su justa medida la labor que hacéis desde el Instituto... si todo esto que está pasando hubiera estado siendo advertido desde el estrado del Parlamento por políticos liberales, es decir, si hubiera habido un partido liberal advirtiendo de la situación y echándoles en cara a los estatistas del PP y del PSOE todas sus manipulaciones de precios, intervenciones varias.... pues mira... lo mismo si.

No sólo eso sino que se hubiera denunciado constantemente en las tribunas y los procesos electorales la manipulación de la información, el monopolio del estado en las telecomunicaciones, los favoritismos hacia los amigos, todo eso que tu sabes bien que incluso has escrito un libro..... pues mira... lo mismo si...

Pero no... como no hay un partido liberal, como la información está orientada hacia el estatismo gracias a los amiguismos varios, y como la gente piensa que la solución pasa por “hacer algo”.... pues mira... hacer hacen lo que están haciendo. Es lo que hay, mas intervencionismo y los ciudadanos aplaudiendo con las orejas....

Ala... a soñar.

Albert Esplugas

Bastiat,

No hace falta plantearlo como hipótesis, Ron Paul está en el Congreso desde hace dos décadas y desde su tribuna no se ha cansado de repetir que la Fed y la expansión crediticia conducen a crisis como ésta. Sus debates con Greenspan y Bernanke son épicos. Los medios le prestan ahora más atención, pero sigue sin tener influencia.

De todos modos, es verdad que un Ron Paul en el Congreso contribuye a difundir el mensaje. Y algo es algo.

Un saludo

Stewie Griffin

Si hubiera un partido liberal, ese debería de ser el centro de nuestras criticas y nuestro principal enemigo.

Isidoro

Stewie: estoy de acuerdo contigo. La masa oprimida no es ni más ni menos enemiga de Hitler que de Reynaud. Y esos que se llaman "liberales" son unos pequeño-burgueses alienados.

Coase

Albert, te quedas sólo con la primera mitad del razonamiento de Caplan. La segunda es que los electores castigan a los partidos en el poder aunque hubieran realizado las medidas que los propios electores habían defendido.

Una cosa es que la estrategia inteligente del político en el poder sea liberalizar y otra que efectivamente lo haga. Pero si no lo hace y la crisis le alcanza en un proceso electoral, perderá su puesto.

Bastiat

Hombre…. si lo que me has dicho, Albert, es el reconocimiento de que ya está empezando a hacer falta la existencia de un verdadero partido liberal, aunque a Stewie le moleste la idea…, ya de voy dando por satisfecho. Pero el hecho de que al menos Ron Paul esté dando esa batalla ya nos llena de ilusión, no hace falta mas que ver lo que seguimos aquí todo lo que comente… Por cierto, no sé nada de lo que haya podido decir de todo esto en estas últimas semanas.

Y te digo esto sabiendo que en los EEUU, el sistema político sí que permite la existencia en el congreso y el Senado de personas independientes puesto que los escaños son uninominales y eso lo favorece mientras que aq1uím, al ser listas de partidos y sistema proporcional en circunscripciones provinciales, la dificultad es mucha…. Pero hay que intentarlo. Es absolutamente decepcionante el comprobar cómo desde el PP deja de plantear opciones liberales para acercarse al socialismo porque piensa que así conseguirá el poder…

¿De qué coñ…. nos sirve que lleguen al poder si el mensaje que lanzan es el mismo que el que quienes tenemos que echar?

Es más ¿qué nos ofrecen para diferenciar sus propuestas de las del PSOE? Nada…. Nada. ¿Mejor gestión???? Para ese viaje no hace falta alforjas.

Y Stewie… Un partido liberal no tiene porqué ser un partido de gobierno… ni tampoco un partido antisistema. Un partido liberal tiene que hacer propuestas liberales y denunciar los ataques a la libertad. Sólo si el pueblo lo vota con la suficiencia como para alcanzar el poder será partido de Gobierno, y será entonces, cuando la legitimidad que otorgan las urnas, la misma a la se refiere el PP o ZP, se pueda avanzar hacia mayores cotas de libertad. El no participar es dejar el campo libre, ese si, libre, para que quienes quieren mas y mas Estado campen a sus anchas….

flavio

Con respecto a esta crisis, ya circula la teoría de que fue una "crisis de laboratorio", se la creo deliberadamente. Esta combinación de las tasas artificialmente bajas de la Reserva Federal, y la demagogia de las hipotecas sub prime, fue hecha pensadamente. Se busco hacer una bomba de tiempo para que está explotara.
Y ello se habría hecho antes en la crisis del 29. Está crisis tambien habría sido una crisis de laboratorio, para que despues de la debacle, tener una excusa para terminar con el patron oro. Se argumento que la rigidez del patrón oro había producido esa crisis.
Ahora bien ¿Cual es la finalidad de está segunda crisis de laboratorio? Pues justificar la mayor intervensión de la burocracia en la economía para evitar las "crisis finacieras" producto de las "Fayas del mercado". Pero como las crisis económicas sonde consecuencias mundiales o globales, lo que ahora se nesecita es UN GOBIERNO MUNDIAL.
Se creo y se crearán crisis de laboratorio, se le hechara la culpa al mercado y se buscara justificar la creación de un Gran LEVIATAN.

Bastiat

Hombre… no voy yo a decir que pudiera ser cierto. Pero ¿imagináis?

La gente conoce la teoría austriaca de los Ciclos y provoca uno aposta para beneficiarse de ella…

¿A quién se vendió el oro del Banco de España?

pepe

Tenéis una verdadera fe en que la expansión del liberalismo va a llegar a algo mejor cuando las pruebas son ya catastroficas de que es un sistema insostenible, si claro, no se ha liberalizado como se debiera entonces no puede comprobarse esto, lo mismo diría un marxista que la teoría no se hallevado bien a la práctica, en cualquier caso deberiais de estar tranquilos cuando ya se sabe que
los verdaderos amos del mundo ya no son los gobiernos, sino los dirigentes de grupos multinacionales financieros o industriales, e instituciones internacionales opacas (FMI, Banque mondiale, OCDE, OMC, bancos centrales). Además, estos dirigentes no son elegidos, a pesar del impacto de sus decisiones sobre la vida de los pueblos.

El poder de estas organizaciones se ejerce sobre una dimensión planetaria, siendo que el poder de los Estados esta limitado a una dimensión nacional.

Por otro lado, el peso e influencia de las empresas transnacionales en el flujo financiero ha sobrepasado al de los estados hace mucho tiempo.

La dimensión transnacional, más ricos que los estados, pero también principales fuentes de financiamiento de partidos políticos de todas las tendencias y en la mayoría de los países, estas organizaciones, de hecho, están por encima de las leyes y del propio poder político, por encima de la democracia.

Jubal

Es cierto, Albert, que gracias al flujo libre de información que facilita internet, hoy en día el liberalismo genuino dispone de una baza que no tenía tras el crash del 29, y, efectivamente, el interés por las teorías de la escuela austríaca ha aumentado (curiosamente Washingon DC es la ciudad que más aporta al aumento: ¿comenzarán algunos políticos a deshacerse de su pernicioso analfabetismo económico? ¿Alguno de sus colegas habrá tenido a bien prestarle algo de atención, por fin, a Ron Paul?). Sin embargo, como bien dices, las crisis siguen siendo el mejor amigo de la idolatría al Estado. El viejo truco problema o enemigo (provocado/exagerado/imaginario) ---> aumento de poder para "solucionarlo"/"derrotarlo" ---> nuevo problema, sigue funcionando igual de bien, pues las deficiencias humanas siguen siendo las de siempre y tan extendidas como siempre. Y para que esta afirmación no espante a los forofos de Keynes, unas reveladoras palabras del mesías de los "moderados" (si cito a Mises, por un oído les entra, por otro les sale):

"Lenin tenía razón: no hay forma más segura ni sutil de destruir los fundamentos de una sociedad que el envilecimiento de la moneda [inflación, en el sentido correcto del término]. Mediante un proceso continuo de inflación los gobiernos confiscan, de manera secreta y subrepticia, una parte importante de la riqueza de los ciudadanos. El proceso alinea a todas las fuerzas ocultas de la economía del lado de la destrucción, y lo hace de forma que solo uno entre un millón de hombres sabe diagnosticar."

John Maynard Keynes, Economic Consequences of Peace

Pues en esta cuestión Keynes tenía razón hasta en los números, puesto que, sin contar a los amigos que nos visitan desde el otro lado del Atlántico, aquí en España, para unos cuarenta millones de habitantes, en torno a la web del IJM, entre colaboradores y lectores debemos de ser unos "cuarenta gatos" (y tal vez algún guitarrista) los que entendemos que con un monopolio político-bancario de creación de dinero y un sistema bancario de banca fraccionaria no hay mercado libre ni sistema liberal. Este es un punto absolutamente esencial. Si no se entiende esto, no se entiende nada. Sí, fuera de los sueños de MAtRiX, la realidad es fea y desoladora; pero resulta predecible:

"Sin embargo, el régimen absolutista contemporáneo se sustenta sobre una serie de falacias y engaños, entre los cuales se encuentra el desafío temerario de algunas leyes económicas básicas. Así, cada día que pasa, crece la probabilidad de un desenlace desastroso, comparable a la Gran Depresión, y que, no le quepa a nadie la menor duda, si llegara a producirse sería aprovechado por la mal llamada izquierda para proclamar el fracaso del sistema de libre mercado, que las personas bien informadas [...] sabemos que no es precisamente lo que tenemos hoy en día."

Jubal, a finales de noviembre de 2007 (perdón por la autocita)

El psicológo suizo Carl G. Jung decía que los seres humanos tenemos cuatro funciones psicológicas fundamentales, de las cuales, cada individuo solamente desarrolla una hasta una posición dominante. Así, para quienes el sentimiento es la función psicológica dominante, la razón queda supeditada al sentimiento y no pueden pensar verdades que contradigan (aparentemente) las conclusiones previas del sentimiento. Su función intelectual carece de la autonomía y diferenciación necesarias para descubrir la verdad cuando esta resulta "incómoda" para la función sentimental que ocupa el trono de su psicología. Esto explica por qué el tipo intelectual es predominante entre los que, en nuestros ámbitos sociales concretos, somo pioneros en la adopción de las teorías de la escuela austríaca, mientras que las mentes de los más numerosos sentimentales parecen revestidas de teflon en lo que a dichas teorías respecta.

Podemos argumentar hasta la exasperación,

1) que la revolución liberal no la trajeron personajes disfrazados de liberales como Reagan (sus obras hablaron más alto que su bella oratoria) y Thatcher (¿servirá de algo que recuerde que ella fue la principal inspiradora del artículo en el que Hayek explicaba por qué él no era conservador, sino liberal?) hace veintitantos años, sino figuras como Thomas Jefferson y James Madison hace más de dos siglos;

2) que la revolución liberal no ha sido derrotada por esta crisis, sino por el auge del poder político y bancario que poco a poco, sirviéndose de guerras, crisis económicas y pánicos bancarios, y toda clase de ardides, fue destruyendo los obstáculos que la institución social (y liberal) del dinero honesto (oro, plata) interponían a su avance;

3) que el neoliberalismo, sea cual sea el engendro anti-liberal al que se hace referencia con tal "palabro", no es la causa última de la crisis, sino que aquella hay que buscarla en el sistema monetario-bancario que ha sustituido al dinero honesto y que se ha ido desarrollando de forma que permita la expansión del Estado (y la gran banca y gran empresa asociados con él);

4) que dicho sistema lleva incorporado un mecanismo de redistribución de la riqueza en sentido contrario al proclamado por la propaganda política, el mecanismo de la inflación inherente al sistema, que desposee gradualmente a las clases trabajadoras dependientes de salarios y ahorro financiero, favorece en términos relativos a los ricos que dependen principalmente de la posesión de medios de producción (cuyo valor no se ve afectado por el envilecimiento de la moneda) y favorece absolutamente a los que tienen acceso al crédito en primer lugar y en mayor cuantía (Estado, gran empresa) o lo conceden (gran banca) (qué ironía que quienes más claman por la idea de bondad de las políticas de "redistribución de la riqueza" inoculada en el defectuoso entendimiento económico de las masas sean los menos conscientes del verdadero mecanismo de redistribución de la riqueza que Leviatán guarda, para engorde propio y de sus amos y ayudantes);

5) que es el intervencionismo venido a más el que transforma las crisis (creadas por el propio intervencionismo, dicho sea de paso, siempre por la intervención primera en el sistema monetario-bancario, casi siempre también por intervenciones posteriores de carácter secundario) en depresiones prolongadas (el intervencionismo de Hoover transformó la crisis del 29 en depresión y el intervencionismo al cuadrado de Roosevelt el que transformó la depresión en la Gran Depresión, arrollando en el camino, por medio de atropello político, el patrón oro en Estados Unidos; las intervenciones de entonces son precedente de las intervenciones "sin precedente" de ahora: prepárense para una larga travesía por el desierto);

6) que no se puede conseguir algo a cambio de nada, que crear dinero no crea riqueza, que no se pueden solucionar los problemas provocados por la expansión del crédito / inflación con más expansión del crédito / inflación,

7) etc., etc, etc. ...

pero no servirá de mucho, me temo. Aunque las comparaciones con la crisis japonesa de los 90 y la Gran Depresión de Roosevelt están a la orden del día, me temo que Enrique de Diego tiene razón cuando habla de una crisis de civilización. La comparación con la Roma decadente, una sociedad agonizante bajo el asfixiante yugo de más impuestos y regulación, todo endulzado con la fachada de la Roma benefactora que daba trigo y circo a una plebe que creía conseguirlos a cambio de nada (sin duda lo "progresista" es estar a favor el "Estado del Bienestar" y las "políticas sociales"), la comparación, digo, es procedente, me temo. Los "moderados" y "progresistas" nos repetirán hasta la saciedad su consigna, que contiene tal vez un cuarto de verdad, pero no más, de que la causa de la crisis es la desregulación del sistema financiero; pero asistirán complacidos a las consecuencias programadas: la intensificación de la tendencia en curso desde hace más de un siglo, a saber, que los ciudadanos normales y corrientes estaremos más y más regulados. Por nuestro bien, claro, aunque ello implique que nos hagan la vida imposible.

Propina. Predicciones para la crisis: Quiebra del gobierno de Estados Unidos de aquí a septiembre de 2009, hiperinflación del dólar, seguido de hiperinflación generalizada. Hasta el momento en que se desencadene la hiperinflación, el pánico deflacionista proseguirá con los altibajos de rigor. Hiperinflación implica des-civilización. Ojalá me equivoque, aunque es un desenlace que si no llega en el plazo mencionado lo hará más tarde.

© 2005-2014. Instituto Juan de Mariana. Todos los derechos reservados.