2005 Instituto Juan de Mariana
El Instituto Juan de Mariana gana el Fisher Venture Grant, un programa para apoyar los think tanks jóvenes
.
Instituto Juan de Mariana
Reducir tamaño de letra Aumentar tamaño de letra

Comentarios

Portada - Comentarios - El Estado de Bienestar y la violencia

07/03/2013 - Fernando Parrilla

El Estado de Bienestar y la violencia

Si mañana el Estado decidiera prohibir las relaciones homosexuales, tendría que acompañar la medida de un despliegue coactivo de tal envergadura que inmediatamente provocaría el rechazo de la inmensa mayoría de la sociedad. Los medios de comunicación difundirían imágenes de homosexuales pacíficos siendo detenidos, o testimonios emotivos de los que hubiera preferido esconder su orientación sexual antes de ir a la cárcel. Toda persona sensata, al ver a gente pacífica siendo acosada de tal modo, estaría escandalizada y exigiría al gobierno que rectificara dicha medida de inmediato.

Si preguntáramos a esos ciudadanos por qué se oponen a la prohibición, muy pocos contestarían que, simplemente, a ellos les parece bien ser homosexual y por tanto el Estado debe legalizar esta orientación sexual en concreto. No, la mayoría basaría su posición en que el Estado no puede prohibir algo que se hace libremente entre dos adultos y que no perjudica a nadie.

Por desgracia, esta posición tan razonable, o bien no se ha interiorizado, o bien se abandona a las primeras de cambio en cuanto el algo que se hace libremente no es del agrado del que juzga.

El ejemplo más claro es la prostitución en adultos. Al igual que con las relaciones homosexuales, se trata de dos o más adultos actuando de mutuo acuerdo, y sin hacer daño a nadie. Pero claro, cuando algo no te gusta, ahí están las excusas argumentales para hacer que sea fácil tirar tus principios por el desagüe; por ejemplo, que la supuesta falta de dinero del que presta el servicio le obliga a dedicarse a esos menesteres, y de ahí la ilegitimidad de ejercer esa profesión.

Por suerte, en este tema la sociedad está avanzando y cada vez más voces se levantan a favor de la legalización total.

Por desgracia, hay otros temas en los que la coacción estatal aún campa a sus anchas con el beneplácito de la mayor parte de la población; me refiero a la persecución fiscal a causa del llamado Estado de bienestar.

Al Estado de bienestar se le ataca desde el liberalismo por muchas cosas, y todas son importantes. Pero en lo que no se hace suficiente hincapié es que, al igual que todos los entramados mastodónticos Estatales, se sustenta en algo muy simple: la coacción sobre el individuo pacífico que no hace daño a nadie. O lo que es lo mismo, sobre la violencia gratuita.

Al igual que el homosexual o la prostituta, la persona que decide no usar los servicios del Estado de bienestar (educación, sanidad, pensiones, etc.) no hace ningún daño a nadie. El disfrute de los servicios puede ser, y es, restringido y por tanto nadie que no participara en su financiación podría ser excluido sin el más mínimo problema.

Pese a esto, millones de personas que suscriben sin ningún pudor la máxima del vive y deja vivir se manifiestan a favor de monitorizar, auditar, perseguir y meter en la cárcel si es necesario a todos los ciudadanos del país con tal de que nadie se escape de mantener esa maquinaría de gastar dinero que tanto les gusta.

Pues ya va siendo hora de que se empiece a decir alto y claro que se puede estar a favor de los servicios públicos del Estado de bienestar. Pero siempre que se deje perfectamente claro que se está en contra del vive y deja vivir. Porque todo defensor de lo público es alguien que no deja vivir a los demás. Alguien que sustrae dinero, y por tanto horas, ideas, esfuerzo, y en general, la vida a otros, en nombre de lo que él cree adecuado por su moral, sin importarle lo que la otra persona piensa o lo que podría hacer con esos recursos si tuviera la oportunidad. En otras palabras: alguien que cree en la violencia y desprecia la libertad.

 

Opinión de los lectores

Buenaventura

Totalmente de acuerdo con lo expuesto en el artículo. Todo sistema de supuesta \"justicia\" distributiva se basa en la violencia sobre los que adquieren su propiedad sin violentar a nadie para adjudicarla a otros con criterios espurios o discutibles. Todo sistema de \"justicia distributiva\" es por tanto esencialmente inmoral, y no es de extrañar que sus consecuencias sean también inmorales (ERES fraudulentos, etc.). Si queremos reducir la corrupción tenemos que desmontar el supuesto inmoral en el que está fundada. El llamado Estado del Bienestar, es realmente del saqueo de los ciudadanos, como estamos viviendo. Cuando enuncian la palabra \"solidaridad\" están empleando la traducción moderna del \"arriba las manos, la bolsa o la vida\". La solidaridad solamente puede resultar de una acción voluntaria libremente decidida.

Joan

Enhorabuena, Así me gusta, directo. Este razonamiento tan sencillo resulta paradójicamente incomprensible para la mayoría ilustrada de estepaís. Y yo me atrevo a dar tres razones:
- se trata de una cuestión de principios y esto no está al alcance de todos.
- para comprender los efectos prácticos positivos de la libertad hace falta cierto grado de formación, inteligencia y honradez intelectual.
- Supone cambiar un paradigma y unas creencias asentadas y admitir que has vivido engañado.

En definitiva, que queda mucho camino.

Libertario

Para un liberal debería esta clara la diferencia entre privatizar y liberalizar, algo que cualquier ciudadano de a pie, con un simple ejemplo entiende. Mercado laboral= liberalizado, electricas y telecomunicaciones =privatizadas. Si los ciudadanos hubiesen disfrutado alguna vez las virtudes de la liberalización de algún sector de la economía y no solo las agresiones de la liberalización del sector de donde provienen sus ingresos y del que ellos viven, como es le mercado laboral, apreciarían el liberalismo económico, estoy seguro de ello.

Bastiat

Libertario... deberías de tener claro, porque parece que no, que si que estás hablando entre liberales. Y lo que aquí siempre se ha dicho es que lo que hay que hacer es privatizar bien y liberalizar el mercado. El laboral y el de todos y cada uno de los sectores que ahora mismo están sometidos al dictado del estado aunque se preste por cuatro o cinco empresas privadas que hacen lobby con el estado repartiéndose a pachas los beneficios.

Por lo tanto, me parece que el mercado laboral está muy poco liberalizado al igual que el mercado de la electricidad y el de las telecomunicaciones. Como otros muchos, está mal privatizado, en cuanto a que algunos grupos son antiguas empresas públicas y poco o nada liberalizado.

Por lo tanto... Libertario.... mas libertad. ¿Vale?

Libertario

Bastián, si todos los liberales que dicen ser liberales realmente lo fueran, hoy disfrutaríamos de un verdadero libre mercado, algo muy alejado de la realidad.

Bastiat

Libertario, los liberales y los libertarios.

Enrique

Libertario, aunque estoy de acuerdo contigo, como casi siempre, ya que también soy uno de los primeros críticos con algunos "supuestos liberales", de hecho a alguno que otro le suele molestar pero es lo que ahí, este instituto es mayoritariamente liberal.

Otra cuestión es que alguno sea para mí inoportuno cuando habla de la justificación de los desahucios con la que está cayendo y olvide que el liberalismo se basa en el mercado y el mercado sin clientes no es sostenible.

O que haya quien defiende recortes en un gasto público que es un contrato (nos guste o no) actualmente con los ciudadanos. Cambiemos el contrato y negociemos, pero romper un contrato no es liberal.

Por lo demás es cierto que dentro del liberalismo hay a veces poca autocrítica, sobre todo desde las posiciones más conservadoras, que no liberales...y es muy necesaria, por mi parte bienvenido.

Lince

Lo que más me gusta de todo lo leido es la solidaridad que rezuman los comentarios de esos liberales bien instruidos, imagino que no tendrán a su cargo a un discapacitado cobrando una miseria, y espero que todos ustedes tengan contratados seguros médicos que cubran todas y cada una de las enfermedades existentes o en su defecto y dios no lo quiera tuviesen un cáncer también disponer del dinero necesario para acudir al médicas anderson Houston para ser tratados no vaya a ser que terminen con su seguro privado en un hospital público por que su póliza no cubre esta terrible enfermedad

Buenaventura

Lince. Si el quitarle a alguien su propiedad mediante la violencia es inmoral (por ejemplo: un atraco), los motivos no disminuyen la inmoralidad del acto. Imagino que todos los delincuentes tienen sus motivos para delinquir. El Estado nos quita parte de nuestra propiedad mediante la violencia. Los motivos de sus cómplices, es decir de todos los que apoyan el "Estado del Bienestar", no disminuye la inmoralidad sobre la que esta patraña está fundada.

Lince

Buenaventura que hora es manzanas llevo, de verdad que argumentaría tan pobre y sobre todo tan triste es verdad que existe una violencia? Van a tu casa y te encierran o te golpean, debes de Querer tener mucho dinero, y yo te hablo con conocimiento de causa de hechos concretos que existen si se deja que un bien in elástico se deja en manos privadas, no todo lo privado es bueno per se ni todo lo público

Lince

Además partes de una premisa falsa, no puedes comparar pagar impuestos con un atraco, supongo que entonces en Suecia ,por ejemplo el estado es un estado opresor, o en Finlandia la violencia de estado llega a límites insospechados,el problema de nuestro país desde el lazarillo es que nosotros los españoles somos unos pícaros y encima orgullosos, tenemos unos valores Morales tan difusos que llegamos a comparar el pago de un impuesto con un atraco.Ya me gustaría a mi tener los impuestos suecos o finlandeses y su enseñanza sanidad etc tu puedes preferir vivir en países donde el peso del estado no exista por ejemplo Somalia

Buenaventura

Efectivamente, el estado sueco ha llegado a ser tan opresor como para estrangular a la gallina de los huevos de oro. Se han dado cuenta de que no se puede esquilmar tanto a los ciudadanos y ahora son bandidos más benévolos (diría Mancur Olson). El estado español se parece a Suecia en los impuestos y a Somalia en la protección de sus ciudadanos, porque para colmo, las leyes que elaboran los políticos y aplican los jueces favorecen a los delincuentes y perjudican a los ciudadanos normales, pero esto es, en parte, otra historia. Parte de los impuestos me los detraen directamente de mi sueldo sin que yo pueda hacer nada para evitarlo, y si dejo de pagar la otra parte me ponen multas, intereses abusivos y llegan a embargar mis bienes. Si eso no es violencia, un atraco tampoco lo es porque si das el dinero te perdonan la vida. Detrás de las disfunciones del mercado acaba encontrándose la larga mano del poder político, por eso hay situaciones en lo que lo privado tampoco funciona. Conseguiríamos mejor educación para nuestros hijos y mejor asistencia sanitaria si nos dejasen emplear nuestro dinero. No lo dudes, mis hijos han ido a colegios privados y yo no utilizo la sanidad pública.

Lince

Ni nos parecemos a Suecia en la imposición ni a Somalia en la protección de verdad que para decir esto hay que estar muy ciego, pero en fin si esta es tu realidad no hay más que hablar, espero que tu y tus hijos no tengáis nunca una desgracia pero recuerda,la vida da muchas vueltas y de lo que ahora reniegas luego puedes sentirte huérfano,sigue pensando así y tu egoísmo para con los más desfavorecidos se verá recompensado, el problema para ti será el precio, como consideró que este hilo no da más de sí adiós

Lince

Perdona y con respecto a la educación mira el informe pisa a ver quien esta en el primer puesto y luego me hablas de las bondades del sistema privado, si no lo quieres mirar te lo digo yo Finlandia donde no existen colegios privados solo 90 concertados y por cuestiones religiosas ,que eso es harina de otros costal ,y con respecto a la sanidad privada yo he vivido en usa y es para echarse a llorar, el 30 por ciento de las quiebras familiares vienen provocadas por gasto sanitario, así que o tu tienes mucho dinero o vete al médico de la cabeza por que tienes una seria avería ciao

© 2005-2014. Instituto Juan de Mariana. Todos los derechos reservados.