2005 Instituto Juan de Mariana
El Instituto Juan de Mariana gana el Fisher Venture Grant, un programa para apoyar los think tanks jóvenes
.
Instituto Juan de Mariana
Reducir tamaño de letra Aumentar tamaño de letra

Comentarios

Portada - Comentarios - Hay algo podrido en el sistema

13/11/2006 - Albert Esplugas Boter

Hay algo podrido en el sistema

La gente está harta de la política y de los políticos. Se refleja en los altos índices de abstención electorales y en el desprecio con el que son tratados en las charlas de sobremesa. Si en algo coinciden personas de distintas tendencias es en el rechazo de la clase política y en el hastío que les produce el juego partitocrático. Hay algo podrido en el sistema actual, los ciudadanos lo huelen, lo intuyen, algo no funciona como debería. ¿Qué es? La mayoría lo tiene claro: son los políticos.

"Si los políticos no fueran corruptos", dicen algunos. "Si los políticos realmente se preocuparan por el pueblo", dicen otros. Los males que aquejan a la sociedad desaparecerían, da la impresión, si la presidiera un platónico gobierno de rectos y sabios estadistas. Es una tragedia que, sabiendo que solo nos hacen falta las personas adecuadas para ejercer el poder, no consigamos encontrarlas y otorgarles un mandato. Así la discusión a veces acaba girando en torno a la necesidad de que los gobernantes sean personas con estudios o superen una suerte de examen selectivo. "No puede ser que nos gobierne alguien que ni siquiera tiene un título universitario". O en torno a la conveniencia de las listas abiertas, las consultas populares u otro tipo de reformas que nos acerquen a la "auténtica democracia". Hay quienes perciben que la podredumbre del sistema llega más lejos y en un ataque de rebeldía incluso dejan escapar que una dictadura ilustrada sería preferible a la democracia. En su fuero interno no lo suscriben, pero creen que la propuesta tiene un poso indudable de sentido común. Tampoco es extraño escuchar opiniones que podrían encuadrarse en la categoría de "si yo fuera dictador...".

Pero todas estas cuestiones son secundarias, no responden con acierto a la pregunta: "¿qué es lo que está podrido?". El origen de la podredumbre no son los políticos ni las reglas por las que salen elegidos. No es principalmente un problema del sistema de gobierno o de sus integrantes, es un problema de las atribuciones del gobierno. No es quién ostenta el poder, ni siquiera cómo lo ostenta, es el tamaño y el alcance de este poder. El problema no es qué políticos deciden sobre nuestras pensiones, sobre nuestra salud o sobre la educación que reciben nuestros hijos, el problema es que no lo decidimos nosotros. El Estado se ha arrogado el derecho a elegir por los individuos, y éstos, en lugar de reclamar que les devuelvan lo que es suyo, se han limitado a pelearse por el color de las cortinas. ¿Acaso lo malo del ladrón es que luego no administra bien lo que roba? Lo malo del ladrón es que roba en primer lugar. El problema del Estado del Bienestar no es la bajeza de los políticos y el signo de sus medidas intervencionistas, el problema es que usurpa a los ciudadanos su libertad de elección en primer lugar. Da igual si te sube los impuestos un político con título universitario o sin él, la cuestión es que se incauta de una porción mayor de tu renta justamente ganada. Da igual si una ley que prohíbe la tenencia de marihuana o la eutanasia es aprobada por una mayoría de votantes en un referéndum o una mayoría de diputados en un parlamento, la cuestión es que se trata de tu vida, de tu cuerpo, y nadie tiene derecho a decidir por ti.

Uno no deja de ser esclavo por cambiar de amo, la libertad se consigue rompiendo las cadenas y decidiendo por ti mismo. La gente que toma el Estado intervencionista como algo dado e inamovible y achaca la podredumbre del sistema a los políticos está dejando de contemplar el bosque por fijarse en los primeros árboles. Los políticos son un simple subproducto del sistema. Intuir la podredumbre es, al menos, un comienzo, pero si las causas de la enfermedad no se diagnostican correctamente va a ser imposible curar al paciente. De hecho un mal diagnóstico puede empeorar su situación. Hay algo podrido en el sistema, en efecto, y es el sistema en sí mismo. No basta con criticar a los políticos, es preciso atacar la raíz del problema: el poder estatal. Lo que debemos cuestionar no es la dignidad de tal o cual político, sino el poder que ostenta sobre nuestros asuntos.

 

Opinión de los lectores

Bastiat

Aplauso.... plas, plas, plas....


Aplauso.... plas, plas, plas


Mi mas sentido aplauso, sinceramente. (si supiera como se pone el sonido en este sitio sería una atronadora ovación)

¿Y porqué no hacer de ello un programo político con el que presentarse a las elecciones?

Manuel

Buenísimo.

María

Y ahora viene la otra pregunta... ¿por qué miran las cortinas en lugar de reclamar?
Me ha gustado mucho.

ANGEL FERNANDEZ

MEDIDAS DE PROFUNDIZACION DEMOCRATICA

Afortunadamente, cada vez somos más los que nos percatamos de la triste socialdemocracia multipartidista que padecemos:

a) Se incrementa incesantemente el "peso" del estado en la sociedad, se restringe la libertad de mercado formando oligopolios cercanos a un poder corrupto de partidos sin democracia interna, se incrementan los impuestos sin preguntar al ciudadano de a pie y se roban libertades individuales en nombre del "bien común".

b) Se coacciona al ciudadano, mediante la políticas de clientelismo político en favor de los grupos de presión, que logran pasar por encima de la voluntad individual de cada votante evitando las listas abiertas y las votaciones directas donde los ciudadanos decidan qué quieren a nivel local, regional y nacional.

Pero, algo hay que hacer, para evitar que la actual partitocracia guíe Europa lenta pero inexorablemente hacia el totalitarismo democrático.

¿ Que opináis sobre realizar una plataforma en España que reclame, formal y constantemente ante los medios de comunicación, y donde sea menester, una REFORMA CONSTITUCIONAL en "profundidad" ?

Es decir, que reclame la introducción de mecanismos liberales de efecto "trinquete" dentro de la Constitución Española de 1978; esto es, con efecto de forzar a algunos partidos en una misma dirección de incluir en sus programas electorales un traspaso progresivo de poder hacia los ciudadanos: respecto a la reducción de la "coaccón" estatal, respecto de la protección de los derechos y libertades individuales, respecto del libre mercado efectivo y respecto de involucrar "activamente" a los votantes para un funcionamiento verdaderamente democrático de las instituciones, ya que ha sido secuestrado por la partitocracia reinante.

Espero abrir discusión al respecto, ... comentando algunas ideas que propongo a continuación, en orden de dificultad para lograr que la partitocracia actual las admita dentro de la muy necesaria y urgente reforma constitucional en España:

1. Obligatoriedad Constitucional de Listas Abiertas para elegir "directamente" tanto a nuestros representantes al Congreso como a nuestros representantes al Senado.

2. Obligatoriedad Constitucional de democracia "interna" y garantías de voto "secreto" dentro de todos los partidos políticos, así como en los sindicatos, en las patronales, en las universidades y también en las todas las principales instituciones del país.

3. Obligatoriedad Constitucional para que deba recibir un 5% de votos en todo el estado español aquel partido que desee representación en las Cámaras Legislativas, o bien, obligatoriedad Constitucional de doble vuelta electoral para lograr mayorías de gobierno. Para evitar que el Gobierno quede rehén de partidos independentistas, de carácter totalitario (nacionalsocialismo).

4. Obligatoriedad Constitucional para que exista una Reforma del Sistema de Financiación de los Partidos Políticos para que prime la "transparencia" de cuentas y la financiación mediante aportaciones pequeñas de los "individuos" que forman la sociedad (vía 100% desgravación fiscal o similar) frente a la actual corrupción encubierta que impide procesos de liberación de mercados (liberalización del suelo para resolver el problema de la vivienda, liberalización de la generación de energía, etc.)

5. Obligatoriedad de elegir "directamente" los ciudadanos a los jueces que deban dirigir el Consejo General del Poder Judicial garantizando su independencia, con experiencia contrastada (>15 años), con base en su curriculum profesional, sin campaña electoral (para minimizar la politización judicial) pero mediante votación directa en las urnas:

5.1. Y ya puestos a garantizar la independencia del Poder Judicial y de las principales instituciones, elecciones para elegir "directamente" los ciudadanos tanto al Defensor del Pueblo como a jueces experimentados (>20 años) para el Tribunal Constitucional.

5.2. Y, últimamente, opino que hasta el Fiscal General del Estado debe ser elegido "directamente" por los ciudadanos para que defienda a éstos, en vez de a intereses espurios detrás de una negociación (rendición) del gobierno con terroristas (ETA).

6. Protección y Defensa Constitucional de la propiedad privada en vez de tan sólo "reconocer" la misma.

7. Protección y Defensa Constitucional del mercado libre sin que quede supeditada a la posibilidad de “planificación .

8. Protección y Defensa efectiva de los derechos y libertades individuales de todos los ciudadanos: libertad de prensa, libre asociación, huelga,...

9. Obligatoriedad de Referéndum en toda España para los casos de:

9.1. Aprobación de cambios en cualquier Estatuto de Autonomía, pero siempre con limitación clara y definitiva de las competencias de las Comunidades Autónomas, y siempre mediante referéndum a escala nacional sobre las mismas (y no mediante estatutos en permanente huida secesionista).

9.2 Aprobación de cambios que afecten al ordenamiento Constitucional y/o aprobación de Tratados Internacionales firmados por el Gobierno Español.

9.3 Aprobación de cualquier subida de impuestos, tasas y/o aranceles tanto a nivel estatal, como a nivel regional o local.

9.4. Aprobación de la prestación de ayuda y/o participación directa en conflictos bélicos y/o guerras.

Tengo ya preparada una Presentación de Power Point en donde comento aquellos artículos que opino deben ser reformados y cómo realizar dichos cambios.

Propongo realizar dicha presentación un viernes próximo en el Instituto Juan de Mariana [comentario para Gabriel Calzada], para poder refinar las ideas y conceptos que expongo de modo que se pueda iniciar una plataforma que solicite activamente la reforma constitucional para intentar lograr una democracia liberal “real”.

Un abrazo,

Doncorleone

Completamente de acuerdo, Albert. El problema no es lo que los políticos hacen o dejan de hacer. El problema real, de base, es el hecho de que puedan hacerlo. Que tengan el poder de hacerlo.
Un abrazo.

Juan Santoro

Enhorabuena por este comentario, Albert. Coincido plenamente con tu opinión. Véase, por ejemplo, es enorme poder de los ayuntamientos que, mediante las recalificaciones, están decidiendo el patrimonio de sus súbditos.

Algo de lo que cuentas se ha dejado ver en las últimas elecciones catalanas, en las que no ha votado la mitad de los ciudadnos y en las cuales ha surgido desde abajo, fuera de los partidos del establishment, un nuevo partido con representación y vocación de servicio.

gallego

Primero definamos el actual sistema político: Partitocracia Estatal, por qué esto no es democracia, por dos razones:

1) No hay separación de poderes. El partido mayoritario tiene en sus manos al legislativo y al judicial, mas otras cuantas instituciones más

2) No Hay representatividad política

Los electores no eligen a los diputados estos son impuestos por el jefe/-es del partido que por tanto representaran a los intereses del jefe del partido de los que depende su acta.

Soluciones:

elecciones separadas para el presidente de gobierno y para el congreso.

eleccion del presidente a dos vueltas y de los diputados por circunscripcion local, de tal manera que el acta de diputado sea revocable por decision ciudadana y no del partido de turno.

Nada de listas, ni cerradas, ni abiertas. Con la eleccion por circunscripcion local no hacen falta listas.

un saludo

Kim

Muy buen artículo y mejor contenido todavía.
De la misma manera que no es la religión la que es el opio del pueblo, sino los acólitos de la religión; también diremos que no es la polítca el mal de los ciudadanos, sinó los políticos. ¡Podridos, sinvergüenzas!.
Y nosotros, el pueblo, una partida de asnos, como el que llevan muchos conductores enganchado en el coche.
Felicidades, Albert, por haberlo visto. Los políticos nos chupan la médula humana más profunda
Un abrazo
Kim Durall

© 2005-2014. Instituto Juan de Mariana. Todos los derechos reservados.