Usted está aquí

Respuesta ciudadana a la COVID-19

Madrid, 5 de agosto de 2020.-

El Instituto Juan de Mariana, think tank liberal con sede en Madrid, ha lanzado hoy miércoles 5 de agosto una página web dedicada a recoger las iniciativas de solidaridad mostradas por el sector privado (empresas y sociedad civil) durante la crisis del coronavirus en España.

La pandemia provocada por la COVID-19 representa un desafío único por su carácter natural y las consecuencias sociales y económicas que ha tenido en todo el mundo. Una pandemia provocada por una enfermedad relativamente desconocida, que además puede hacer a los infectados desarrollar o no síntomas, se ha escapado del control de individuos y comunidades. Y también, cómo no, de sus representantes públicos. En España, país en el que el virus se ha cobrado la vida de muchísima gente -una cifra que puede rondar las 50.000 personas-, hemos visto a un Gobierno lento, exhausto y poco transparente. Hemos vivido momentos de colapso del sistema sanitario en cuanto a disponibilidad de UCI o de EPI. Sin embargo, también hemos contado con una ciudadanía más comprometida que nunca, que ha respondido mejor y de forma más rápida y espontánea. 

Muchas personas se han quedado sin empleo o han visto disminuidos sus ingresos de forma considerable y otras han visto incrementadas su jornada laboral o la peligrosidad asociada a su trabajo para dar respuesta a las necesidades ciudadanas. Pero cuando los recursos son escasos y la sociedad pasa por momentos duros, la solidaridad privada florece con más fuerza que nunca. Entretenimiento desde los balcones, donaciones monetarias y en especie, transporte de material sanitario de las grandes empresas, comunidades de vecinos organizadas para hacer la compra a personas vulnerables... han sido algunas de las iniciativas de solidaridad que tanto el mundo empresarial como la sociedad civil han llevado a cabo para hacer frente a la crisis del coronavirus. Ejemplos de nuestro gran capital social y del poder de las redes comunitarias en tiempos de crisis.

Los ciudadanos, pese a las dificultades o la distancia social, no dudaron en ponerse a trabajar y en ofrecer valor allí donde el Gobierno no llegaba o no se ocupaba. Y como no puede ser de otra forma, internet, las redes sociales y las nuevas tecnologías han sido el aliado perfecto. Estas herramientas han servido para mantener esos lazos sociales, generar nuevos y coordinar el apoyo para los más necesitados. Y desde el Instituto Juan de Mariana queremos poner esto en valor.

En esta web encontrarás más de mil iniciativas que hemos recopilado durante estos meses con la ayuda de voluntarios que han querido dedicar su tiempo a ayudarnos en esta tarea. También hemos querido habilitar un espacio al que dotar de recursos externos que nos ayudarán a entender la importancia de este tipo de fenómenos. Finalmente, en las próximas semanas elaboraremos y presentaremos un análisis pormenorizado de lo que ha caracterizado la acción solidaria en nuestro país durante este tiempo, y para ello esperamos contar con la ayuda de todos.

Datos más importantes

  • Por el momento hemos recopilado un total de 1.000 iniciativas de las cuales el 24% provienen del sector de los servicios financieros (bancos, aseguradoras, fondos de inversión, etc.), un 16,7% de alimentación y distribución y un 6% respectivamente de las tecnologías de la información y la comunicación y la industria química y farmacéutica.
  • La gran mayoría de iniciativas (un 67,5%) provienen de organizaciones grandes o multinacionales. Sin embargo, el número de iniciativas llevadas a cabo por micro organizaciones es bastante significativo (alrededor de un 15%).
  • La donación de material sanitario ha sido el tipo de iniciativa más frecuente, algo evidente ante la escasez de EPI que hemos sufrido durante los meses más críticos de la pandemia.
  • La gran mayoría de iniciativas han sido llevadas a cabo por empresas (un 80%), puesto que generalmente estas tienen mayor capacidad económica y de recursos humanos que las asociaciones o fundaciones.
  • La gran mayoría de iniciativas han sido también en especie, lo que representa alrededor del 80%.