Usted está aquí

Alimento para los terroristas

Tras los últimos atentados yihadistas en Cataluña pronto se acuñó un lema tan tonto como falso: “No tenemos miedo”. Es estúpido, porque ante el terrorismo no sólo es lógico sentir temor, además es necesario. Es lo que nos impulsa a tomar medidas para protegernos. Lo contrario no es valentía, es simplemente temeridad. Pero, como decíamos, ese eslogan además es mentira. Y la prueba es que enseguida las autoridades y no pocos creadores de opinión corrieron a demostrar su amor incondicional por los musulmanes. Era, aunque se pretenda hacer creer algo diferente, un vano intento de contentar a los islamistas para que no vuelvan a matar.

Esa actitud no es tan sólo inútil. Se trata de un comportamiento profundamente suicida y estúpido. La islamofobia existe y es un odio tan irracional e injusto como pueden serlo el racismo o la judeofobia. Pero en aquel momento ese no era el problema. Lo grave es que unos fanáticos político-religiosos habían asesinado a numerosos inocentes en el nombre de Dios, por mucho que muchos otros musulmanes no compartan su punto de vista. Y actitudes como hacer que la hermana de uno de los terroristas hablara en una de las manifestaciones, o dar un protagonismo desmesurado a chicas y mujeres cubiertas con el velo islámico lo único que hace es dar alas a los yihadistas.

El abogado Alan Dershowitz titula un libro fundamental, publicado en 2004, con una pregunta: ¿Por qué aumenta el terrorismo? La respuesta que da a través de la obra, y en numerosas entrevistas concedidas desde entonces, es contundente: “Porque funciona”. A través de todo el volumen va analizando casos de grupos terroristas que perviven en el tiempo y otros que desaparecen, y llega a una conclusión esclarecedora. Las organizaciones que duran muchos años, o que incluso ven nacer a otras que asesinan en nombre de la misma causa que ellas, son las que ven como aquellos a los que dicen defender van consiguiendo mejoras y logrando objetivos.

Y eso mismo es lo que pasó tras los atentados de Barcelona y Cambrils. El mensaje que se envió a todos aquellos fanáticos que tengan la tentación de actuar como los terroristas de Cataluña es claro. En vez de ver a las familias de los terroristas rechazadas, lo que pudieron observar era cómo se las premiaba con cariño por ser hermanas o madres de los asesinos. Se les dice a los yihadistas que sus acciones tendrán una recompensa para sus seres más queridos. Se les está dando un incentivo para matar.

Existen musulmanes que no niegan la relación del terrorismo islamista con su religión. Al contrario, los hay que afirman que el yihadismo asesino sí nace del islam, pero que tiene que ser extirpado del mismo. Sin embargo, a ellos no se les dio la voz. A quién sí se le concedió, en una absulta falta de sensibilidad hacia los allegados de los asesinados, es a los familiares de los culpables de los atentados. Una de estas personas llegó a decir que los terroristas que actuaron en Barcelona y Cambrils también eran víctimas.

Se silencia a quienes pueden promover el repudio de los terroristas desde las comunidades musulmanas, al tiempo que se da altavoz a quienes les victimizan. Efectivamente, el terrorismo funciona por la cobardía de nuestros políticos y una parte nada pequeña de nuestra sociedad. Así nunca dejará de crecer, por mucho que proclamemos de forma cobarde y falaz que no tenemos miedo.

Comentarios

turgot

Peor que eso, y el autor del articulo incurre en el mismo error, al equiparar la Islamofobia (fobia a una determinada religión que pretende que sus seguidores sigan unos determinados preceptos, entre otros considerar al infiel , al no sumiso al Islam, como un enemigo al que hay que convertir o liquidar) con el racismo o la judeofobia.

En las manifestaciones solía escucharse la estupidez de que no todos los musulmanes eran terroristas; cierto, aunque yo no los he visto manifestarse de forma multitudinaria contra la yihad en todos y cada uno de los paises donde esta religión es oficial; ni siquiera en España.
Ahora bien, lo que si es totalmente cierto es que TODOS LOS TERRORISTAS YIHADISTAS SON MUSULMANES.

Anónimo

Para ser caballero ante nada se debe ser animal perfecto, Nietzche
Pra ser un buen terrorista ante nada hay que ser musulman perfecto o no. . Bin Laden

eres parte del problema

Sin espías y periodistas no habría terroristas.

Emiliano

Estamos en tiempo de rebajas de nuestros valores y toca negociarlos por aquello de la convivencia con otra cultura ,es decir una ruptura con el fin de vivir tranquilos y no encender una cerilla. Lo vemos todos los días y poco a poco nos adaptamos esta forma de ser debe de producir asombro a los musulmanes y desde luego no es su problema es normal que defiendan aquello en lo que crean. Las masacres de miles de cristianos sobre el mapa de África y Oriente Medio es aceptada sin que nuestros países se interesen mucho por su suerte, los refugiados cristianos de oriente rechazados . En nuestro sistema educativo no se respeta a los padres salvo que digan son de la otra cultura etc

FaKeD13

Hacía tiempo que no comentaba aquí principalmente porque no sé hasta qué punto me viene bien "mediáticamente", pero haré un inciso.
El gran problema de las religiones o las ideologías es que si no son compatibles son capaces de generar conflictos. En el ámbito ideológico por ejemplo hay mucha gente que se llena la boca hablando de igualdad, solidaridad, libertad, justicia, etc.
Pero lo que me parece más curioso es que nunca se preguntan primero en qué ámbitos y cuándo son necesarias esas cosas; parece ser que simplemente se queda en una lista de deseos.
Y lo que me parece más triste es que surjan tantos pensamientos opuestos. Hubo un tiempo que creí que la solución era pensar igual pero lo cierto es que todos pueden llevar en la cabeza por ejemplo la frase: hay que molestar al prójimo.
Y eso sería pensar igual pero objetivamente pernicioso.
El tema pues sería pensar de forma complementaria al menos si no se puede pensar igual de forma objetivamente beneficiosa. Creo que se entiende a lo que voy.
Y me refiero a pensar en cosas que puedan influir en la convivencia lógicamente.
Esto pasa también con las religiones y con el activismo terrorista. Mientras existan oposiciones de pensamiento entre las personas, siempre podrán estallar guerras. Esa es mi tesis.

A mí particularmente ya se me han quitado las ganas de votar a nadie. Algunos es lo que querían que hiciera, estoy seguro. Congratulaciones a los campeones pues.
Lo peor de todos estos temas es que al final no sólo no te toca tolerar las ideas de mayorías o minorías sino que puede que estés obligado a adquirirlas para no sufrir ostracismo. Ahí es donde el asunto tiene más miga de lo que puede parecer.

Satur

El mundo real es discrepante en todo pero de lo que se trata es que las diferencias se resuelvan de forma flexible ya que todo intento de igualar a la fuerza rompe un equilibrio natural. En los años 80 se expulso al crisantemo y a la petunia del grupo de las autenticas plantas de jardin con gran protesta de sus cultivadores finalmente en los 90 llegaron a un arbitraje tras la intervención de taxonomistas(clasificadores de especies). A los que nacimos en Granada nos dicen algunos que somos del reino Nazarí y supongo que tenemos derecho a protestar como los cultivadores de Petunias. El mundo es diverso discrepante y flexible por eso asistimos atónitos a la imposición de una cultura de la Edad Media que pensábamos superada y esto nos tiene perplejo su falta de flexibilidad y nos callamos pensando que tenemos razón pero no es posible ni siquiera intentar animarles a que entren en la normalidad de las diferencias de crisantemos y petunias.

Añadir nuevo comentario