Usted está aquí

Consecuencias económicas actuales para Cataluña en caso de independencia unilateral (III)

Ver artículos anteriores de la serie: aquí y aquí.

Pérdida de Fondos Estructurales y Fondos de Cohesión

Una secesión unilateral de Cataluña significaría su escisión de la Unión Europea y, por tanto, la imposibilidad de acceder a los Fondos Estructurales e Inversión Europeos. Tanto los Fondos Estructurales como el Fondo de Cohesión tienen la finalidad de favorecer un mayor grado de cohesión económica y social en el espacio comunitario, mediante la cofinanciación de las políticas de gasto público desarrolladas por los Estados miembros y dirigidas a la consecución de este objetivo.

  • El Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER)
  • El Fondo Social Europeo (FSE)
  • El Fondo Europeo de Marítimo y de Pesca (FEMP)
  • El Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER)

Cataluña tiene asignados más de 1.400 millones de euros a percibir entre 2014 y 2020. Con cargo al FEDER (infraestructuras), Cataluña debe percibir 808,4 millones de euros; otros 348,5 millones con cargo al FEADER (ayudas a los agricultores); y 304,7 del FSE, destinado a políticas de empleo. Cataluña será la cuarta Comunidad Autónoma más beneficiada, por detrás de Andalucía, Extremadura y Castilla La Mancha.

Fuera del Mecanismo Europeo de Estabilidad

Cataluña también perdería acceso al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE). El MEDE es un organismo intergubernamental creado por el Consejo Europeo en marzo de 2011, que funciona como un mecanismo permanente para la gestión de crisis para la salvaguardia de la estabilidad financiera en la zona euro en su conjunto.

Este mecanismo dispone de una capacidad de crédito de hasta 500.000 millones de euros para evitar suspensiones de pago de los socios (España es accionista).

Fuera del Banco Europeo de Inversiones

La salida de la Unión Europea implicaría para Cataluña el abandono del Banco Europeo de Inversiones (BEI). El Banco Europeo de Inversiones es una institución financiera de la UE, cuya misión es financiar proyectos relacionados con los objetivos de la Unión, con el fin de contribuir a la integración, desarrollo equilibrado y la cohesión económica y social de los Estados miembros. El Banco está participado directamente por los Estados miembros, que aportan una determinada cantidad en concepto de participación en el capital. España contribuye con el 9,7% del capital, y es el quinto mayor accionista de ese Banco, con una participación de 23.500 millones de euros, y el principal destinatario de sus préstamos.