Usted está aquí

El egoísmo es un derecho, no una virtud

En los círculos liberales, el concepto de egoísmo goza, por lo general, de buena reputación; está visto como un criterio de conducta virtuoso y meritorio. En buena medida, esta imagen está relacionada con el título de una famosa serie de ensayos contenidos en un libro de Ayn Rand y Nathaniel Branden. Esta fervorosa apología, avalada por una autora tan popular como Rand, ha dado lugar a ciertos equívocos en cuanto a la valoración del concepto de egoísmo.

Lo primero que sería importante señalar es que no fue Rand quien descubrió la significación económica y social del egoísmo. Ya Adam Smith había abordado el tema y aun antes Bernard de Mandeville lo había hecho. Pero mientras aquellos autores habían dado un tratamiento discreto del tema, Rand, con su lenguaje florido y su prosa levantada, lo elevó a la categoría poco menos que de virtud teologal. Esto empieza a resultar ya algo exagerado y requeriría una discusión más pormenorizada.

El motivo por el cual Rand califica al egoísmo como virtud está relacionado con los fundamentos individualistas en los que la filosofía liberal está basada. La tesis básica del liberalismo es que el egoísmo, mediatizado por la búsqueda de beneficios personales a través de la satisfacción de requerimientos ajenos, termina entrelazando una trama de intereses sinérgicos que derivan en un orden social que resulta ventajoso para cada uno de los miembros de la comunidad. Esto es verdad, pero no de eso necesariamente se desprende la conclusión de que la práctica del egoísmo es una conducta virtuosa.

Esa exaltación apasionada del egoísmo es, básicamente, una reacción contra el altruismo forzado bajo la coacción del Estado y materializado por medio de los impuestos, que obligan a ceder una parte sustancial del dinero ganado legítimamente para financiar políticas redistributivas, generalmente justificadas bajo el pretexto de que están destinadas a ayudar a gente que sufre carencias de diversa índole.

Pero esta actitud legítimamente reactiva frente a los abusos estatales ha dado, a su vez, lugar al enfoque de categorizar lo que es un rasgo natural de la condición humana -y, por ende, un derecho congénito de todo individuo- como una virtud. Y eso ya es un abuso. El concepto de virtud, en términos éticos, consiste no en ser lo que ontológicamente se es, sino en superar esa condición básica. No es virtuoso ser egoísta, como tampoco lo es tener en la cara dos ojos, una nariz y una boca. Aunque parezca frívola, la analogía es formal. La virtud consiste en dejar de ser egoísta, pero no porque el Estado lo fuerza de manera coactiva -que es, de hecho, lo que sucede actualmente en la mayor parte de los países- sino en dejar de serlo voluntariamente.

La legitimación de este análisis implicaría cambiar la consideración ética acerca del egoísmo. Sigue siendo verdad que el egoísmo es un rasgo natural de la condición humana y que todo individuo, en tanto no afecte derechos de terceros, está autorizado a actuar de manera egoísta y nadie está facultado para impedirle que lo haga o para obligarlo a que actúe de modo altruista. Pero sí deja de ser verídico que el egoísmo sea una virtud.

Todo esto adquiere relevancia en cuanto a que lleva a un cambio en la actitud personal de muchos liberales y más aun al perfil que una corriente de pensamiento y acción práctica liberales puede adquirir. La consideración del egoísmo como virtud deriva en una sobreactuación de esa condición psicológica, que tiene como efecto la generación de rechazo hacia el liberalismo de parte de quienes no tienen un compromiso personal profundo con las ideas liberales. La hipótesis que estamos tratando de plantear es que la categorización del egoísmo como virtud termina influyendo para llevar a ciertos representantes y militantes liberales hacia una actitud beligerante que resulta contraproducente al efecto de generar adhesión hacia las ideas representativas de la libertad.

En un ordenamiento liberal, donde el derecho a ser egoísta esté plenamente respetado, y de eso derive una dinámica de prosperidad, es altamente probable que proliferen las conductas altruistas de la más variada índole. De hecho, está ampliamente demostrado de manera empírica que la gente es más generosa en sociedades prósperas que en ámbitos pauperizados. Y es lógico que sea así porque la prodigalidad difícilmente se manifieste cuando la atención de los individuos está centrada en la lucha por la propia supervivencia.

De todo lo cual se desprende la paradoja de que un orden social donde el egoísmo está reconocido como derecho provoca, en razón de la prosperidad que genera, un incremento de las conductas altruistas. Pero si los liberales proclamamos a voz en cuello -como unos cuantos lo hacen- que el egoísmo es una virtud y no un simple derecho inherente a la condición de ser humano, terminamos transmitiendo una imagen errónea que perjudica la posibilidad de presentar un mensaje atractivo hacia más gente que aquellos que ya están convencidos de los méritos del liberalismo.

Sería positivo, por lo tanto, que los enfoques conceptuales de los representantes del liberalismo hicieran mas hincapié en esos efectos secundarios de la aplicación de políticas basadas en principios de mercado, y menos en la reafirmación del egoísmo como eje central del orden económico. Esto no significa una legitimación de la coacción estatal para la práctica del altruismo forzado, sino la presentación de un rasgo inherente al orden social liberal que lo tornaría más atractivo a nivel popular. Pero para que eso sea posible es necesario recategorizar al egoísmo, no como una virtud, sino como un derecho inherente a la naturaleza intrínseca de la condición humana.

Comentarios

Carlos Herrera Núñez

Estimado Alejandro, ¿podría usted citar las referencias que apoyen su declaración «está ampliamente demostrado de manera empírica que la gente es más generosa en sociedades prósperas que en ámbitos pauperizados»? Saludos.

Alejandro Sala

La demostración más clara es que los grandes donantes -particularmente en Estados Unidos- siempre han sido los empresarios que han obtenido grandes fortunas. En general, las estadísticas muestran que la gente, en promedio, es más generosa en las sociedades más prósperas. Hay algunos estudios teóricos al respecto. Cuando la gente satisface con holgura sus necesidades básicas se empieza a poner sensible por asuntos de interés comunitario. Es un rasgo natural de la condición humana, por lo demás. Sería antinatural que quien lucha por la supervivencia done lo que no le sobra. Se regala aquello de lo cual se puede prescindir...

TURGOT

EL EGOISMO NI ES UN DERECHO, NI UNA VIRTUD; VD. CONFUNDE EL SOLLEN (DEBER SER) CON EL SEIN; EL EGOISIMO ES Y PUNTO; QUE SEA BUENO O MALO MORALMENTE ENTRA EN EL CAMPO DEL DEBER SER; AHORA BIEN SI EN VEZ DE EGOISMO, HABLAMOS DE EUDEMONISMO EN UN PLANO FORMAL, ESTE ENGLOBA SIN CONTRADICCION ALGUNA Y REFERIDO ESTRICTAMENTE AL SEIN, TANTO EL "EGOISMO" COMO EL "ALTRUISMO" (VON MISES).

TURGOT

EL EGOISMO NI ES UN DERECHO, NI UNA VIRTUD; VD. CONFUNDE EL SOLLEN (DEBER SER) CON EL SEIN; EL EGOISIMO ES Y PUNTO; QUE SEA BUENO O MALO MORALMENTE ENTRA EN EL CAMPO DEL DEBER SER; AHORA BIEN SI EN VEZ DE EGOISMO, HABLAMOS DE EUDEMONISMO EN UN PLANO FORMAL, ESTE ENGLOBA SIN CONTRADICCION ALGUNA Y REFERIDO ESTRICTAMENTE AL SEIN, TANTO EL "EGOISMO" COMO EL "ALTRUISMO" (VON MISES).

TURGOT

ES CURIOSO QUE UN HOBBESIANO COMO VD. DIGA QUE LO DE "CARIDAD" (A LAS COSAS HAY QUE LLAMARLAS POR SU NOMBRE) ES UN RASGO NATURAL DE LA CONDICION HUMANA; EN QUE QUEDAMOS? SI ES ASI , Y YO COINCIDO CON VD, ¿ PARA QUE NECESITAMOS AL LEVIATAN?

Cesar

Vuestras observaciones, Turgot, son siempre iluminadas marginalias Sois el Samuel Taylor Colleridge de Don Alejandro

Satur

Mucha gente pobre , suele compartir sus escasos viveres con otros y conseguir la supervivencia. Las comidas vecinales de los pobres , un caldero para meterer la cuchara. Las sociedades pudientes no son voluntariamentese generosas, pero şi ayudan y mucho a salir de la pobreza. Ser egoista es un derecho es cierto y crea riqueza , cuando un pueblo abusa de las ayudas , el resultsdo es malo

Cesar

Satur: El egoísmo no es un derecho , sino una condición natural del ser humano - como bien lo expresó Turgot- Es un rasgo inalienable de la condición humana , que en un ámbito de libertad (excluyente), tiene por efecto secundario , no buscado, la caridad hacia un tercero, o mano invisible de Adam Smith . Es algo muy diferente y de mayor signification vital que el "derecho" lineal de la ley del positivismo jurídico, siempre cambiante según el humor y capricho del legislador. A lo sumo podría adjetivarse como un "derecho natural" y por tanto no manipulable. Nada mas alejado que lo que gesto la Convención de las Naciones Unidas del 48. en su declaración de derechos politicos ad hoc del Leviatan.
Perdona esta otra "marginalia " de mi parte , pero como liberal liberal no puedo tolerar se opaque la pureza de una condición natural del hombre libre, con eufemismos politicos que buscan envilecer en su provecho, nuestros atributos individuales irrenunciables .

TURGOT

ESTIMADO CESAR, LA CARIDAD O ALTRUISMO NO TIENE NADA QUE VER CON "LA MANO INVISIBLE" DE ADAM SMITH (EN LA DEFINICION DE HAYEK, QUE YO NO COMPARTO, LAS CONSECUENCIAS NO INTENCIONADAS DE ACTOS INTENCIONADOS; O SEA, EL FAMOSO ORDEN ESPONTANEO, QUE ES UNA FALACIA, PORQUE POR LA MISMA RAZON TAMBIEN DEBERIAMOS DEFINIR COMO ESPONTANEAS, NO EXPLICABLES POR LEYES CAUSALES, LAS CONSECUENCIAS NEFASTAS DEL INTERVENCIONISMO ECONOMICO; O SEA, QUE LO QUE PASA EN VENEZUELA ES ALGO ESPONTANEO); EL ALTRUISMO O CARIDAD, ES UNA ACCION Y COMO TAL ES INTENCIONADA, VALGA LA REDUNDANCIA; ADEMAS, ES UN INTERCAMBIO AUTISTICO (VON MISES); PERO ES UNA ACCION EGOISTA PORQUE QUE AL QUE LA LLEVA A CABO LE HACE MAS FELIZ (EN TERMINOS EDUDEMONISTICOS) AYUDAR A LOS DEMAS QUE NO AYUDARLOS; MAS AUN, EN VEZ DE SER (COMO SE DICE HABITUALMENTE) UNA ACCION DESINTERESADA, ES UNA ACCION TOTALMENTE INTERESADA, EN EL SENTIDO DE QUE AL QUE LA LLEVA A CABO ES FELIZ CON ESE INTERCAMBIO AUTISTICO EN EL QUE EL ACTOR NO PIDE NADA A CAMBIO AL BENEFICIARIO DE ESA ACCION, NI SIQUIERA UNA MUESTRA DE AGRADECIMIENTO; COMO EN TODO INTERCAMBIO, VALORA MAS LO QUE RECIBE QUE LO QUE DA; OBTIENE UN BENEFICIO PSIQUICO (POR CIERTO, LO ANTERIORMENTE EXPUESTO, ES ALGO INCOMPATIBLE CON LA DEFINICION DEL FANTASMAGORICO "AGENTE REPRESENTATIVO MAXIMIZADOR" U HOMO ECONOMICUS DE LOS ANTIGUOS ECONOMISTAS CLASICOS Y DE LOS PSEUDO-ECONOMISTAS MAINSTREAM); EL EUDEMONISMO (LA BUSQUEDA DE LA FELICIDAD, UNA CONSTANTE DE LA ACCION HUMANA) ES LO UNICO QUE PUEDE EXPLICAR SIN CONTRADICCION ALGUNA LA PRESUNTA INCOMPATIBILIDAD DEL "EGOISMO" Y EL "ALTRUISMO"; MAS AUN, ES LO UNICO QUE PUEDE EXPLICAR EL HECHO DE QUE LA PERSONAS SE SUICIDEN O SE DEJEN MARTIRIZAR; OTRA VEZ VON MISES; SU REFORMULACION DEL EUDEMONISMO ESTUVO INFLUENCIADA , COMO EL HA RECONOCIDO, POR EL FILOSOFO LUDWIG FEUERBACH.

TURGOT

UNA RECTIFICACION , DONDE DIGO "PUEDE EXPLICAR SIN CONTRADICCION ALGUNA ", QUISE DECIR , "PUEDE SALVAR O REFUTAR SIN CONTRADICCION ALGUNA ".
DISCULPAS

TURGOT

UNA RECTIFICACION , DONDE DIGO "PUEDE EXPLICAR SIN CONTRADICCION ALGUNA ", QUISE DECIR , "PUEDE SALVAR O REFUTAR SIN CONTRADICCION ALGUNA ".
DISCULPAS

Cesar

Turgot . Cuando mencione "la mano invisible" de Adam Smith lo hice en relación al egoísmo, no a su consecuencia, la caridad, Aunque sea esta el resultado de una involuntaria cooperación social , es innegable su beneficio a la sociedad. Adam Smith con su metáfora demostraba que las conductas en principio calificadas de "egoístas" resultan ser siempre sumamente provechosas para el conjunto social. Ergo, que el eterno eslogan de la izquierda , el "egoísmo del individualismo capitalista" ha sido la falaz y maniquea pretension de su "superioridad moral" . Si no es blanco es negro, Si ellos no son egoístas antisociales, son entonces monaguillos en el altar de la moral. Nuestra eterna necesidad como liberales de estar aclarando que el natural "interés propio" -el self interes de A, Smith - no es el egocéntrico , selfishness del misántropo . Tanto Smith como su precursor el siquiatra y novelista holandes, Mandeville resaltaban el aspecto moral del individuo en sociedad . En 1759 cuando Smith publico su tratado de los Sentimientos Morales la economia era solo una rama secundaria de la ética filosófica. Smith crituico la concepcion que le dio mandeville al individuo en sociedad en La Fabula de las Abejas. Pero Mandeville era sobre todo un hábil escritor de novelas y adecuo los conceptos para su éxito editorial , mas que las connotaciones morales del termino egoismo - que inquietaba al profesor de moral Smith-
Y aun seguimos con los prejuicios morales sobre este concepto natural de la naturaleza humana. Al punto que el titulo del presente articulo trata de demostrar que el egoismo no es una virtud sino un derecho (?) ¿Que Dios secular determinó graciosa y subjetivamente que esa condicion preexistente en la naturaleza humana , se transformaria luego en el estado- nacion. en "un derecho" politico ? Esto es lo que me preocupa, la tendencia al servilismo mental que ha sembrado el precedente pòlitico a travez de sus mecanismos gramscianos de adoctrinamiento, que nos esta llevando a una falta de holismo conceptual , a perder el real concepto filosofico de los derechos naturales del hombre por uno estereotipado, los "derechos politicos" que determinan el llamado hombre nuevo nietzcheano
Saludos profesor

TURGOT

ACLARADO; UN SALUDO

TURGOT

POR CIERTO, MANDEVILLE (AL QUE SMITH CONSIDERABA UN SUJETO AMORAL), A MI JUICIO UN DESCEREBRADO DEMAGOGO, ES UN EJEMPLO PALMARIO DE LOS DEFENSORES PROTOKEYNESIANOS DEL FAMOSO EJEMPLO DE LOS PRESUNTOS BENEFICIOS DE LA VENTANA ROTA (EL PONIA COMO EJEMPLO, CREO RECORDAR, EL INCENDIO DE UNA CIUDAD); ERA INCAPAZ DE "VER" LO QUE NO SE VE U OBVIA EN ESE FALAZ EJEMPLO TAN BRILLANTEMENTE CARICATURIZADO POR BASTIAT; LO MISMO LE PASABA AL ANALFABETO ECONOMICO DE KEYNES Y A SUS EPIGONOS.

Cesar

Contigo, la cleptocracia parasitaria esta en serios problemas.

Anónimo

Señor Sala: ¿Qué entiende usted por derecho?

TURGOT

CESAR; NO SEAS REVOLTOSO¡ O ESTOY ERRADO?

TURGOT

PUEDE QUE ESTE EQUIVOCADO; PERO REVOLTOSO ERES DE COJONES; UN SALUDO

Cesar

Creo que solo logro emular a Sísifo en mi frustrada obstinación contra el stau quo.

Cesar

Creo que solo logro emular a Sísifo en mi frustrada obstinación contra el statu quo.

-Cesar

....pero no he sido yo el ultimo anónimo preguntón del articulista.

TURGOT

OK; DISCULPAS

Añadir nuevo comentario