Usted está aquí

El legado de Obama: A favor y en contra

Con la cabeza más fría ahora que ya finalizó la administración de Barack Obama es un buen momento de hacer un balance. De las cosas buenas y de las malas. Sin ánimo de ser exhaustivos, éstos son cinco aspectos que juegan a favor y cinco en contra de la era Obama:

A favor

1.- Inmigración

En realidad, este aspecto no es enteramente favorable a Obama puesto que tuvo en 2013 un récord de deportaciones y en 2017 acabó con la política de pies mojados que daba asilo político a los cubanos. Siendo esto negativo, cierto también es que en 2014 anunció la suspensión temporal de deportaciones de 4 millones de personas que incluían a niños y a personas técnicamente ilegales que tenían hijos nacidos en suelo estadounidense.

2.- Reforma de las licencias ocupacionales

Hay estados en EEUU en los que no puedes cortar el pelo si no tienes una licencia para cortar el pelo. Cosas tan ridículas como éstas hacen más rígido y anquilosado el mercado laboral. La administración Obama dio pasos en la buena dirección de aliviar la absurda carga de requerimiento de licencias para casi cualquier tarea.

3.- Justicia

Obama es el primer presidente que deja su cargo con una población de presos inferior a la que heredó. Ha sido también el presidente que ha acortado más sentencias. Ha sido igualmente el presidente que más en serio se ha tomado hasta ahora la brutalidad policial y el que más investigaciones federales ha iniciado por casos de mala conducta policial. También ha sido la primera administración federal que ha mostrado inclinación a la legalización de la marihuana siendo una competencia de los estados y también respaldó públicamente en 2015 la decisión del Supremo de legalizar el matrimonio homosexual a nivel nacional.

4.- Chelsea Manning

Poco antes de dejar su cargo, Obama firmó el acortamiento de la sentencia de Chelsea Manning, que saldrá en libertad en 2017 en lugar de en 2045. Manning fue condenado por publicar información y material que mostraba cómo actuaba EEUU en política exterior y acciones militares.

5.- Carrera espacial

La administración Obama ha promovido la privatización de la carrera especial de la mano del proyecto Commercial Orbital Transport Services, que podría establecer acuerdos con empresas como la de Elon Musk SpaceX.

En contra

1.- Siria y la política exterior

Probablemente la crisis provocada en Siria sea lo peor de la era Obama. Nunca cerró Guantánamo, que procesó a cuatro estadounidenses sin el justo proceso judicial, como prometió, y renovó la Patriot Act de W. Bush que restringía libertades civiles en aras de una supuesta mayor seguridad. Su récord histórico en bombardeos con drones resultó según las estadísticas más favorables en matar a 50 civiles inocentes por cada terrorista alcanzado.

2.- El abuso de las órdenes ejecutivas

Es algo que se ya se observa en la administración Trump, pero este abuso del poder ejecutivo es una herencia de la era Obama como bien exponía recientemente Daniel Rodríguez Herrera.

3.- Sanidad

La reforma sanitaria de Obama hizo que millones de norteamericanas perdieran coberturas ya que encareció notablemente los seguros médicos. Los más beneficiados del Obamacare no fueron los ciudadanos de las clases medias sino las aseguradoras y hospitales.

4.- Privacidad y derechos civiles

Uno de los mayores retrocesos de la era Obama fue el de la NDAA, que expandió sus poderes para detener arbitrariamente a norteamericanos poniendo como excusa el terrorismo. Esto fue de la mano de los escándalos de la NSA (recordemos el caso Snowden), que escuchó las conversaciones privadas sin orden judicial de miles de estadounidenses.

5.- Economía

Habiendo datos halagüeños en economía si los buscamos, el panorama general no lo es tanto. El desempleo y la situación económica que afecta a los pequeños negocios tuvo un impacto negativo en las clases medias, víctimas de una era de extraordinaria sobre-regulación.

Comentarios

Gallego Rey

Una de las banderas de los liberales del Instituto Juan De Mariana parece ser que es la libre circulación de personas por el mundo, como si ello fuese una de las panaceas del liberalismo. El camino al infierno está empedrado de buenas intenciones. No se puede construir una sociedad, aunque sea la más mínima con muy pocos individuos, si no se parte de un acuerdo entre las partes que delimite cada aspecto de la vida en común, por mucho que luego cada cual en su casa y Dios en la de todos. No se puede planificar, aunque sea de forma privada o sin mediación de una estructura de estado, el crecimiento y las necesidades del grupo si este está sujeto a que hoy somos cuatro y mañana de sopetón se nos agregan otros cuatro de golpe y sin avisar. Las sociedades, más allá de que se regulen a sí mismas libremente, necesitan tanto o más que el individuo de garantías sobre la propiedad común. Si hay que edificar un hospital y dotarlo de funcionamiento se necesita saber cuál es el ratio de población que tendrá que cubrir, y así con todo, incluso para cuestiones que se nos escapan pero que influyen. Creo que oponerse a la lógica no tiene sentido más que el de ir en contra del sentido común.

berdonio

No confundamos la libre circulación con el allanamiento de morada. Creo que lo liberal es defender el libre comercio y la libre asociación y desasociación. Lo que no parece aconsejable es hablar de libre circulación en abstracto y menos en el contexto de Estados redistributivos que padecemos donde la libertad de circulación se asimila, en endiablado oxímoron, a libertad de parasitación.

Ningún liberal cabal defiende eso, pero, en tanto que abrir las fronteras supone aflorar las contradicciones del sistema, no parece mala idea facilitar a la sedicente progresía la cuerda con que se ahorque. El problema es que con hipocresía y mendacidad todo lo arreglan. El desarrollo económico que propicia una modulada libertad de inmigración unida a la economía sumergida compensa de sobra a la larga la facturación “social” y, como el crecimiento y la riqueza entorpecidos y frustrados por la social-democracia no se ven, el cotarro se mantiene.

satur

Obama como Bruselas pertenecen a una especie de políticos del buen rollo y que no ven más lejos de las ventanas de sus despachos.
Ha desconocido la realidad de Siria obsesionado por derribar a su impresentable Presidente a toda costa provocando muerte y exilio al apoyar obstinadamente la revuelta impidiendo una y otra vez la terminación de la guerra,en contra de la opinión de los mandos de su ejercito. Su alianza con los sublevados para derribar al dictador alargando el conflicto ha provocado la enorme masacre de la población cristiana atacada especialmente por sus aliados rebeldes. La intervención de Rusia ha permitido terminar con la sangría y no ha tenido otro remedio que sumarse(no estoy de acuerdo con Rusia en el tema de Ucrania)
Obama como Bruselas dicen públicamente no entender a Hungría que durante siglo y medio sufrió una invasión musulmana que esclavizaron a sus hombres con castigos ejemplares como las cabezas cortadas amontonadas en sus plazas y sus mujeres llenaron los harenes de oriente,es su historia que ni Bruselas ni Obaman quieren conocer.
De otro lado en que parte de su balanza podemos colocar los 9 millones de abortos financiados por su Gobierno.

Añadir nuevo comentario