Usted está aquí

La revolución no será televisada… ¡Está en internet!

Como muchos ya sabéis, mi principal función dentro de la división del trabajo en el activismo liberal, es la de ayudar en la comunicación de estas ideas, ya sea colaborando con el Instituto Juan de Mariana o desde mi proyecto Spanish Libertarian. Por lo general no podría decir que este haya sido un camino de rosas precisamente. Es más, ha sido un proceso complejo en el que he ido dando palos de ciego, con pocos resultados en lo que a impacto masivo respecta, entre otras decepciones. Pero tengo que decir que desde hace unos meses parece que están empezando a pasar ciertas cosas que me hacen tener una visión más optimista respecto a la difusión de las ideas de la libertad y la contracultura en general. Supongo que mis ansias de perseverar, más cierta dosis de autoengaño (sí, los liberales también nos autoengañamos), han hecho que literalmente la semilla empiece a dar sus frutos.

Desde hace aproximadamente dos años y en especial este último año 2018, he empezado a ver canales libertarios que se han ido profesionalizando, que tienen un impacto más que notable. Uno de estos es el canal Libertad TV, cuyo creador me dijo que se inspiró en mi canal para hacer sus “píldoras de libertad”. Cómo no, estoy encantado que copien y mejoren el trabajo que he ido haciendo desde Spanish Libertarian.

Otro de los canales que ha tenido un impacto muy notable (a día de hoy tiene 80.000 suscriptores en Youtube) es el canal de J.Dobbs, que también se basa en la idea de hacer extractos de fácil consumo para personas que no tienen el tiempo o el interés de ver una charla de una o dos horas. Este canal no sólo hace extractos de charlas, sino que también añade subtítulos, música y un diseño que sin duda supera al de mi canal. ¡Me alegro por él!

También hay un canal en Facebook que tiene unos números más que encomiables. Es el caso de Libertario, que publica vídeos cortos, memes y artículos. Conozco a algunos de los community manager de esta página, a los que les he dado consejos para crear publicaciones con más pegada y compromiso por parte de sus seguidores.

No puedo olvidarme de un joven youtuber que, a pesar de haber publicado pocos vídeos tiene un impacto más que notable con sus 21.000 subscriptores en Youtube. Estoy hablando del joven estudiante de derecho Álvaro Bernad, que hace vídeos en los que nos enseña a argumentar, principios jurídicos u otros temas como el peligro de la corrección política. Álvaro me dijo en una entrevista que le realicé que él se hizo liberal gracias a mi canal, ya que él antes era “un tibio socialdemócrata”. Este es un ejemplo más del orden espontáneo en el que las acciones de uno tienen repercusiones complejas e inesperadas en el mercado.

Tampoco me quiero olvidar de un canal de Youtube que sólo tiene medio año de vida, pero que ya ha conseguido tener 34.000 subscriptores. Estoy hablando de Adrià y su Libertad y lo que surja, un canal desenfadado en el que este físico nos habla de su visión de la libertad, el capitalismo y otros temas controvertidos como la ideología de género. Sus secciones como “Coto de caza progre”, “Lo mejor y lo peor” o sus emisiones en directo, le están dando grandes éxitos. Además, puedo ver que ha tenido una curva de aprendizaje, tanto en la edición de sus vídeos, iluminación o sonido, como en su capacidad de oratoria y concreción.

Quizás el caso más notorio de este 2018 es el de un canal que apenas tiene un año de vida. Estoy hablando del nuevo superhéroe de internet: Un tío blanco hetero. A pesar de que UTBH no es abiertamente liberal (aunque el mismo ha dicho que él ya no es de izquierdas), está ayudando a la difusión de estas ideas en un ámbito que va más allá de la economía. El éxito de UTBH radica en el hecho de que él habla sobre los temas candentes de la actualidad: feminismo, ideología de género, igualdad ante la ley, hipocresía del progresismo, etc. Sus números le avalan: a día de hoy tiene más de 217.000 subscriptores en Youtube. Como he dicho, a pesar de no ser abiertamente liberal, su audiencia sí que lo es, ya que él mismo lo dijo en una entrevista que le hicieron en Intereconomía.

Y no puedo olvidarme, cómo no, de un canal amigo del Instituto Juan de Mariana. Visual Politik. Los amigos de VP, a pesar de no decir abiertamente en su canal su tendencia política, hacen sin duda los mejores análisis político-económicos en Youtube. Su profesionalidad técnica, el rigor de sus guiones y su capacidad oratoria, han hecho que este canal gane de lejos al resto con su más de 1.000.000 de subscriptores en Youtube. Sí, habéis leído bien: hay seis ceros. A pesar de que ya hace años que hacen un gran trabajo, este 2018 han terminado de afianzarse como los mejores creadores de contenido sobre política en Youtube de habla hispana.

Pero mi canto al optimismo no termina aquí. Hace unos días me estuve preparando una charla que impartiré este próximo marzo y me di cuenta de que los creadores de contenido de internet no sólo estamos de moda, sino que además, los medios de comunicación tradicionales no pueden competir con nosotros. Analicemos este esquema que he realizado para entender mi reflexión:

Nunca había sido tan fácil la creación de contenidos

Como podemos ver, no es que recientemente hayan aparecido canales con notoriedad en las redes, sino que además, las reglas del juego han cambiado enormemente. Lo que antaño no podías realizar sin una gran inversión económica o ciertos contactos, hoy en día lo puedes realizar desde tu casa con una mínima inversión. El caso más sonado y notoriedad es sin duda el del youtuber Pewdiepie, que cuenta con una comunidad de seguidores de más de 81.000.000 subscriptores en Youtube. Por otra parte, no se trata solamente de la facilidad en la creación de contenido, sino que a día de hoy un creador de contenido puede tener un contacto directo con sus fans, además de ser financiado directamente por ellos. Si antes necesitabas un patrocinador que confiara y financiara tu producto, o una empresa que te hiciera un estudio de mercado para saber el comportamiento de tu audiencia, ahora sólo necesitas hacer un correcto uso de una serie de plataformas que seguidamente menciono.

Los medios de comunicación no pueden competir con internet

Como podéis ver, la evolución del mismo internet ha hecho que emerjan una serie de plataformas que permiten a los creadores de contenido funcionar de una manera diferente e incluso más eficiente que los medios de comunicación tradicionales. Por una parte podemos ver que hay una serie de plataformas que nos permiten tener un trato directo con nuestra comunidad, ya sea lanzando preguntas, contestándolas, haciendo anuncios a tu audiencia o debatiendo temas. También podemos ver que a día de hoy son tus mismos seguidores los que te pueden pagar directamente por tu trabajo, algo que sería impensable en la televisión actual. Por otra parte también podemos tener una relación aún más directa entre los creadores de contenido y los seguidores con el uso de chats internos o foros de debate. Y finalmente, cómo no, podemos ver que todo el contenido se puede publicar y compartir en plataformas gratuitas tanto para el creador de contenido como el seguidor, con las que además puedes percibir una cierta monetización gracias a la publicidad que tus vídeos alojan.

Entonces, ¿cuál es la reflexión final que podemos hacer de todo esto? Pues sencillamente que, tanto los que vimos en su momento que el mercado de ideas y la batalla intelectual estaba en Youtube e internet, como los que recientemente se suman al activismo, deben tener en consideración que nunca ha sido tan fácil como hoy llegar a grandes masas de personas. Nunca había sido tan barato tener acceso a (en retórica marxista) los medios de producción. Nunca había sido tan fácil convencer a personas para que te financien tu contenido. Es decir, es el mismo mercado real, que emerge de manera espontánea, el que nos permite divulgar las ideas de la libertad individual y el libre mercado. El viento sopla en nuestra dirección: aprovechémoslo.