Usted está aquí

"Los musulmanes deben entender que en Occidente hay unos valores distintos. Y estos valores deben ser respetados”

Pablo Sánchez, coordinador de relaciones institucionales del Instituto Juan de Mariana, tuvo ocasión de entrevistar, con motivo de su reciente participación en el Free Market Road Show de Madrid, organizado por el Austrian Economic Center y el Instituto Juan de Mariana, a lVanessa Vallejo, economista y columnista del Panam Post.

Pablo Sánchez: El Panam Post es un medio de comunicación que es reconocido como “liberal”. ¿En qué se diferencia de los medios que se declaran “objetivos”?

Vanessa Vallejo: Yo no creo que uno pueda hablar de periodismo objetivo, los medios siempre están influidos por una visión subjetiva. Actualmente los medios de comunicación están tomados por la izquierda, con lo que todas sus noticias están planteadas desde una visión de izquierda. La idea del Panam Post es presentar las noticias de actualidad vista desde el lente liberal y libertario o desde la derecha, aunque también hay un poco de conservadurismo. Ese es el diferencial, que son noticias que en otros medios no vas a encontrar, o cuando sí, es desde una visión de izquierda. Nosotros cubrimos lo que sucede en Venezuela o en Colombia, mientras otros lo obvian o manipulan. A la par que vamos creciendo en Argentina.

PS: Otro espacio que parece estar tomado por la izquierda es el universitario, recuerdo que cuando fui a Bogotá vi mucha simbología de izquierda en la Universidad Nacional.

VV: Se suele creer que eso solo pasa en las universidades publicas, pero las universidades privadas están también tomadas por la izquierda. Por ejemplo, la facultad de economía de la universidad más cara de Colombia, la Universidad de los Andes, es una fabrica de hacer burócratas y de vivir del Estado. Eso es algo en lo que debemos trabajar, yo rescato el trabajo académico de muchos liberales, pero también creo que se debe salir de las trincheras y participar más en los debates públicos que se dan en cada uno de los países. 

PS: En las ultimas elecciones locales hubo una candidatura libertaria en Bogotá, ¿cuál es la presencia de dicho movimiento?

VV: Fue un intento muy valioso de un amigo mío, Daniel Raisbeck. En ese momento mucha más gente en Colombia llegó a conocer algo más sobre el movimiento libertario, pero más allá de ese esfuerzo, no hay activismo político libertario en Colombia. Yo creo que los libertarios deben infiltrar la política. También es cierto que cada vez más personas se van juntando y uniendo a estas ideas, ojalá en un futuro haya más activismo libertario en Colombia.

PS: Hace unos días desde Canarias un político español, Santiago Abascal, declaró preferir la migración hispanoamericana frente a la musulmana, debido a que “compartimos una misma cosmovisión del mundo”.

VV: Sí, claro. Me decía un español, “es que yo voy a Latinoamérica y no siento que haya salido de España", se nota que somos muy parecidos, compartimos los mismos valores, el mismo idioma, que es muy importante porque a través del idioma uno piensa y crea cultura. La inmigración de hispanoamericanos no debería ser, en principio, tan problemática. Eso no sucede con la migración de musulmanes porque tienen otro sistema de valores. El problema es que muchos no se han dado cuenta. Yo creo que los españoles sí entienden el problema de la migración en un ámbito económico. Entienden el problema de darle subsidios a los inmigrantes porque ven que alguien que trabaja todos los días gana menos que un inmigrante subsidiado. Creo que están descuidando el problema que puede generar la migración descontrolada de musulmanes, cómo se esta viendo en otros países.

PS: ¿Cuál sería la solución?

VV: Yo no digo que porque tengan una cultura diferente no se les debería dejar entrar, pero deben entender que en Occidente hay unos valores distintos. Y estos valores deben ser respetados. ¿Por qué no protegemos los valores que nos han desarrollado, nos han hecho prósperos? El que venga que los respete.

PS: Un punto a favor de permitir la inmigración musulmana es su alta taza de remplazo, mientras los españoles cada vez tienen menos hijos.

VV: Entiendo que [en España] necesiten una población nueva que se reproduzca, porque ustedes no lo quieren hacer -se ríe-, pero si a mi me dieran a elegir, yo preferiría la inmigración hispanoamericana, al fin y al cabo, compartimos muchas más cosas. Y esto de que los españoles, o europeos en general, no están teniendo hijos es culpa de los valores. El Estado de bienestar está destruyendo todos los incentivos que llevan a crear una familia. Antes las personas creaban redes de apoyo familiar fuerte, tenían que preocuparse por tener familia; antes era la familia la que te cuidaba y apoyaba cuando los necesitabas, ahora ese rol lo cumple el Estado. Ahora no hay niños ni en los parques.

PS: ¿No tendrá algo de culpa el sistema económico? Al haber mayor prosperidad puede que las personas posterguen la decisión de formar una familia.

VV: Es la contradicción cultural del capitalismo. Hay una serie de valores importantes para el desarrollo del capitalismo, valores conservadores y cristianos, que se refuerzan mediante las instituciones evolutivas como la familia, la religión, la educación. El capitalismo necesita a un hombre que sea trabajador, pero, a su vez, incentiva a las personas a consumir, a gastar; vemos los comerciales de las tarjetas de crédito, “date la vida que te mereces”, se le da preferencia al consumo inmediato antes que a otras cosas. Esto es incentivado y permitido por el capitalismo, antes a la gente le resultaba muy difícil permitirse el ocio que tiene hoy.

PS: Pronto serán las elecciones en Colombia. Se enfrentan Duque, Petro, Fajardo, De La Calle… ¿Cuál es la mejor opción?

VV: El mal menor es, sin duda, Iván Duque; el apadrinado de Álvaro Uribe Vélez. Él va de primero en las encuestas. El problema de Colombia es que quien va de segundo es un ex guerrillero, apoyado por las FARC. El señor Gustavo Petro es un señor que dice abiertamente en las emisoras que va a expropiar, es una amenaza bastante fuerte. Yo creo que si fuera un voto limpio saldría Duque, pero en Colombia hay factores sucios que pueden alterar esos resultados. Hablo de las FARC, con el dinero y las armas con las que cuentan, pueden comprar votos y presionar para que voten a su favor. De cara al mundo se ha presentado que en Colombia las instituciones democráticas se mantienen, pero recordemos que hace poco hubo un plebiscito donde gano el no y Santos no respetó esa elección; creo que puede haber fraude en las elecciones, o compra de votos a favor de otro candidato, Vargas Lleras...

PS: ¿Es el candidato oficialista?

VV: Sí y no, él viene de otro partido, pero es el candidato que apoya Santos. Es una situación difícil, pero esperemos que gane Iván Duque.