Usted está aquí

Mártires y locos. La visión desde el Poder

Hasta la llegada de los romanos a Judea, los judíos vivían tranquilamente en su tierra, con su dios, su moneda y sus costumbres. En el año 66 a.C., tras la conquista romana, se desató la primera guerra entre las dos culturas. La primera tribu que empezó los ataques contra el Imperio fueron los zelotes, a los que se sumaron otros grupos como los sicarii. Estos últimos, según el historiador Josefo, empezaron los ataques contra los romanos por dos razones básicas: los nuevos tributos y la imposición de los dioses romanos.

Los sicarii pasaron a la historia por sus ‘atrocidades’ según los romanos. Fueron los primeros hombres que empezaron a realizar atentados suicidas contra sus enemigos ante la superioridad de estos. Eleazar ben Ya’ir, el líder judío del grupo, será siempre recordado por resistir al ejército romano en Masada. Ante el asedio y la imposibilidad de aguantar, los judíos de Masada se suicidaron. Todos. Prefirieron entregar su vida a Dios que aceptar el estilo de vida de los romanos y su robo fiscal.

Muchas personas consideran a Eleazar ben Ya’ir un héroe por lo que hizo. Su suicidio colectivo fue un acto romántico hacia la libertad de culto, fiscal y de vida. Sin embargo, no medimos siempre la historia de la misma forma. Algo similar ocurrió en el rancho de Monte Carmelo, Waco, Texas.

Todos recordamos a los davidianos y la tragedia que se produjo. La prensa, expertos, políticos y federales tildaron a David Koresh, el líder de los davidianos, de loco. (Grupo ideológico que no inventó Koresh, sino que ya tiene más de 70 años). La prensa dijo que sometía a sus seguidores, que practicaba violaciones y que tenían "demasiadas armas". Incluso hicieron una película. El asedio federal corrió por cuenta de la ATF, la policía anti-armas (tabaco y alcohol) de EEUU. Tiene gracia que el Gobierno acuse a alguien de tener demasiadas armas, ¿no?

La verdad es que los supervivientes de Waco no hablan de ningún tipo de abuso, ni de que se fabricasen armas en el rancho. David Koresh se consideraba americano y tejano. En Texas hay más de 24 millones de personas armadas. ¿Por qué iba a ser Koresh diferente? El ataque a Waco por parte de los federales fue una de las mayores vergüenzas del Gobierno de EEUU. No tenían pruebas de nada y se lanzaron a sitiar el rancho de Monte Carlo con clásica prepotencia estatal. Al igual que hicieron los sicarii en Masada, los davidianos no quisieron abandonar su estilo de vida religioso ni sucumbir ante el invasor, por lo que se suicidaron repeliendo previamente el ataque de los federales.

La realidad es que al Gobierno de EEUU no le gustaba que alguien hiciera su propia vida. Como tampoco les gustaba a los políticos romanos ni a ningún Gobierno actual. ¿Qué derecho tiene cualquier Estado para atacar a personas con sus propios estilos de vida buscando falsas acusaciones y calumnias para aniquilarlos? La principal razón que motivó el ataque al rancho fueron las armas, y la opinión popular apoyó la intrusión por el fundamentalismo religioso de los davidianos. Bueno, ¿y qué fueron los padres fundadores de los EEUU, sino fanáticos religiosos armados hasta los dientes, y otras grandes figuras de la historia como El Cid Campeador o Jaume I el Conqueridor?

Que una persona, o grupo, nos parezca desquiciado no significa que tenga que ser arrestado, encarcelado ni hemos de destruir su estilo de vida. La ideología que más asesinatos ha cometido en la historia es el comunismo, pero eso no significa que los actuales ciudadanos comunistas tengan que estar arrestados, sus grupos disueltos y símbolos prohibidos.

Tal vez a Koresh le faltaba un tornillo. Realmente no lo sabemos, pero no estaba menos loco que la política exterior de Obama destinada a asesinar a miles de personas, imponer la política del miedo en todo el mundo y el fundamentalismo occidental ahí donde no pueden cuajar.

Este texto no es una defensa de los antiguos judíos ni de los davidianos y menos aún de los suicidas. Los medios de comunicación convencionales, políticos y expertos solo nos dan una visión de un hecho que llega hasta el absurdo de afirmar que la agresión es buena si la comete el Poder. En una ocasión le preguntaron a Koresh si su grupo dispararía en el caso de que entrase alguien en su propiedad, a lo que respondió: "Alguien viene aquí con armas y comienza a disparar contra nosotros, ¿qué harías tú?". ¿Cree que eso es una locura? ¿Y usted en su casa haría lo mismo? Una agresión no deja de serlo porque el atacante lleve un mono del Gobierno o diga que lo hace por nuestro bien. Simplemente es una agresión, por más que los periodistas afirmen que usted fue un loco por tener la temeridad de defenderse y no sucumbir ante alguien que quiere acabar con su estilo de vida e ideas.