Usted está aquí

10 razones para legalizar las drogas

“Si vemos la prohibición de drogas desde un punto de vista puramente económico, el rol del Gobierno es proteger un cartel”. Milton Friedman.

De un tiempo a esta parte está surgiendo un debate que durante largo tiempo –por no decir siempre- pareció inexistente: el de la legalización de las drogas. En los últimos años, en EEUU más de 15 estados han legalizado la marihuana, y más de una veintena la han legalizado para propósitos médicos. Hoy, la mayoría de los estadounidenses apoya la legalización de la marihuana. Pero ¿por qué hemos de apoyar la legalización y libertad de drogas? He aquí 10 razones:

1.- La guerra contra las drogas es financieramente insostenible.

Este marcador cuantifica el gasto en la guerra contra las drogas en EEUU lo que va de año; en concreto más de 40.000 millones de dólares anuales. No hay que olvidar que todos estos onerosos gastos los soporta el contribuyente mediante impuestos.

2.- Dejaría los tribunales poder encargarse de los verdaderos delitos.

Me refiero a verdaderas injerencias contra la libertad y propiedad de terceros como robos, fraudes, o agresiones físicas ya que el acto de consumir drogas no atenta contra libertad o propiedad ajena. Nos solemos quejar de lo colapsada que está la justicia. No contribuyamos a ello juzgando crímenes donde no los hay.

3.- Se protegerían otras libertades civiles

En la llamada guerra contra las drogas, múltiples libertades civiles saltan por los aires en el camino. Registros, invasión de la privacidad, censuras y otras prohibiciones asociadas parecen casi inevitables en una contienda inacabable. Legalizar las drogas parece parte ineludible de la restauración de muchas libertades civiles agredidas.

4.- Las drogas serían más seguras

Se ha llegado a considerar que la abrumadora mayoría de muertes por el consumo de drogas se debe a la falta de dosis estandarizadas, algo que naturalmente haría un mercado abierto.

5.- Se contendría la extensión de enfermedades como el VIH

Como D. R. Blackmon afirma en su obra “Moral Deaths”, la prohibición de las drogas ha contribuido a la extensión del VIH entre los usuarios de drogas de administración intravenosa. Otras enfermedades como la hepatitis también aumentan como consecuencia de estas drogas fuera de cualquier control del mercado legal. Al estar prohibidas las drogas, se ha limitado la venta de agujas esterilizadas. Legalizando las drogas, serían éstas más seguras y se permitirían libremente la compraventa de utensilios higiénicos. La legalización de drogas en 2000 en Portugal ha llevado a reducirse el contagio por VIH entre usuarios de drogas en este país a prácticamente el mínimo europeo.

6.- Se erosionaría el crimen organizado

Cuando un bien se declara ilegal, ¿quién se encarga típicamente de distribuirlo y ofrecerlo? Como debería ser obvio, pues aquéllos expertos en saltarse la ley. Los precios además de los bienes o productos prohibidos suben vertiginosamente, en parte por los elevados costes de operar al margen de la ley. Así pues, con la prohibición atraemos a los expertos en saltarse la ley con el atractivo extra de pingües beneficios. Legalizando las drogas, cualquier persona respetuosa de la ley y el orden podría concurrir al mercado abierto de estos bienes y productos. Como decía Friedman, la ilegalización estimula la cartelización del mercado de drogas puesto que no está sometido a una libre competencia.

7.- Se reduciría la corrupción policial

La ilegalización de las drogas genera precios desorbitados, que se traducen en muy elevados beneficios. Beneficios que la ley, a través de la prohibición, considera ilegales. La corrupción policial se ve seriamente agravada en el actual escenario prohibicionista, y con ello la propia policía encuentra un obstáculo a combatir más eficazmente unos bienes que de por sí son imposibles de eliminar.

8.- Muchos países serían más seguros

Hay regiones y países como Colombia, Nicaragua u otras donde la prohibición de las drogas ha hecho estragos hasta el punto de cobrarse muchas vidas por parte de organizaciones terroristas. La legalización de las drogas dejaría de alimentar esas mafias y grupos armados terroristas.

9.- Se reduciría su consumo

Aunque al principio podría parecer extraño, el efecto de atractivo que crea la prohibición concuerda con la realidad. Por ejemplo, de acuerdo a un estudio sobre adicción a las drogas en Europa de 2009, los holandeses están entre los que menos tasas tienen de consumo de cannabis a pesar de estar legalizado en su país.

10.- No se puede prohibir la naturaleza

Prohibir sustancias que existen en la naturaleza es ridículo en tanto que no van a dejar de existir. El único modo de saber convivir con estas sustancias es legalizarlas, del mismo modo que el alcohol podría verse como perjudicial para la salud pero su prohibición sólo lleva (y ha llevado) a todas las consecuencias mencionadas. Igual que sabemos convivir con el alcohol, debemos saber convivir con cualquier otra sustancia.

Nadie niega lo perjudicial que pueden ser las drogas. La cuestión es reconocer que todo lo probablemente malo en ellas pasa a ser ciertamente peor con su prohibición.

Comentarios

Pizarro

Prohibir una realidad, la existencia y consumo de drogas, es imposible, es una arrogancia.

Prohibir una acción objetivamente perjudicial aunque el resultado de la prohibición sea aún peor que la propia acción, es una estupidez.

Las decisiones arrogantes y estúpidas no han solucionado nada jamás.

gustavo

NO se trata de prohibir, sino de no legalizar (conceptos distintos)

Jose María Escorihuela Sanz

1.- Se atenta contra la libertad individual de las personas. empezando por el cuerpo de uno mismo del que somos soberanos y la propiedad que usamos para producir, distribuir o consumir drogas.

2.- Se elimina el rol (que al final resulta ser una estúpida cruzada moral) que justifica la existencia de éste Estado terapéutico y hace más grande su poder en nuestras vidas.

3.- Posibilita la acumulación de un "saber hacer" con las drogas (cómo tomarlas, oportunidades culturales que se abren...)

4.- El daño que produce el consumo de drogas no justifica la prohibición si es que no castigaríamos ese daño directamente al margen que fuese causado por las drogas.

5.- No estamos legitimados a secuestrar y enjaular a gente por estar involucrada en las drogas. Y si no lo estamos nosotros, tampoco el Estado.

6.- No tiene sentido castigar la venta y no el consumo, si las drogas se prohíben por el daño derivado del consumo, los vendedores son meros cómplices de los consumidores. A mi al menos, me parece absurdo castigar a los cómplices y no a los autores del "crimen".

7.- Principio de caveat emptor vs Estado protector terapéutico

8.- Echo en falta leer mecanismos que eviten la selección adversa.

Me da la sensación que el artículo (que me gusta, sólo es una crítica constructiva) cae en el error atacar la prohibición como algo demasiado ineficaz. Si se pudieran prohibir de forma efectiva, sin corrupción y a bajo coste, la cantidad de argumentos disminuiría bastante.

El libre mercado de drogas no es bueno porque sea más "seguro" o "barato", es bueno porque reconoce una parcela de la vida privada intocable de la gente en la que desarrollamos multitud de hábitos aún por descubrir y legítimos, sin que todos caigamos en una destrucción apoteósica que justifique la prohibición.

Se ve bastante bien en el punto 10:

"10.- No se puede prohibir la naturaleza

Prohibir sustancias que existen en la naturaleza es ridículo en tanto que no van a dejar de existir. El único modo de saber convivir con estas sustancias es legalizarlas, del mismo modo que el alcohol podría verse como perjudicial para la salud pero su prohibición sólo lleva (y ha llevado) a todas las consecuencias mencionadas. Igual que sabemos convivir con el alcohol, debemos saber convivir con cualquier otra sustancia.

Nadie niega lo perjudicial que pueden ser las drogas. La cuestión es reconocer que todo lo probablemente malo en ellas pasa a ser ciertamente peor con su prohibición."

Jose María Escorihuela Sanz

Y:

9.- Se desestigmatiza a un colectivo en el sentido de que se le reconoce su actividad más como "una forma de vida" que como "una enfermedad que debe tratarse y evitar".

cesar

Excelente Lozano y buenos los comentarios de Pizarro y Escorihuela.
Pero me quede con ganas de aportar un humilde granito de arena sobre el tema.
Creo que las drogas gozan de la protección de los estados (Ya me lo veo venir a Bastiat).
Solo con ver que en Colombia las FARC llevan ya ¡Cincuenta años! matando militares y civiles ( 15 a 85) ; sobornando y extorsionando a encumbrados políticos en su lucha por hacerse con el gobierno y sin embargo , todos los gobiernos hasta la fecha ,todos sin excepción , después de cada "guerra al narcotráfico" , siguen con un periodo no menos extenso de "negociaciones" con estos asesinos a los que tratan y reciben en el palacio de gobierno como a toda una institución política.

Esto es tan extraño que hace sospechar de una clara y poderosa razón que traspasa el orden legislativo de mantener la clandestinidad de las drogas. Las fuerzas armadas colombianas reciben suministros bélicos de los mismos que proveen a la FARC. El gobierno es el principal acreedor de las inmensas fortunas confiscadas a los guerrilleros que se financian con el narcotráfico. Ni hablar de las fortunas que el gobierno estadounidense confiscó en cuentas de paraísos fiscales de testaferros americanos.
Si se liberara la droga su precio internacional caería a un nivel ni remotamente rentable para la casta política “democrática” de los países productores como la del principal cliente, EEUU.

La casta democrática (sí, el estado ) es solo temporal y tratan de saquear lo que puedan mientras puedan, por eso un libertario odia al estado democrático. ¿No seria mejor para nuestra libertad , patrimonio y salud, un gobierno parlamentario monárquico? ( Hoppe)
Seguro que un monarca, por su propia seguridad, ya habría liberado las drogas para acabar con las tremendas guerras del narcotráfico y sus masivos asesinatos a civiles como en Chiapas y toda sud América.

Anónimo

PD- Debo aclarar que voy un poco mas alla de la afirmacion de Friedman. Este dijo que los estados progen a los carteles. No aclaro la incondesable razon de esta proteccion.

Cesar

Perdon por olvidar mi nombre y los horrores de sintaxis

Cesar

Perdon por olvidar mi nombre y los horrores de sintaxis

berdonio

Sí, sí, muy bien, pero, abundando en la crítica de Escorihuela, todas esas razones consecuencialistas que expone el señor Lozano palidecen, diría que hasta sobran, ante lo principal: la prohibición de drogarse o estudiar arameo constituye una injustificada y repudiable por sí sola agresión contra la libertad y dignidad humana.

La libertad, incluso para acertar, es un valor absoluto, el único bien común que existe, un fin en sí misma y no un mero medio de alcanzar particulares objetivos morales independientes de ella. La legalización de las drogas sin duda reportaría todos esos beneficios y además, como bien señala César, arruinaría la perfecta simbiosis del Estado con los cárteles, pero aunque no fuera así, existe una razón previa y fundamental cuya omisión o sobrentendimiento sorprende.

Pizarro

Hola Berdonio

En España no se prohíbe el consumo sino su mercadeo, con la inequívoca intención de prohibir su consumo, pero no hay ningún preso por consumir droga sino por delitos contra la salud pública/seguridad colectiva.

Es decir que el Estado te reconoce la libertad para consumir drogas aunque pretende no darte opción legal para poder hacerlo, más allá del tabaco/alcohol. Con los resultados conocidos.

berdonio

Cierto es, gracias por la precisión. Lo cual no viene sino a añadir estimulante estupor al asunto: se prohíben los libres medios legítimos de lograr un fin lícito, para obstaculizarlo, monopolizarlo, de hecho. No es el único caso; la prostitución, el suicidio asistido, la incitación al odio… y el trabajo se enmarcan en la misma tesitura. Se explica porque ni siquiera a los liberticidas más tontos y furibundos se les escapa que erradicar tales gustos e inclinaciones sería, como bien dices, una estúpida arrogancia, y tampoco ha sido ése, en realidad, nunca su propósito. Lo que les pone mucho es intervenir el mercado, su vicio nefando, y sacar tajada.

Reaversoul

Totalmente de acuerdo y añadiría varias cuestiones farragosas:

-Se debería legalizar todas las drogas (no sólo las blandas) y el acuerdo tendría que ser global. De otra manera, el problema de la corrupción, violencia, contrabando etc apenas se minimizaría. (Un imposible)

-El drogadicto debe asumir completamente la responsabilidad de sus actos. Las drogas deberían dejar de ser un atenuante en otros delitos y los trastornos de salud que provocan en el consumidor no deberían ser mutualizados por el resto de la sociedad (ej, yo no tengo por qué pagar el trasplante de hígado ocasionado por la ingesta de alcohol continuada)

-Las externalidades negativas que provocan deben ser sometidas a un profundo debate: uso de drogas en organismos públicos, parques, plazas públicas, carreteras etc. A este respecto, sería especialmente problemática la heroína por vía intravenosa.

-La legalización supondría una extensión de su consumo a menores de edad. Esto ha ocurrido con el alcohol y el tabaco.

-España tiene el dudoso honor de la OCDE de ser líder en consumo de drogas, fracaso escolar, tasa de desempleo o piratería. Y no dudo que todo tiene relación con una falta de autodisciplina, de responsabilidad y de pensar que la mayoría de derechos no suponen una obligación para otro. Necesitamos una auténtica revolución en materia educativa.

reaversoul

Mis disculpas, en el último quería decir lo siguiente: "Y no dudo que todo esto tiene relación con pensar que la mayoría de derechos no suponen una obligación para otro ; existe una falta de autodisciplina, exigencia y responsabilidad. Necesitamos una auténtica revolución en materia educativa". Gracias por leer.

alejo alberdi

"el acuerdo tendría que ser global" Este sofisma perdió mucho gas cuando Bolivia se salió de las Convenciones y volvió a entrar en ellas (grave error) reservándose el derecho a permitir el uso tradicional de hoja de coca. Y no pasó nada, ni entonces ni cuando echaron a patadas a la DEA, algo que deberían imitar todos los países soberanos del mundo. Y en Uruguay han puesto en marcha su proyecto sin encomendarse a la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes, haciendo oídos sordos a las sonoras protestas de este conciliábulo de 13 personas que determinan la política de drogas mundial. Debería cundir el ejemplo entre otros países y que esos trece sátrapas se queden solos -o co un núcleo duro de países árabes, Suecia, la URSS y otros fanáticos del desastre prohibicionista. Para más información sobre las diversas alternativas a este tinglado infame, léase la parte final de "Auge y caída de la prohibición del cannabis", disponible en la web del Transnational Institute.

Reaversoul

¿Y en Bolivia están legalizadas el resto de drogas? . Es más ¿están legalizadas la marihuana y la cocaína?Incluso su consumo están penalizados
Reitero: para acabar (o minimizar) la corrupción y la violencia deberían legalizarse todas las drogas y en todos los países (cuando acabó la ley seca, la mafia se puso manos a la obra para encontrar otro sustancias para traficar). En mi opinión, lo mejor sería un acuerdo multilateral; su propuesta de decisión unilateral y que el resto de países lo vayan imitando me parece poner una tirita en una herida que necesita ser suturada. Sea como fuere, lo que está claro, es que es un asunto de muy compleja solución que hay que debatir. Gracias leeré encantado el texto que me recomienda. Saludos.

alejo alberdi

Lo mejor es enemigo de lo bueno, y si la prohibición se fue implantando de forma gradual (sólo 15 países firmaron la Convención del Opio de la Haya de 1912), su fin también está siendo gradual, pero habrá que tener en mente que hoy en día existen países o regiones (incluso algunos condados "secos" en EE UU) donde el alcohol está prohibido y su venta se castiga con penas muy severas. Y si hay tráfico ilegal desde países vecinos, el problema lo tienen ellos por su fanatismo, no los vecinos. Pues en el caso de los estupefacientes, debería ser exactamente igual: si un país quiere mafias y ahorcamientos por delitos sin víctima, con su pan se lo coma. Y si el vecino quiere legalizarlo todo y poner máquinas expendedoras en la calle, que lo haga. En eso consiste la soberanía. La sección que aborda este asunto en el documento del TNI es "Opciones para la reforma de los tratados" -pero uno no está por la labor de apuntalar este edifico en ruinas, sino por demolerlo hasta los cimientos.

Scott

Creo recordar que en Portugal no legalizaron las drogas en 2000 sino que las descriminalizaron, ¿no?

José

La legalización de las drogas es un tema muy complicado que requiere unas buenas dosis de reflexión.

Creo en la libertad individual en cuanto a un sujeto puede tomar sus propias decisiones asumiendo sus propios riesgos. Este sería un caso de esos en los cuales una persona decide restarse salud y bienestar cuando decide consumir una droga en un momento determinado de su vida. La legalización, pues, le permite consumir esas drogas sin ser penalizado por la Ley. No obstante, cuando este consumo se vuelve repetitivo surgen grandes problemas puesto que el consumo no solamente afecta al sujeto en sí, sino también corroe el entorno familiar de esta persona.

En última instancia es la familia la que carga con los problemas del adicto y su correspondiente tratamiento (si lo hay) en una clínica. O lo paga la sociedad a través del tratamiento del problema en el sistema público de salud. En el caso de un adicto o familia sin recursos que no pueda asumir los costes, ¿qué solución se plantearía si no existe un sistema de salud público como tal? Estudios demográficos en EEUU así lo indican: la drogadicción afecta en mayor medida las clases pobres que a las ricas. Sin una sanidad accesible, estas personas acabarían siendo despojos sociales. Mirad el caso de Los Angeles.

Saludos.

Pizarro

Hola José

Puesto que tanto la solución éticamente presentable como la impresentable suponen un desafío de efectos negativos.

Podemos seguir aceptando el enorme coste anual, el colapso judicial y penitenciario, la inseguridad sanitaria, el tamaño del crimen organizado, la corrupción policial y política asociada... porque la alternativa es el advenimiento de miríadas de despojos sociales.

Podríamos plantearnos si los efectos negativos actuales superan a los posibles y si la enorme cantidad de recursos liberados por la legalización no nos facilitarían el hacerlos aún menores.

El caso es que la actitud actual no es para evitar males sociales mayores sino para evitar costes políticos mayores y ante esto nadie va a jugar a cálculos éticos o de coste social.

alejo alberdi

Lo que exige este asunto es conocerlo a fondo, especialmente su génesis (la Convención de del opio de la Haya de 1912), su desarrollo (la Convención Única de Estupefacientes de 1961 y siguientes) y sus fundamentos (el racismo, el fanatismo, el terapeutismo, la intolerancia y la ignorancia) Todo lo demás, como que sobra un poco.

Diegofran

Creo que sería la ultima libertad a implantar en una sociedad absolutamente libertaria donde :

-Se hubiera eliminado el sistema de salud publico que atendiera a los consumidores de drogas

-Se hubieran eliminado todos los organismos públicos donde un funcionario pudiera atenderte drogado. En una sociedad libertaria con empresas de educación o justicia privada sería la empresa normalmente la que prohibiría el estar ebrio al empleado.

-Hubiera calado hasta el tuétano de la sociedad el valor de la responsabilidad individual y por tanto diluir la responsabilidad de los actos usando la ebriedad no fuera el pan de cada día.

-No tuviera éxito una empresa que se dedicara a diseñar productos altisimamente adictivos, que hicieran que una persona libre se convirtiese en su esclavo y vivir por y para consumir esa sustancia.(No se aun que equilibrio o mecanismo podría regular esto, solo se me ocurren mecanismos de control y eso es profundamente anti-liberal)

-Que la sociedad liberal satisficiese las necesidades mas elevadas del individuo (cada uno las suyas) haciendo mucho mas interesante la vida e innecesaria la búsqueda de la ebriedad. Quizás esto sea el mecanismo de contrapeso que buscaba en el punto anterior

Saludos

alejo alberdi

"Que la sociedad liberal satisficiese las necesidades mas elevadas del individuo (cada uno las suyas) haciendo mucho mas interesante la vida e innecesaria la búsqueda de la ebriedad" Esto lo he visto en muchos foros comunistas y anarquistas. No va pasar: el ser humano siempre ha usado drogas y las seguirá usando hasta el fin de los tiempos.

alejo alberdi

... o hasta que se descubra algo que las sustituya ventajosamente -ya se están dando pasos en ese sentido

Pizarro

Hola DiegoFran

Futuribles aparte, desde hoy, a los cuatro vientos y a diario podemos argumentar el inmenso fracaso de los Estados en su lucha contra el narcotráfico, e incluso argumentar las razones por las que ese fracaso va a ser una constante. Es más, podríamos exponer los reparos éticos de dicha lucha.

Sencillo y en la dirección correcta.

pedromanuelarauz

totalmente de acuerdo

Dr. Nelson Saca

Buen articulo. Breve,sustancioso,pero sobre todo apegado a la realidad de lo que inevitablemente debe con relacion a las drogas.8aaa