Usted está aquí

5 razones por las que el nazifascismo es socialista

1.- Hablar del nazifascismo hace ineludible hablar de Hitler. ¿Fue realmente socialista? Hermann Rauschning, que coqueteó mucho tiempo con el nazismo para luego denunciarlo, conoció bien a Hitler antes de 1933 y cuenta cómo éste se sentía en deuda con la tradición marxista. Hitler leyó y estudió bien los textos marxistas como estudiante antes de la I Guerra Mundial. Llegó a creer, según sus palabras, que el error de la República de Weimar era que sus políticos no conocían a Marx.

2.-  El error de pensar que el nazismo fue un oponente del socialismo es que los socialistas y comunistas conformaban otros partidos, pero es el mismo error de pensar que dos facciones opuestas en un partido representan ideologías opuestas. Obviamente, puede haber múltiples partidos con una ideología igual o semejante con diferencias que en lo fundamental no cambian esta afirmación. Hitler creía que sus diferencias con los comunistas eran más tácticas que ideológicas. Él creía que era su nacional socialismo, que “sólo competía con el marxismo en su propio terreno”, el encargado de llevar a la práctica muchas de sus ideas.

3.- La limpieza étnica que fue parte esencial del programa nazi también lo era de la ideología socialista marxista. Bernard Shaw dio la bienvenida a la política de exterminios de la Unión Soviética. La socialista británica Beatrice Webb hizo exactamente lo mismo refiriéndose al genocidio soviético cuando remarcó que "no se puede hacer una tortilla sin romper los huevos". En 1935, el gobierno sueco socialista comenzó un programa eugenésico de esterilización. Hitler era consciente de la profunda inclinación del socialismo por el exterminio, y así en 1920 afirmó en Múnich que “¿Cómo, siendo socialista, puedes no ser antisemita?”. Desde la época de Engels hasta aquel entonces todos los defensores del genocidio se autotitulaban socialistas.

4.- Mussolini llegó a decir de uno de los mayores economistas para los políticos socialistas, John Maynard Keynes, que “el fascismo está enteramente de acuerdo con el pequeño libro de Keynes El final del Laissez-Faire, y que podría servir como una introducción a la economía fascista. Hay poco que cuestionar de éste y mucho que aplaudir”.

5.- El Partido Nacional Socialista de los Trabajadores Alemanes, el partido nazi alemán, fue realmente un pionero en implantar programas políticos y económicos socialistas. En 1933 Hitler encargó a Erich Hilgenfeldt la prohibición de organizaciones de caridad privada para que el Estado asumiera en exclusiva toda la labor de ayuda a los necesitados. El Bienestar Nacional Socialista del Pueblo (NSV), la organización encargada de desarrollar e implantar los programas de ‘bienestar socialista’ fue en realidad quizás la más importante dentro del partido nazi. Así, los nazis crearon seguros estatales para personas mayores, complementos salariales para alquiler, para desempleados, para personas con discapacidades, seguros sanitarios, residencias para ancianos... Dentro de la NSV destacaba, por ejemplo, la Oficina para Bienestar Especial e Institucional que ayudaba desde el Estado a ancianos, alcohólicos y personas sin hogar. Incluso había una Oficina también para ayudar a los jóvenes. Todos los programas socialistas nazis se vieron como un intento de reforzar la idea de colectivo y dejar atrás el individualismo y libertad de los regímenes liberales. 

Comentarios

Anónimo

Los socialistas de ayer y hoy pensaron y piensan que el socialismo es paz y concordia universal, que es incompatible con el asesinato particular o en masa, y que se puede resumir en hacer que la justicia gobierne el mundo. Las personas que creen esto serán siempre incapaces de aceptar que el nazismo es un socialismo.

Esto en cuanto a las personas normales. Luego están los ilustrados, los que han investigado un poco de historia y de filosofía. Esos saben la verdad y mienten. Se presentan como la gente quiere verlos. Y la gente está deseando que ser engañada.

Anónimo

Aunque todas vuestras infrasubnormalidades robóticas y esquizoides son demasiado mediocres y raquíticas para ser llamadas propaganda, la ósmosis de la nazi y fascista os moja pero que bien el glande que tenéis por materia gris. Los nazis y fascistas, cuando no os salvaron y se alzaron patrios en contra del comunismo, son los verdaderos responsables directos de nuestros sistemas de bienestar social. Surprise.

Sois vuestras filias y obsesiones; el "social" del nacionalsocialismo y el anarquismo de la señora Thatcher. Puta panda de pijos lobbistas y colgados extravagantes intentando autoconvencerse de dios sabe qué porque me figuro que algo, en alguna parte de vuestro cerebro reptiliano, avisa de error en el sistema. Supremacismo blanco, masculinismo, homofobia y transfobia, choque de cilizaciones, un clerofascismo zombie, la retirada de todos los derechos,
(excepto el de matar si alguien se acerca a tu capital público privatizado), y un neoautoritarismo cool apto para adolescentes con complejos, que buscarán hasta el final de sus días, en toda la propaganda nazi habida y por haber y en su pseudociencia actualizada, cualquier excusa para ser fascistas sin complejos hasta que llegue....chaaaa chaaaaaan.....el capitalismo sin estado.

Os habéis creado el horizonte ficticio más falso para justificar cualquier psicopatía que se os ocurra mientras no llega la movida que os habéis montado en la cabeza . Y ademas, mágicamente, el futuro ficticio de libertad perfecta que inventaron 4 neoliberales sobre la marcha, y que obviamente nunca llegará, cambia el pasado, de manera que todo lo que ha ocurrido hasta ahora se interpreta desde unas categorías ficticias de una no-sociedad perfecta y cuasi mística. Y qué curioso! porque resulta que los nazis, la ultra derecha, los monárquicos, el kkk, el cesarismo, el fascismo, el franquismo y todo lo que se te ocurra eran socialistas... y lo eran no por serlo, sino porque antes existían los estados y el estado tenía funciones y mecanismos para mantenerse y mantener a cierta parte de la población con vida!!! Qué genios, en serio. Y eso que el capitalismo se asocia (y no se entiende sin) el surgimiento del Estado moderno, y eso que el nacionalsocialismo rompió con todas las lógicas y teorías del estado moderno occidental y sus garantías más allá de la propiedad privada de algunos... pero claro, es que resulta que tienes que haber perdido la cabeza en una quimera neoreaccionaria y negacionista para entenderlo... y para entender también , qué curioso!, que la propaganda nazi y fascista decía la verdad. Así que de la noche a la mañana, y por obra de la hada madrina, el "nazifascismo" son los otros porque "capitalismo sin estado próximamente en sus mejores cines".

A la mezcla equivalente de trillamiento mental y desconexión de funciones básicas de raciocinio, junto con la ausencia de cualquier característica positiva con la que un ser humano pueda ser definido, hay que sumaros la más absoluta cobardía, que es lo que explica que algunos ya hasta os creáis lo que decís. Hay que ser un mierda para necesitar un imponer un sistema de tonterias, chorradas, victimismos, mentiras y eslóganes tan jodidamente retorcidos como el que os habéis montado para velociferar los "liberales" españoles.

Una eterna búsqueda de excusas es lo que te espera para poder defender con placer equidistante y ahínco desde la prostitución infantil hasta el comercio de órganos por dinero. Todo por querer llamarlo tendencias libertarias y no psicópatas. Y no soy psicópata porque "si no es eso, son trescientos mil millones de muertos". ¡Pero qué genios! Y acabemos mañana con la democracia y con el estado de derecho "porque malditos sanguinarios revanchistas y yihadistas veganos que no creen que capitalismo sin estado mañana y ya está y paz y no creen porque estalinismo cultural". Y esto poniéndolo todo mucho mejor de lo que en realidad es.

berdonio

La Gran Cerda vuelve al ataque. La llamo así, cariñosamente, porque sé que le encanta. Ella viene a insultar y armar bronca, a sabotear el debate, así que habrá que complacerla para que siga animando el cotarro y no se aburra, que da mucho juego.

En política sólo caben dos opciones básicas, tertium non datur: o se afirma radicalmente la soberanía individual y el orden social espontáneo o se niega. Resulta obvio que ni el socialismo marxista y derivaciones ni el de tipo fascista-corporativista-nacionalista respetan un derecho individual genuino y no dudan en recurrir a la violencia más extrema; por lo tanto, ambas doctrinas caen de lleno en el colectivismo y el estatismo, lo que las convierte en esencialmente iguales. Siendo preciso un término que englobe esta patente identidad –esta coacción sistemática contra el individuo- y las defina en común, ¿cuál mejor que “socialismo” por oposición a capitalismo y libertad? En efecto, es un hecho que toda forma política redentora se autoproclama socialista. También podemos y debemos ampliar el espectro y meter en un mismo saco cualquier agresión legalizada o estatal contra el pacífico con independencia de lo mucho o poco que viole la propiedad privada y la dignidad humana: comunistas, nazis, fascistas, socialdemócratas, democristianos, nacionalistas, feministas, islamistas, podemitas y peperos, todos, todo aquel que reclame tu voto o tu violencia para aplastar al individuo, son esencialmente lo mismo: políticos. Esa política que nos convierte –como no puede ser de otro modo- en enemigos viscerales.

Su tradicional enfrentamiento y el odio que se profesan no cambia nada este análisis, al igual que las guerras religiosas no desmienten la estrecha afinidad esencial de los contendientes. Esto les perturba muchísimo. ¿Cómo voy a ser igual que mi enemigo?, se preguntan, y arremeterán rabiosos contra quien les desenmascare, acusándole de agente encubierto de la facción contraria, psicópata y cobarde de la pradera, todo en pretencioso estilo diarreico y pseudointeligente. Lo que no podrán jamás es rebatir seriamente nada como personas normales. Nada más allá de venir a soltar la gran cagada para atufarnos a todos y que no volvamos, como pretende la Gran Cerda.

Algo has pillado, hija, así que enmárcalo: "si no es eso, son trescientos mil millones de muertos"

Cesar

My dearest Silvia: Don't cut my Thatcher to the bone, you´re not able to keep pace whit her. Indeed she was very close to your much loved Berthol Brech ;)
...bueno y para no ser menos que tu para hablar de estupideces, tu eres capaz de tildar de maniqueo a cualquiera que no profese tu fanatismo adolescente por Das Kapital .
Reconozco sin embargo que tu florida prosa no es nada aburrida- en su forma-

Anónimo

Berdonio.
El delirante tertium non datur de vuestra "Gran Cerda" , me ha hecho meditar vuestros comentarios junto con los del autor del artículo y coincido que es bastante impreciso el único enfoque político al problema de cómo garantizar la libertad individual frente a las amenazas que derivan del ejercicio del poder en el Estado moderno, en sus diferentes variantes.
Estamos "especializando" el análisis desde el impreciso y sesgado concepto político, olvidando enfoques diferentes al de la ciencia política, como es la filosofía , la economía y hasta el apropiado psicoanalisis de un Jung. Estamos cayendo en concepciones hemipléjicas, fanatizadas y miopes. Olvidamos que garantizar la libertad individual frente a las amenazas que derivan del ejercicio del poder del estado moderno , requiere olvidar un poco el cientificismo (capelliano) y todo ese "racionalismo" ideológico mainstream, para volver a las fuentes de lo importante, la reflexión sobre la importancia de lo inconsciente, de lo emotivo y hasta diría lo onírico , esencia de lo humano .
La sola visión política nos impide ver las formas de control social a través de ideologías, o propagandas tendientes a impedir el proceso de "individualización” . El racionalismo ideológico ha condenado al individuo alejarse cada vez mas de su libertad de conocer, aceptar y disfrutar el aspecto de su yo , de su real individualidad y d perder su real dimension dentro de "la sociedad" Estamos presionados por el socialismo masificante para aceptar como "racional" el inconsciente colectivo-controlable- frente al inconsciente privado – libre, fecundo e impredecible.
Saludos

Cesar

Berdonio , el anonimo soy yo- no un Erich Fromm trasnochado :)- No se porque os lo aclaro porque se que siempre me pillas.

Jorge

Don Lozano ha hecho una buena descripcion comparativa del mecanismo y formas del totalitarismo socialista.
Sin embargo me deprime los soeces comentarios al mismo, plenos de vulagridades , grocerias y decadencia lexica impropios de la altura de este medio academico.