Usted está aquí

Atraer inversión extranjera (II): sistema legal

En otro artículo exponíamos cómo la atracción de inversión extranjera, y, por tanto, del crecimiento y bienestar de un país, depende del grado de apertura de su economía. Esto es, una reducción de aranceles hace aumentar las importaciones y exportaciones, lo cual hace aumentar la inversión extranjera que, a su vez, promueve el crecimiento económico y el bienestar.

Ahora comentaremos otro factor que determinará la inversión por parte de empresas extranjeras en un país: el factor legal.

Ciertamente, el entorno legal va a ser un determinante externo del éxito de una empresa. El sistema legal afecta a todas las facetas de las operaciones internas de una empresa: la gestión de su fuerza de trabajo, el financiamiento de sus operaciones, la comercialización y distribución de sus productos, y el desarrollo y uso de tecnología.

Un país puede imponer leyes que afectan directamente las transacciones internacionales, lo cual dificultará o hará imposible la atracción de inversión extranjera en el país:

  • Sanciones. Un país puede intentar inducir un segundo país para cambiar una política indeseable mediante la imposición de restricciones materia de sanciones contra el comercio con ese país. Las sanciones pueden tomar muchas formas, tales como restringir el acceso a productos de alta tecnología, la supresión del tratamiento arancelario preferencial, el boicot a los productos del país, y la negación de los nuevos créditos.
  • Un embargo, es decir, una sanción integral contra todo el comercio con un país- dado pueden ser impuestas por los países que actúan al unísono o en solitario
  • Una forma particularmente importante de control de la exportación consiste en bienes de alta tecnología. Muchos países tecnológicamente avanzada limitan la exportación de los llamados productos de doble uso (dual-use products) que pueden ser utilizados tanto para fines civiles como militares.
  • Los países también pueden intentar regular las actividades comerciales que se realizan fuera de sus fronteras, una práctica conocida como extraterritorialidad. Por ejemplo, las empresas son vulnerables a las demandas antimonopolio de Estados Unidos si se involucran en actividades fuera de los Estados Unidos que disminuyen la competencia en el mercado de EE.UU.

Otras medidas tomadas por algunos gobiernos que harán desaparecer prácticamente la inversión extranjera serán aquellas que se dirigen directamente contra empresas extranjeras:

  • Nacionalización. Transferir la propiedad de los recursos del sector privado al sector público.
  • Expropiación. Cuando el gobierno compensa los propietarios privados por sus pérdidas.
  • Confiscación. Cuando el gobierno no ofrece compensación alguna.
  • Privatización. La conversión de la propiedad estatal a la propiedad privada. La privatización es lo contrario a la nacionalización y crea oportunidades para las empresas internacionales siempre que haya liberalización de los sectores.
  • Repatriación de beneficios. Los países también pueden limitar las multinacionales extranjeras mediante la imposición de restricciones en su capacidad para repatriar (regresar a sus países de origen) los beneficios obtenidos en el país.

Por último, existe toda la regulación y sistema normativo de un país que, pese a no prohibir o restringir la inversión extranjera, puede hacer que el proyecto empresarial de invertir en el país sea más atractivo o no:

  • Leyes de empleo y mercado laboral
  • Leyes de publicidad y marketing
  • Leyes antimonopolio
  • Leyes de Propiedad Intelectual
  • Leyes de Transacciones comerciales por internet
  • Leyes de Privacidad y Protección de Datos
  • Regulaciones Ambientales
  • Licencias de actividad
  • Leyes de Salud y Seguridad Laboral
  • Leyes de extranjería
  • Impuestos de Sociedades, IVA, IRPF, Sucesiones, etc.

Como conclusión podemos decir que, si un país desea atraer riqueza y bienestar, debe generar un entorno legal atractivo para los inversores, y esto significa que:

1) deberían eliminarse las leyes que restringen el comercio internacional,

2) deberían erradicarse las leyes que atacan directamente a las empresas extranjeras extrayendo sus activos,

y 3) se debería propiciar un sistema legal que facilite la inversión y la creación de empresas mediante la reducción de regulaciones, licencias e impuestos.