Usted está aquí

Bitcoin: inmutabilidad y libertad

Este artículo es una respuesta a la publicación de Nouriel Roubini y Preston Byrne en el diario Expansión (originalmente publicada en The Guardian). Los autores relatan una serie de problemas relacionados con la tecnología blockchain que me gustaría abordar.   

Roubini y Byrne afirman que la tecnología blockchain es ineficiente y lenta comparada con los sistemas tradicionales que utilizan bases de datos centralizadas como Visa, Paypal o SWIFT. En primer lugar, esto no es exactamente cierto porque ya se han desarrollado mejoras como la Lightning Network de Bitcoin, que aceleran muy significativamente la velocidad de las transacciones, pero más importante que esto es que los autores no razonan por qué es necesario el nivel de eficiencia que ellos reclaman para que la tecnología blockchain tenga éxito.  Si su línea argumental fuera correcta, entonces el único medio de transporte que usaríamos sería la bicicleta por su alta eficiencia energética o solo viajaríamos en avión puesto que es el medio de transporte más rápido.

Antes de continuar es importante aclarar que cuando utilizo el término blockchain me refiero a blockchains públicas, como Bitcoin o Ethereum.  Es decir, que cualquiera puede participar y su funcionamiento se basa en reglas predeterminadas y en mecanismos de libre mercado sin ninguna autoridad central.

Es muy llamativo que Bitcoin fuera creada cuando ya existían Visa o Paypal, que son sistemas rápidos y centralizados. Independientemente de lo que los creadores de Bitcoin afirmaran, yo no creo que la utilidad que los usuarios perciben en Bitcoin fuera nunca la de un medio para hacer pagos rápidos y eficientes. En mi opinión, las nuevas características que aporta Bitcoin y que no existían hasta entonces son las siguientes:

  1. Inmutabilidad de las transacciones
  2. Accesibilidad
  3. Independencia de políticas monetarias forzosas

No es casualidad que la criptomoneda más valiosa de todas, Bitcoin, no sea la más rápida o la más eficiente, sino la que ofrece un mayor grado de inmutabilidad. Hacia el final de su artículo, Roubini y Byrne reconocen que la inmutabilidad y la transparencia que caracterizan a la tecnología blockchain podrían ser útiles solo para algunos casos concretos.  Creo que claramente subestiman la utilidad de estas características. 

La mejora en la inmutabilidad en el registro de transacciones es la más importante desde la adopción generalizada de la contabilidad por partida doble, que facilitó la aparición de corporaciones y dinamizó el comercio mundial a gran escala a partir del siglo XVII.  Este grado de inmutabilidad depende totalmente de la naturaleza descentralizada de esta tecnología, y estoy de acuerdo con los autores que registrar transacciones en múltiples nodos, por definición, consume más recursos que registrarlas en un solo nodo central. Pero es que en un sistema centralizado es imposible, también por definición, alcanzar este mismo nivel de inmutabilidad.

En definitiva, lo que Roubini y Byrne califican como ineficiencia no es en realidad un problema de la tecnología, sino más bien una consecuencia de su característica más valiosa: la inmutabilidad. Todo ello sin perjuicio de que se puedan desarrollar soluciones que mejoren la velocidad de las transacciones en Bitcoin u otras criptomonedas, de la misma manera que se desarrollaron mejoras para transmitir video en formato de alta calidad a través de internet, algo que muchos daban por imposible a mediados de los años 90.

Además, el alcance de esta tecnología no solo abarca la parte monetaria de las transacciones. También puede abarcar la parte no monetaria, ya que las mercancías, servicios o bienes pueden digitalizarse en un blockchain y aprovecharse así de todas sus características, incluyendo la inmutabilidad.

Es demasiado pronto para saber cómo este nuevo grado de inmutabilidad impactará en el comercio mundial, pero es razonable esperar que pueda ser una contribución muy importante. Me encantaría poder extenderme más en este punto porque, honestamente, creo que estamos ante un salto cualitativo en la historia del comercio mundial, aunque me parece verdaderamente complicado y atrevido intentar dar ejemplos o predecir cómo va evolucionar esta tecnología. El descubrimiento de cómo utilizar esta inmutabilidad es una labor del mercado, y desde mi punto de vista traerá una enorme reducción en el coste de la confianza, especialmente en el comercio internacional, lo que permitirá la eclosión de muchas oportunidades de negocio que hasta ahora no eran posibles debido al coste de dicha confianza.

Accesibilidad. Bitcoin es un conjunto de reglas como también lo es el sistema de contabilidad por partida doble o el teorema de Pitágoras. Es un sistema abierto, libre y neutral, cualquiera puede usar Bitcoin de la misma forma que cualquiera puede usar la contabilidad por partida doble: Bitcoin no te preguntará quién eres ni te pondrá condiciones arbitrarias para poder usarla.   

El sistema financiero actual está basado en crédito (y Visa, Paypal o WeChat dependen del sistema financiero), que para su correcto funcionamiento necesita obligatoriamente de un entorno de seguridad jurídica, registros de propiedad y de identidad de manera que los bancos puedan reclamar sus créditos en caso de necesitarlo. La mayoría de los países del mundo o bien carecen de un nivel de seguridad jurídica suficiente o bien en algunos casos ni siquiera hay voluntad de que exista.   

Construir la seguridad jurídica necesaria para que un sistema financiero como el actual funcione adecuadamente conlleva mucho tiempo y muchos recursos, y no podemos ignorarlo simplemente porque los que disfrutamos de ello en países desarrollados la demos por sentada. Una cuenta bancaria, una tarjeta de crédito o una cuenta en Paypal están fuera del alcance de miles de millones de personas y no por limitaciones técnicas, sino por limitaciones legales. Y para los que sí las tenemos a nuestro alcance, no debemos obviar que tiene un coste.

Por el contrario, todo lo que se necesita para acceder a la red de Bitcoin es un smartphone barato y una conexión a internet básica, que a día de hoy es mucho más fácil de obtener que una cuenta en un banco en la mayoría de países. Por no mencionar que el potencial de crecimiento en la adopción de smartphones e internet es mucho más grande y dinámico que el potencial de desarrollo de la seguridad jurídica en los países en desarrollo. 

Independencia de políticas monetarias forzosas. Esta es, en mi opinión, la menos importante de las tres características porque objetivamente podría haber otras maneras de alcanzar igualmente esta independencia. De nuevo, esto es importante en países donde la política monetaria fracasa. Quisiera puntualizar que lo importante en este sentido no es si Bitcoin o cualquier otra criptomoneda ofrece una política monetaria óptima o no, que probablemente no lo sea en unos cuantos casos. Lo importante es que con esta tecnología somos libres para elegir qué política monetaria satisface mejor nuestras necesidades particulares, que incluso podría seguir siendo la política monetaria impuesta si así libremente lo decidimos utilizando solo criptomonedas para cobros y pagos, y fiat como depósito de valor.

En relación al resto del artículo, la crítica sobre el despilfarro de energía estará acertada o no si su crítica a la utilidad es correcta. ¿Es un despilfarro si esta tecnología permite el acceso a servicios financieros de primera clase a miles de millones de personas que actualmente están fuera del sistema financiero? ¿Cuál es la predicción de Roubini y Byrne sobre el consumo de energía según aumente el nivel de adopción de Bitcoin? ¿Temen un crecimiento lineal, exponencial, logarítmico? Y, en cualquier caso, siendo consecuentes con su muy legítima preocupación por el consumo de energía, habría que hacer un esfuerzo dentro de este mismo argumento y al menos estimar cuál es el consumo energético total de todas las compañías implicadas en los sistemas financieros de todo el mundo (ordenadores, centros de procesos de datos, edificios, transporte de los empleados, etc.).

En cuanto al ejemplo sobre la velocidad que necesitan los traders algorítmicos en los mercados financieros, los autores no pueden estar más equivocados: en la actualidad los mercados de intercambio de criptomonedas son de hecho el paraíso de los traders algorítmicos. Los autores parecen ignorar que los traders algorítmicos no necesitan ser objetivamente rápidos, sino relativamente más rápidos que los demás traders que operen en el mismo mercado.  Además, los autores tampoco tienen en cuenta que las criptomonedas y “criptoactivos” pueden negociar el precio de ejecución fuera del blockchain a la misma velocidad que un mercado tradicional y liquidar la transacción en el blockchain en minutos (en lugar de en 2 o 3 días como sucede en los mercados financieros) y aun así mantener un enfoque descentralizado. Esto ya se está haciendo.

La crítica sobre el posible reemplazo de los protocolos de internet como tcp/ip por parte de la tecnología blockchain parece más bien un ataque a un hombre de paja. No tengo constancia de que ningún defensor serio de Bitcoin haya propuesto semejante cosa. En todo caso, alguien habrá utilizado un símil del tipo “blockchain es a transferir valor lo que tcp/ip es a transferir datos de una forma descentralizada”. Evidentemente, ni Bitcoin ni tampoco la tecnología blockchain fueron creadas para reemplazar a tcp/ip.

Como nota final, la cotización extremadamente volátil de las criptomonedas, en la que pudiera ser una de las burbujas más grandes de la historia (no por volumen, pero quizá sí por precios), es en realidad una confirmación, no una refutación, del gran potencial de esta tecnología. No tenemos más que ver la industria alrededor del comercio de flores en Holanda 400 años después de la burbuja de los tulipanes, la red ferroviaria que tenemos actualmente en todo el mundo o el desarrollo de Internet después de que explotara la burbuja punto com.

Comentarios

.Cesar

Muy buen ensayo. Adjunto un link de otro articulo imperdible, básicamente por un par de sorprendentes gráficas sobre como se ha hundido el poder adquisitivo del dolar . El medio que lo publica es de empresarios estadounidenses jóvenes libertarios o en palabras del stablishment: " maniáticos de extrema derecha" :D

https://guerrilla-capitalism.com/articles/is-bitcoin-racist/

Manuel Polavieja

Hola Cesar. Muchas gracias por tu comentario y el link.

Felipe V.

Gran artículo

Lawful Rebellion, Inc.

Altavista era uno de los buscadores más populares en internet en los 90. Hoy, Google es el buscador dominante. ¿Quién usa Altavista ahora? Creo que pasará lo mismo con Bitcoin en el ámbito de la tecnología de cadena de bloques y las criptodivisas. Hashgraph, por ejemplo, solucionaría los problemas de Bitcoin y similares con el volumen de transacciones por unidad de tiempo y el consumo creciente de energía. Por eso creo que Bitcoin ya ha hecho la mayor parte del daño que estaba destinado a hacer y que son otras variaciones más avanzadas las que representan una amenaza mucho mayor para la libertad.

No dispongo de tiempo para explicar ahora las razones de mi opinión contraria al entusiasmo con el que la mayoría del mundillo liberal abraza las criptodivisas; pero es crucial mantener un espíritu crítico para evitar ser manipulado. Si el liberalismo no se sacude los tentáculos que pretenden convertirlo (¿o mantenerlo [como]?) en oposición controlada, no hay esperanza.

Por eso enlazo algunos documentos para que los lectores que no tengan problema con el inglés puedan considerar un punto de vista diferente:

Microchipped tax-catle is the plan

The cryptocurrency nightmare

Libertarian created crypto control grid unknowingly

---

Jubal

"No se puede solucionar un problema político con un producto financiero [/tecnológico]" ~Catherine Austin Fitts

Lawful Rebellion, Inc.

Corrección de erratas:
1) tax-cattle
2) Libertarians

Manuel Polavieja

Hola, en el artículo dejo claro que me estoy refiriendo no solo a Bitcoin sino en general a cualquier blockchain pública descentralizada sin autoridad central. En mi opinión ese es el concepto interesante. Una criptomoneda controlada por una autoridad central no me parece que aporte ningún grado mayor de inmutabilidad, independientemente de que una criptomoneda de esas poco deseables características acabe siendo la dominante.

Estoy de acuerdo contigo en que los Estados intentarán controlar Bitcoin o cualquier otra criptomoneda que ocupe su lugar, o forzar a los ciudadanos a usar una nueva que emitan ellos. Y es muy posible que lo consigan. Pero ese control no sería nada nuevo, ya lo ejercen con el sistema monetario actual.

Sin embargo, con las criptomonedas al menos existe la posibilidad de secesionarse muy fácilmente de ese sistema. Secesionarse sería una decisión política de cada usuario, el “fork” sería simplemente la instrumentación tecnológica de esa decisión política.

Añadir nuevo comentario