Usted está aquí

Bitcoin no es una moneda fiat

Como Bitcoin no tiene ningún uso distinto a ser medio de cambio, existe cierta confusión en general, e incluso desacuerdo en el ámbito académico, sobre si Bitcoin es una moneda fiat o no.

Para poder resolver esta cuestión necesitamos una definición de moneda fiat. Mises la definió en su libro La acción humana (p. 641) como “meros papeles o piezas que ni pueden ser empleados con fines industriales ni implican crédito alguno contra nadie” en el contexto de haber declarado inconvertible una moneda que previamente era convertible en oro. Keynes la definió como aquella que es creada y emitida por el Estado, pero no es convertible por ley en ninguna otra cosa más que en sí misma, y no tiene ningún valor fijo referenciado a ningún estándar objetivo. Los monetaristas no hacen ninguna distinción digna de destacar de la moneda fiat con respecto de cualquier otro tipo de moneda. Por último, la Teoría Monetaria Moderna (MMT) la define como un pasivo del emisor.

Bien, Bitcoin podría encajar en la definición de Mises puesto que no tiene ningún uso industrial ni implica derecho alguno contra nadie. Pero esta definición tiene dos problemas, el primero que cuando el banco central o el Gobierno suprime la convertibilidad, esto no implica que la moneda deje de ser un crédito contra el emisor como veremos más adelante; y el segundo es que esta definición no coincide con lo que la gran mayoría de economistas y no economistas entienden por el término “moneda fiat”, que comprende a las actuales monedas como el dólar o el euro, que sí implican un derecho contra el banco central, puesto que éste está obligado a cancelar deudas ante su entrega. Esto último aplica igualmente a la moneda creada por la banca comercial.

Es obvio que las monedas actuales gozarían de muy dudoso valor si el propio emisor no se obligara a aceptarlas, lo cual pone claramente de manifiesto su naturaleza de pasivo (obligación = pasivo), aun siendo inconvertibles.

Partiendo de Carl Menger y continuando con Carlos Bondone, la moneda es siempre un bien económico.  Puede ser dinero como la sal, la plata o el oro, que son bienes económicos presentes, o puede ser crédito como los antiguos billetes convertibles, los billetes actuales o las cuentas corrientes bancarias que usamos hoy día, que son pasivos utilizados como medio de cambio y, por consiguiente, son bienes económicos futuros (derechos contra una entidad o persona).

Entonces ¿cómo puede ser Bitcoin un bien económico si solo sirve para ser medio de cambio y no tiene ningún uso “real”?  Aquí está la gran trampa, el considerar que la necesidad de intercambiar no es “real”.  Muchos economistas ponen en duda que un medio de intercambio sea del todo “real” porque es un paso intermedio para satisfacer una necesidad final (un fin). Es curioso que en nuestra vida diaria tenemos infinidad de necesidades intermedias, por ejemplo, la necesidad de desplazarnos a nuestra casa o la necesidad de cocinar, y no por ello concluimos que los coches o las sartenes no tengan usos “reales” por no satisfacer el fin último de cobijarnos en casa o el fin último de alimentarnos.

Esta lógica de discriminar entre necesidades finales e intermedias aporta poco en economía. Por reducción al absurdo bien podríamos delimitar nuestras necesidades finales a respirar, nutrirnos, hidratarnos, cobijarnos, reproducirnos y quizá podemos añadir entretenernos. Todas las demás necesidades podrían calificarse de intermedias “no reales”. El problema es que entonces estaríamos asumiendo que la ciencia económica es en su mayoría “irreal” y que la economía “real” apenas se diferenciaría de la biología.

Lo que nos diferencia del resto de especies es precisamente las instituciones y estrategias que hemos desarrollado para satisfacer multitud de necesidades intermedias encaminadas a ser mucho más eficientes en satisfacer nuestras necesidades básicas. Nuestro desarrollo económico tiene poco que ver con cubrir meras necesidades básicas y muchísimo que ver con el descubrimiento de medios que satisfagan necesidades intermedias. 

Cabe destacar de entre todos esos medios aquellos que ayudan a coordinar y profundizar la especialización en la producción y la división del trabajo. El dinero es un medio que satisface una necesidad intermedia esencial: la necesidad de intercambiar o necesidad de liquidez. Necesidad que es más acuciante cuanto mayor sea la especialización y la división del trabajo.   

¿Por qué entonces el uso de la sartén o el coche sería “real” y el uso del dinero no? Pues no creo que haya argumento que lo justifique. Es cierto que un bien es más valioso cuantas más necesidades satisfaga, pero tener un solo uso, sea medio de cambio o cualquier otro, no implica en modo alguno que dicho uso sea “irreal”.

Bitcoin, la unidad monetaria, es un conjunto matemático de 21 millones de unidades. En cierto modo podemos decir que ese conjunto de unidades siempre ha estado ahí para servir como el santo grial del dinero: limitado y al mismo tiempo baratísimo y rapidísimo de transportar por tratarse de información. Pero hasta que Satoshi Nakamoto no resolvió el problema de cómo evitar que la misma unidad se gaste dos o más veces (double spend), esa base monetaria teóricamente limitada a 21 millones de unidades era infinita en términos prácticos. Y ya sabemos que cuando un bien no es escaso no hay razón alguna para acapararlo ni intercambiarlo y, por tanto, no es un bien económico, como, por ejemplo, el aire que respiramos.

Pero una vez resuelto el problema del doble gasto, se abrió la posibilidad de que la cantidad demandada de Bitcoin fuera mayor que la cantidad disponible y pudo pasar a ser un bien económico, que como dijimos es condición indispensable para que un bien pueda ser un medio de cambio. Ya solo queda despejar si Bitcoin es un bien económico presente o futuro.  Claramente Bitcoin es una cosa útil que existe en el presente y no es el pasivo ni la obligación de nadie, es por tanto un bien económico presente y no es una moneda fiat.

Comentarios

Manuel Polavieja

Seguí con interés aquel debate en econo-mia y tuya. Yo estoy con Rallo en que Walter y Davidson hacen una interpretación incorrecta del Teorema de Mises, y que además esa interpretación tampoco es válida como teorema.

En el ejemplo de los melocotones existe un derecho por parte del vendedor. Un derecho a ser propietario de un bien X en una semana. Si ese bien X ya existe, el derecho lo único que representa es que ese bien, en principio (pq no hay certidumbre), cambiará de propietario en una semana, pero no hay doble propiedad sobre el bien. Un bien económico futuro no es un bien presente, no se crea por tanto ningún bien presente.

Eso sí, un derecho es una cosa útil, y la definición de bien es una cosa útil. En el ejemplo de los melocotones es claro puesto que la creación de ese derecho satisface una necesidad de que se realice la transacción que vendedor y comprador necesitan llevar a cabo.

Jorge B

Manuel: Dices que "un derecho es un cosa útil, y la definición de bien es una cosa útil". No estoy de acuerdo. Para concretar cuando un objeto o actividad "alcanza" el carácter de bien, el referente más seguro son las cuatro condiciones que da Menger para ello, junto con "Whether Legal Rights and Relationships are Economic Goods ? ". En este último detallado trabajo, la conclusión de Böhm-Bawerk es que LOS DERECHOS no solo no son bienes económicos, sino que NO SON BIENES.
Te trascribo el párrafo central donde lo resume: "[...] payment claims and good-will relationships are not genuine goods, no matter how... in practical economic life rights and relationships are bought and sold, it is not, in truth, those intangibles that are meant and are valued and transferred, but that actually it is material goods and renditions of service that are so dealt in; [...]" (Böhm-Bawerk 1881: 134-138... paginación de Shorter classics of Böhm-Bawerk).
Lo que está claro es que alrededor de estos puntos es donde está la brecha que separa a quienes seguís la teoría de la liquidez, y quienes no la seguimos. Por lo menos, con tu artículo, y con la discusión subsiguiente, algunos puntos han quedado más claros (por ejemplo, que bitcoin sí que puede llegar a ser un bien económico, y que, de momento, mientras un gobierno no intente imponerlo por la fuerza, no es dinero fiat). Gracias, y enhorabuena.

Cesar

Cuando dije no querer caer en tecnicismos ajenos al tema y asi entrar en estériles esgrimas palaciegas, era precisamente para evitar esta deriva de francas contradicciónes , No abusare de la paciencia de Manuel que ya dijo que esta Carl Menger para definir la teoría del dinero. Hablar de Mises y su Teorema era para mi algo contextual con el articulo, pero irnos por la ramas tratando de aprehender lo inasible, como que un bien económico futuro es uno presente, es no ver una duplicidad paradojal de riqueza tal como Keynes y su efecto multiplicador del dinero. Es casi como defender que la reserva fraccionaria no es la causa de los ciclos sino de las tímidas fluctuaciones de Hayek . La teoría de la liquidez, defendida por A. Fekete, M. Palyi, J.I. Del Castillo o J.R. Rallo, entre otros, es la patología provocada por la moneda sin respaldo. Es el gran negocio de los políticos mediante la imprenta del banco central.
Digan lo que diga el mainstream neoclasico, hijo favorito de la corrección política , la monetizacion de deuda no solo aumenta la velocidad de circulacion del dinero sino que es lisa y llanamente creación de nuevo dinero out of thin air.
Los bancos no tienen el 100% de sus pasivos en saldos de tesorería por lo que el apalancamiento aun de un 15% es un disparate. Argumentan los politicos keynesianos que a precios constantes, aumentando la monetizacion y crculacion de efectivo podemos aumentar la producción y las lineas de producción de una economía, haciéndola más eficiente. Pero la realidad es que se esta alterando , no solo los precios relativos (favoreciendo a los oportunistas aliados del poder enriquecerse con el efecto Cantillon) alterando ademas la inversión empresarial genuina en la economía por malas inversiones. Nos debe importar la libertad en el manejo de nuestra economía evitando la legislación del rey , buscando nuevas maneras de lograr que nuestras transacciones sean inviolables a las garras confiscatorias del poder
. .. Bueno debía terminar por decirlo, perdón por el rollo.

Manuel Polavieja

Un bien económico futuro en ningún caso es un bien económico presente. ¿Para que hacer la distinción si no?

Decir que la monetización de deuda es creación de dinero, y aceptar que la moneda fiat es dinero exactamente igual que el oro ("money proper" o "money in the narrower sense") es convalidar de raiz a los cuantitativistas (Keynesianos y Monetaristas) por mucho que luego se añada "out of thin air". Por eso fracasó Mises, y por eso tenemos el sistema monetario que tenemos.

La Teoría Monetaria de Bondone es verdaderamente Cualitativista, separando siempre el dinero y el crédito de manera que nunca puedan confundirse por el hecho de que ambos puedan utilizarse como moneda.

Manuel Polavieja

Jorge, con respecto al derecho considero que es un bien en base a las 4 condiciones de Menger. Eso si, un bien futuro. Lo que escribe B.B. en "Whether Legal Rights and Relationships are Economic Goods" es un desvío de esas 4 condiciones de Menger.

Yo sigo a Menger y a Bondone, que en cuanto a la moneda son en primer lugar y ante todo "Cualitativistas". Es decir, Bondone es más restrictivo en cuanto a lo que es Dinero que los que siguen a Mises.

Los que siguen a Mises aceptan que tanto el oro, como la moneda fiat o el dinero-crédito (que término tan horrible, por cierto, es como hablar de "vacio-gaseoso") son los tres dinero en sentido estricto ("money proper" o "money in the narrower sense"), lo cual les convierte, lo quieran o no, en cuantitativistas.

Estoy totalmente de acuerdo con Bondone en que es un sinsentido cuantificar sin previamente haber cualificado. Mises no cualifica correctamente la naturaleza económica de los distintos tipos de moneda. Y no es una cuestión de matices, Mises cualifica como ¡¡bien presente!! al crédito cuando éste se utiliza como medio de cambio. Un horror. Aquí lo explico con más detalle:

https://medium.com/@manuelpolavieja/bitcoin-is-not-fiat-ii-88aae3b63b5d

Cesar

Manuel: Es estresante pero divertido la tensión que resulta de la coexistencia de diferentes estándares analíticos dentro del mismo marco lógico. Dices que la monetizacion de deuda publica no implica creación de dinero "out of thin air" (perdona mis cervantinos dichos pero es para romper el hielo) Dices que seria "convalidar de raíz a keynesianos ,,," .....pero no entiendo. Si la emisión de deuda publica respaldada por la impresión de billetes del banco central es precisamente la flauta de Hamelin detrás de la que se alinean incondicionales y felices la mayoría de los gobiernos del hermoso clima mediterráneo.
Creo comprenderás me refiero a la compra de deuda publica directa, es decir del estado al banco central. Porque la monetizacion indirecta de bancos e instituciones privadas hace imposible se meta la pata invirtiendo en gobiernos insolventes. Son los keynesianos quienes afirman que un mayor gasto publico estimula la generación privada de riqueza. "Si es necesario, tendrán que poner a los obreros a hacer agujeros en la carretera y luego a otro grupo de ellos para taparlos". (Keynes) Y este delirio de "la" celebridad del siglo XX , jamas lo hubiéramos escuchado , si los gobiernos en lugar de dinero fiat , manejasen moneda contante y sonante (con sonido de metal aurifero) . Soy un ortodoxo de la "barbara reliquia" de Keynes, por eso leo con atención tus artículos (ayer lei otro anterior) sobre la moneda electrónica . Tengo la esperanza que esta nueva competencia del papel moneda, pueda mantenerse al margen de la fiscalidad del estado. Buen domingo

Manuel Polavieja

Si, es convalidar de raiz a los keynesianos al aceptar que la deuda monetizada es dinero. Cuando es evidente que el resultado de monetizar una deuda solo puede ser otra deuda, nunca un bien presente. Lo haga el banco centra o la banca privada.

Y ese es el problema de la teoría de Mises, que acepta que la moneda resultante de la monetización de deuda tenga la misma categoría / naturaleza monetaria que el oro ("money proper" o "money in the narrower sense").

Cesar

Hay algo que no entiendo en tu negación Manuel. Si un banco central emite billetes para prestar o comprar títulos a un gobierno (monetizacion directa), las consecuencias de tal acto no son en absoluto un intrascendente e inocuo "canje de deuda por otro" La capacidad de prestar de un banco central esta limitada en teoría, tal como un banco privado, al dinero que le depositan sus acreedores. Pero un banco central que tiene la maquinita de billetes puede monetizar deuda publica en exceso y luego no poder pagar a sus acreedores . Esto poco le importa al gobierno en el actual sistema de billetes fiat porque estos son convertibles en nada. La obligación del deudor es cumplir con un patrón de papeles de colores , Asi esta "monetizacion" es pura creación de deuda por el estado, que luego nos obliga a pagar a todos mediante el impuesto encubierto de la devaluacion . Y los mayores precios de bienes y servicios emergentes de la ultima, debemos pagarlo en el miseano "money in the narrower sense" .
Un banco grande no quiebra tampoco el estado. En ambos casos siempre estamos asociados en las perdidas.

Manuel Polavieja

La clave está en cuando dices "un banco central emite billetes ***para prestar***". Ese es el gran engaño y lo que Mises no advirtió. El banco central no presta nada. El banco central no es prestamista de última instancia, sino deudor de primera instancia.

El crédito es intercambio de bienes presentes por bienes futuros. Ahí de acuerdo con Mises.

Mises admite que el BC presta, porque acepta que la moneda fiat es un bien presente. Yo lo niego. Niego que el BC entregue ningún bien presente. En la operación de monetizar un bono los únicos que entregan bienes presentes son aquellos que entregan sus mercancias o su trabajo a cambio de los billetes que le entrega el gobierno recién emitidos por el BC a cambio de bonos.

El hecho de que el BC "trocee" el bono en billetes no cambia la naturaleza de la transacción. No es distinto a que el gobierno pague directamente con bonos (que luego se obligaría a aceptar al recaudar impuestos).

Los que tienen los "papelitos" son los acreedores, y quienes los emiten son los deudores.

Jorge B

Manuel, una puntualización. Entiendo que es tremendamente injusto el comentario que has hecho de que "el teorema de regresión no aportó nada salvo confusión". Un dato previo, Mises en 1912 no utilizó la palabra teorema; sí lo hizo en 1949.
Mises fue el primero, en 1912, en considerar el dinero como algo incluido dentro del mismo análisis marginal que el resto de fenómenos económicos , y no como algo diferente y aparte. Y ya desde el inicio, en el título de ese libro "Teoría del dinero y de los Umlaufsmittel" (medios circulatorios de pago), ya "separaba" el dinero (el bien dinero) de esos MEDIOS (Mittel, que es algo diferente de "un bien"; al traducirlo al inglés, por no haber palabra, lo tradujeron como "crédito", lo que tú llamas crédito-dinero), a la vez que señalaba que por cómo venían actuando los bancos al crearlos "venían a ser considerados" y valorados por el público "como si" fueran... dinero (o sea, "como si"... fuera un bien). Y que esa era precisamente la causa de los procesos de auge y recesión, de los ciclos.
En mi opinión, lo que demanda ese trabajo de Mises es continuación, precisamente en la línea que apunta César, de señalar la esencia coactiva del fenómeno tanto del (así llamado) dinero fiat, como de los medios circulatorios de pago creados (efectivamente "de la nada") por los depositarios que practican reserva fraccionaria (privilegio monopólico), y desde esos "elementos más simples" mostrar las relaciones de causa y efecto que se producen.

Manuel Polavieja

No hay duda de que Mises intentó separarlos, ese era el objetivo primordial de TMC. Completar a Menger en la parte que no había desarrollado: el crédito. Pero lamentablemente no lo consiguió y acabó por convalidar el cuantitativismo. La expresión "como si" ya es por si misma sintomática de los problemas de su teoría, la realidad no acaba de encajar en su andamiaje teórico en el que considera que el "dinero mercancía", el "dinero-crédito" y el "dinero fiat" están en la misma categoría de "dinero en sentido estricto".

Y ojo, que pudiera llegar a conclusiones correctas (ciclos) no implica que sus fundamentos teóricos fueran correctos. Los geocentristas eran capaces de justificar el movimiento de los planetas mediante los epiciclos.

La esencia coactiva de la moneda fiat y los problemas creados desde la reserva fraccionaria se señalan con mucha mayor precisión y rotundidad desde el marco teórico que propone Bondone, desde el verdadero cualitativismo.

Jorge B

Manuel: Me llama la atención que alguien llegue ahora, UN SIGLO DESPUÉS, cambiando las palabras, a decir algo parecido a lo que ya Mises explicó en 1912, y haya alguien (y te pido perdón por la dureza de la expresión) que parece que haya descubierto que la Tierra es redonda y quitándole el mérito a las aportaciones anteriores.
Te recomiendo leer con tranquilidad "Whether legal rights...”. Ahí, como te he dicho, Böhm-Bawerk desenmascara toda una serie de PSEUDO-BIENES, incluídos los derechos considerados como “adicionales” a los bienes subyacentes a los que puedan referir. Menger en ningún momento lo discutió, y eso que Böhm-Bawerk lo publicó (como “Rechte und Verhältnisse vom Standpunkt der volkswirtschaftlichen Güterlehre”) al inicio de su carrera, en 1881.
Creo, además, que las ideas metodológicas de Menger son importantes, y que el trabajo de Bondone, sinceramente, no tiene NADA que ver (tampoco) con ello.
Por otra parte, el crédito, la promesa de pagarle los melocotones la semana que viene al tendero, tampoco "cualifican" como bien según la 4ª condición de Menger, porque el tendero no tiene "disposición" directa de nada (ni de los melocotones ni del dinero). Solo existe "una expectativa".
Y la teoría monetaria se puede explicar perfectamente sin hablar de crédito. En el IX Congreso de Economía Austriaca se presentó "un modelo" en el que están presentes todos los elementos de esos procesos y donde no aparece nada que tenga que ver con el crédito (ver las pág. 27-46 del Libro de Actas: https://www.juandemariana.org/sites/default/files/investigacion/revista-... ).

Manuel Polavieja

Creo que apelar a la autoridad de Mises o de B.B. no aporta mucho, habiendo además evidencia histórica donde Menger condenaba teorías de B.B. (si quieres te las paso).

Además, ninguna teoría es definitiva por muy nueva o antigua que sea. Y no se trata de cambiar palabras sino de taxonomías distintas. Es decir, se trata de la definición de los conceptos y la relación que existe entre ellos.

Y por ir de lleno al grano, tu afirmación de que un derecho no es un bien (cosa con la que no estoy de acuerdo), sería mucho más demoledora aun con la teoría de Mises que la propuesta de Bondone. Mises reconoce que los derechos (claims) son bienes presentes, cuando tu estás negando que si quiera sean bienes. Aquí tienes otro ejemplo más en TMC (p. 308, sección 5, capítulo 1 de la parte tercera):

"Una persona que acepta y tiene billetes no posee la garantía de ningún crédito: no cambia un bien presente por un bien futuro. El billete, convertible inmediatamente de un banco solvente, se emplea en cualquier parte como un medio fiduciario en vez del dinero en todas las transacciones comerciales, y nadie establece una distinción entre el dinero y los billetes que tiene en su poder. El billete es un bien presente igual que el dinero"

Según Mises, si el comprador de los melocotones fuera yo y le entregara al tendero una promesa firmada por mi, sería un bien futuro. Pero si el comprador fuera un banco y le entregara un medio fiduciario ni siquiera habría transacción de crédito, el medio fiduciario sería un bien presente.

Insisto, no se trata de citas aisladas. En Mises puedes identificar multitud de citas donde afirma con toda claridad que una obligación (medios fiduciarios, pasivos bancarios, moneda fiat, etc) es un bien presente.

Jorge B

Yo no apelo a la autoridad de nadie. “Ninguna teoría es definitiva por muy nueva o antigua que sea”: efectiva y obviamente. Yo lo que sí digo es que lo que enseñas de Bondone no tiene nada que ver con la tradición de la escuela austriaca, ni con el propio Menger (ni metodológicamente, ni en la definición de bien –como te he mostrado-, ni en el apoyo de Menger a Böhm-Bawerk denominando “pseudo-bienes” a los derechos o a los claims, ni…).

No hace falta que me muestres la crítica de Menger a Böhm-Bawerk (p.e. está reproducida en la última nota del link al trabajo de Bondone que aportas en tu artículo, y la nota viene desde la página 65 en que Bondone, hay que fastidiarse, achaca las crisis “a la fallas de las teorías” en vez de a las causas “coactivas” reales que las producen). Esa crítica de Menger refiere a OTRO TRABAJO bastante posterior de BB: “Teoría Positiva del Capital”. Y no tenía nada que ver con la teoría de bienes (refiere a los aspectos de la teoría del equilibrio que se le colaron a BB en la parte final del modelo económico general que presenta).

Mises señala desde el inicio, DESDE EL TÍTULO, que son “cosas” DIFERENTES: el “bien” dinero, por un lado, y los “medios”… circulatorios o fiduciarios por otro (umlaufs-mittel). Además Mises señala que precisamente porque los actores subjetivamente “vienen a considerar” y a “valorar” esos MEDIOS fiduciarios (“como si”) de manera idéntica, exactamente igual a… LOS BIENES reales “que representan” o titulizan (que son “lo subyacente”, “los bienes”, lo que en realidad los ususarios están valorando, según especificó y muy bien Böhm-Bawerk), esa es precisamente la causa de los procesos que generan todos esos problemas: ciclos de auge y recesión (… y al final guerras, como la que él estaba intentando prevenir en 1912). Y por eso es un libro escrito más apresuradamente de lo que le hubiera gustado, y por eso hay algún desliz verbal como los que tú señalas, y por eso además merece ser desarrollado, más allá incluso de lo que ya hizo Huerta de Soto).

El fragmento que señalas está al final de un largo primer párrafo de ese punto 5 que se titula “The granting of Circulation Credit”, que está dentro de la parte 3ª “Money and Banking” (cuando las partes 1ª y 2ª se han titulado “The nature of money” y “The value of money”, respectiva y significativamente). En esa parte 3ª Mises se dedica, precisamente, a “explicar” los procesos que vienen ocurriendo a partir de que la banca empezó a utilizar reserva fraccionaria, “desdiferenciando” la diferencia institucional de lo que recibe como depósito de lo que recibe como préstamo de sus clientes -como mostró y muy bien también Huerta de Soto en 1998-). Ese largo párrafo (a caballo de las páginas 304-305 en la edición del Liberty Fund) empieza: “According to the prevailing opinion, a bank which grants a loan in its own notes plays the part of a credit negotiator… ”, y sigue “It is said… It is asserted… It is thought…”. Y justo ahí… “cambia”, y existe una frase antes del fragmento tuyo: “Now this view by no means describes the essence of the matter.” Y continúa (y es donde empieza tu fragmento): “[…] A person who accepts and holds notes, GRANTS NO CREDIT; he exchanges no present good for a (“promesa de” –hubiera añadido yo-) future good. The immediately convertible note of a solvent bank is employable everywhere as a fiduciary medium instead of money in commercial transactions, and nobody draws a distinction between the money and the notes which he holds as cash. The note is (“funciona” –hubiera escrito yo- en lugar de “es”) a present good just as much as the money.”

Y el siguiente párrafo comienza: “Notes might be issued by banks in either two ways…”, y explica la diferencia entre los certificados de depósito, y lo que no lo son, pero “funcionan”…”como si” lo fueran: MEDIOS fiduciarios.

La palabra “funciona” no es que la haya añadido yo ahora, ya la tenía “añadida” en mi subrayado junto con un “NO!” señalando ese desliz de Mises (aunque sea para explicar ese proceso de transmutación, que NO ES CRÉDITO, es OTRA COSA, como repetidamente afirma y muestra Mises, empezando por ese párrafo que has trascrito tú: “A person who accepts and holds notes, GRANTS NO CREDIT”).

Dos hojas más adelante, en la página 309, Mises escribe: “It is possible that the terminology proposed is not the most suitable that could be found. This must be freely admited. But … it opens the way to a better comprehension of the nature of the phenomena under discussion than those that have been previously employed...”. Ten en cuenta que Mises está escribiendo justo cuando se está produciendo otra mutación, desde la reserva fraccional al dinero fiat (y NO cien años después de suceder... y de explicarse).

Y los proceso de causa y efecto que se desarrolla a partir de ahí, los puedes ver en el enlace que te he adjuntado, en un entorno sencillo en el que no hay crédito ni gobierno ni incluso medios fiduciarios: un orfebre en un pueblo aislado según actúe de la manera tradicional o “como los bancos actuales”.

Manuel Polavieja

Jorge, cuando Mises dice "grants no credit", lo dice porque considera que el billete es un bien presente. El poseedor de un bien presente, como puede ser el oro físico por ejemplo, no está concediendo crédito a nadie porque el oro no es la obligación de nadie.

La expresión "grants no credit" precisamente ratifica que Mises califica los medios fiduciarios como Bienes Presentes. Y justo es lo que yo rechazo, el poseedor de un medio fiduciario no posee un bien presente sino un derecho contra el emisor y por tanto es acreedor con todas y cada una de las letras.

Vuelvo a insistir en que no es una cuestión de terminología, sino de conceptos y relaciones entre los conceptos.

Jorge B

Manuel: Dices "... el poseedor de un medio fiduciario no posee un bien (presente)": O.K., totalmente de acuerdo, aunque es verdad que "funciona", está funcionando, "como si"... lo fuera. Lo que es cierto es que el empleo de medios fiduciarios (o el empleo de dinero fiat, o...) presenta una naturaleza o unas características (¡y unos efectos!, no lo olvidemos, ... aunque aparezcan retrasados en el tiempo) diferentes a los verdaderos intercambios voluntarios (en los que no están presentes esos elementos "tóxicos").
¿Cómo se caracteriza la naturaleza y la función de esos medios fiduciarios y asimilados? Ahí ya cada uno los caracteriza y sobre todo "les llama" de una manera diferente: tú que "crédito", Mises que "no es crédito", etc. Mas que cuestión de conceptos, es una cuestión de procesos, en mi opinión. Y eso ayuda mucho más a explicarlo la teoría o teorías austriacas (no entro en cuestiones epistemológicas y metodologicas, a las que apunta César más adelante con más sutilidad y educación que yo).
Y me "duele"... ver lo que entiendo es un desvío de personas valiosas, por pasar por alto tontamente referentes "claros", sólidos y contundentes, y se dejen llevar por otros que, cuanto menos, no lo son tanto. Por eso cuando estés un poco libre de trabajo, te recomiendo que busques una traducción buena de ese trabajo relativamente breve de Böhm-Bawerk y te lo leas con tranquilidad (e incluso el enlace del congreso que te he pasado).
Un saludo.

Manuel Polavieja

Estoy 100% contigo en lo de los elementos tóxicos y las consecuencias que tienen. De ahí la necesidad de identificar con total precisión y sin ambigüedades esos elementos tóxicos para que de ninguna manera se confundan con los elementos que no son tóxicos. En eso consiste el cualitativismo, en cualificar adecuadamente antes de cuantificar.

A riesgo de sonar pesado, vuelvo a insistir en que no es una cuestión de como etiquetar los conceptos sino de los conceptos en sí y las relaciones entre ellos. Esto tiene sus consecuencias. Por ejemplo, una de las consecuencias más graves en el caso de Mises es la inconsistencia de su "circulating credit" con su definición de crédito: "intercambio de bienes presentes por bienes futuros" definición con la que estoy de acuerdo y que implica si o si que la cantidad de crédito está limitada por la cantidad de bienes presentes existentes en la economía. Sin embargo a través de su concepto de "circulating credit" habilita la creación infinita de crédito, lo cual no explica la realidad porque eso es imposible. Y una teoría que no explica bien la realidad no es una buena teoría.

Si en su momento "abandoné" a Mises no fue por capricho, sino porque dejó de parecerme un referente claro, sólido y contundente. Estoy seguro de que eres consciente de lo duro y complicado que es ser austriaco dentro de un mundo académico mayoritariamente Keynesiano y Monetarista. Si los austriacos somos unos "marginados" (si me permites la expresión) imagínate lo duro que es ser marginado de entre los marginados. Abandonar a Mises no es en absoluto un camino fácil, te lo puedo asegurar. Si lo hice fue porque tenía razones de mucho peso para hacerlo.

Conozco el trabajo de B.B. que mencionas y como te comenté creo que es incompatible con Menger (aunque ya se que Menger no criticó explicitamente ese trabajo, pero que no lo hiciera tampoco implica que lo aprobara). Lo reeleré con calma como sugieres.

Tu trabajo sobre los orfebres creo que lo vi hace un tiempo en un video donde lo presentaste ¿Puede ser?. Lo leeré. Por cierto que Bondone condena la reserva fraccionaria. Por no enredar el debate no he entrado en ello, pero has atribuido varias cosas a Bondone que no son correctas (incluso opuestas), pero bueno, es normal si no conoces a fondo su trabajo.

Manuel Polavieja

Otra consecuencia totalmente relacionada con nuestro debate: Si el poseedor de un medio fiduciario es un acreedor pero se le hace creer que no lo es, se le está privando de cobrar intereses y se le está engañando forzándole a ser un acreedor contra su voluntad.

De ahí que Bondone "culpe" a las teorías vigentes. No es que el Estado decrete coactivamente que un medio fiduciario o la moneda fiat sean bienes presentes y nos haga acreedores por la fuerza, ¡¡no lo necesita!! Ya lo hace la ciencia económica por él. Solo necesita apoyarse en esas teorías económicas para ejercer su violencia y coacción de forma inadvertida y totalmente legitimada por la Academia.

Cesar

Manuel: Una frase tuya me dejo perplejo:
"...de monetizar un bono los únicos que entregan bienes presentes son aquellos que entregan sus mercancías o su trabajo a cambio de los billetes que le entrega el gobierno recién emitidos por el BC a cambio de bonos..."
Tienes razón , toda y absoluta razón, Una percepción de la realidad contable que no menciona la corriente principal monetarista ni de la teoría de la liquidez. Eel robo del gobierno termina quedandose con los bienes y horas de trabajo de los acreedores .

¿Ese es el pensamiento de Bondone? ....voy a tener que leerlo porque demostraría una realidad que solo intuimos detrás de la versión falsa (y goebbeliana) del monetarismo .

Mi GPS económico esta ...recalculando...recalculando ... buscando de nuevo el norte . Saludos

Manuel Polavieja

Exacto. Este detalle fue una de las cosas que me hizo hacer "click" de Bondone. Cuando lees a Mises tienes una sensación de satisfacción y comfort de la que es muy difícil salir, más difícil cuanto más años lleves instalado en ella. No es nada fácil salir de ahí, lo digo por propia experiencia. A mi me costó mucho, pero que mucho, llegar a hacer ese "click".

También he de decir que una vez hecho el "click" todo es mucho más fácil porque la teoría de Bondone es más simple y general, es decir, explica mejor la realidad y por tanto supera a la de Mises. Por ejemplo, todo el que tiene "papelitos" es acreedor. Todo aquel que los emite, no importa cuantos pasos intermedios, es deudor.

La naturaleza económica de los bienes presentes y bienes futuros es esencialmente distinta (si no te gusta el término "bienes futuros" cámbialo por "obligaciones" o "pasivos"):

* B. Presente (oro, plata, Bitcoin): Es por definición descentralizado. No representa nada salvo a si mismo. No tiene riesgo de contrapartida ni de crédito.

* B. Futuro (obligaciones, pasivos,etc): Es, por definición, centralizado. Representa una abstracción externa (un decreto, un derecho sobre el emisor, etc). Siempre conlleva riesgo de contrapartida y de crédito.

Manuel Polavieja

Si quieres comenzar con Bondone, te recomiendo este libro:

http://www.carlosbondone.com/pdf/Teoria_de_la_Moneda(Carlos_Bondone).pdf

Cesar

Mi dolorosa perplejidad como individualista , surge en no poder interiorizar debidamente cual institución del dinero esta en consonancia con una ética de la libertad, con una la filosofía de la libertad. Valoro a Mises por sobre Milton Fridman , pero con mas frecuencia de la que animo a confesar, debo ir a las fuentes, Karl Menger, Bawerk.. para aclarar mis ideas. Porque creo que la economía como extensión de la filosofía , solo se entiende si hacemos un estudio sincronico-diacronico de la misma. El holismo webberiano , o la amplia visión del sobrevolar cartesiano solo se logra si bebemos de otras fuentes aunque temamos desviarnos (y perdernos) en lo ecléctico o heterodoxo.
Veo que tu ya has comenzado este camino con Bondone. Sigo tus pasos .... gracias.

Páginas