Usted está aquí

Consejos para afrontar 2016

Le cuenten lo que le cuenten, que no haya un partido político, ni siquiera dos, que pueda formar gobierno es una buena noticia. Así que no se estrese y disfrute, que no durará eternamente.

Asuma que en España la gente no tiene nada de liberal. Pueden ser liberales en esto o en aquello, pero casi siempre estará supeditado a otras pasiones nada liberales: la Nación, igualdad, ¿qué hay de lo mío?, etc. Así que con el sistema actual (elecciones cada 4 años y un rango de 3 o 4 partidos con posibilidades de gobernar) no estamos tan mal como podríamos estar.

Abstenerse de votar en las elecciones, como es mi caso, es algo perfectamente legítimo. No tenemos la culpa de las consecuencias de los gobiernos elegidos por quienes sí votan (sólo faltaría), y tenemos todo el derecho del mundo a quejarnos por las acciones de dichos gobiernos ya que nos afectan directamente. Si alguien le dice lo contrario está en su derecho de mandarlo a pastar.

Una vez dicho lo anterior, si usted ha votado al PP, Ciudadanos, VOX, P-LIB, PSOE… tampoco deje que le den la tabarra. Depositar un sobre de un color u otro en una urna no afecta a lo que haces o dejas de hacer el resto de tu vida. Así que pídanle al resto que les juzguen por lo que hace y no por a quién vota cada 4 años.

Si es de los que están muy indignados porque Podemos haya alcanzado poder en ciertos ayuntamientos, por favor, consulte las hemerotecas y vea quién ha gobernado en los ayuntamientos españoles hasta el año pasado (o mejor aún, vaya a los años 90 u 80). Puede que podemos haya bajado el nivel de la política española un poco, pero la diferencia, por desgracia, no es tanta como ciertos medios quieren hacer ver.

Relacionado con lo anterior: a no ser que se gane la vida con ello (o le divierta) huya de las polémicas políticas como de la peste. Sólo conseguirá perder tiempo, amargarse y ser una molestia en cenas y reuniones con familiares y amigos. Y si tiene twitter, encima puede hacer el ridículo.

Y por si le han dicho lo contrario; no, en occidente no estamos en guerra. Si estuviéramos en guerra lo sabría porque el político de turno estaría intentando convencerle para que sujete un arma, no soltaría lágrimas por no poder quitársela.

Y por último ahorre, ahorre, ahorre e invierta, invierta, invierta. Si no sabe hacer lo segundo, ahorre, fórmese e invierta. La vida se ve de otra manera cuando tienes unos recursos detrás que te permiten ser independiente. Y esa es una de las pocas cosas que el dinero no puede comprar pero sí puede dar.