Usted está aquí

El 'problema' de las pensiones (II): El Gran Recorte

Comentábamos en el anterior artículo que el sistema público de pensiones está inherentemente quebrado. Y esto es así debido a la proporción jubilados-trabajadores (inversión de la pirámide demográfica) y a la relación pensiones-salarios. Mientras que el número de jubilados crezca con relación a los trabajadores y mientras las pensiones se revaloricen más que los salarios, el sistema será cada vez más inviable.

El exministro Luis de Guindos lo corroboró (sin darse cuenta) hace unos meses al afirmar que “siempre El Estado, con los impuestos, con el Tesoro, con todos los recursos disponibles, va a estar detrás del sistema de pensiones. Esto es lo que garantiza el futuro del sistema de pensiones”. Por lo tanto, la forma de pago de las pensiones tal y como está pensada en el defectuoso sistema de reparto (contribuciones de trabajadores actuales) ya no es suficiente y hay que recurrir a impuestos y deuda (impuestos futuros).

Pero si aspiramos a dar una visión realista y científica del asunto, deberemos ir a los datos y no a las opiniones. Y los datos hablan por sí mismos: no solamente el sistema es insostenible, sino que cada vez cobraremos menos por nuestra pensión.

En este sentido, un indicador principal que podemos analizar para ver si la pensión recibida proporciona ingresos adecuados es la Gross replacement rate at retirement o tasa de reemplazo. Esta tasa se define como la relación entre el último salario percibido en la etapa laboral y la pensión recibida.

Pues bien, la propia Comisión Europea estima que la tasa de reemplazo en España pasará de un 79% actual a 48% en 2060. Es decir, ¡un decrecimiento de más de 30 puntos porcentuales! Dicho claramente: nuestra pensión será notablemente menor en relación con el último salario percibido en etapa laboral. Se avecina el Gran Recorte de las pensiones.

Los políticos de todos los partidos suelen afirman que las futuras pensiones no están en peligro porque se pagarán. Esta afirmación sólo puede ser tachada de cínica. Es cierto que los futuros pensionistas recibirán una pensión, simplemente porque el sistema piramidal fraudulento de pensiones presenta una singularidad especial con respecto a otras estafas piramidales: no puede suspender pagos. ¿Cómo es posible que el Estado haga frente a sus obligaciones si el sistema es inviable tal y como explicamos en el anterior artículo? Muy fácil: reduciendo la cantidad a pagar, es decir, reducir la pensión percibida. Por tanto, es cierto que cobraremos pensión, pero su cantidad será muy inferior, perdiendo así nivel de vida y poder adquisitivo.

Otra muestra del recorte que se avecina son los “parches” que se han ido poniendo al sistema. El PSOE elevó la edad de jubilación hasta los 67 años y modificó el sistema de cálculo de las pensiones, y el PP ha desindexado las pensiones con respecto al IPC y va a introducir el factor de equidad intergeneracional. Todos estos “arreglos” buscan la reducción de la pensión media percibida y nos reafirman que el sistema público es inviable.

¿Qué hacer ante este Gran Recorte? El consejo sería centrarse activamente en la gestión de nuestro propio ahorro privado. Las pensiones futuras no proporcionarán un nivel de vida aceptable, con lo que debemos iniciarnos en el ahorro y la inversión de nuestra riqueza presente y futura. En otras palabras: dejar de confiar en El Estado para nuestro retiro.

Comentarios

Escorial

Las pensiones son como la feria de Valverde,el que más pone más pierde. Cuando un ejecutivo se retira,la seguridad social calcula su pensión y puede ser pongamos alrededor de 3.200 euros por 14 pagas. Es el resultado de aplicar las tablas de sus cotizaciones,sin embargo no puede percibir más de 2-580 euros/paga,ya que las reforma de las pensiones limita la máxima a cobrar. Sin duda en ese momento lamentara haber estado pagando unas cotizaciones tan altas,ya que vera que los profesionales libres han cotizado muy y poco y si ganan dinero en relación con lo pagado. Un fácil calculo de sus pagos a la Seguridad durante años le permitirá capitalizando sus ingresos disponer de dinero suficiente para adquirir una vivienda ciertamente cara ,que de ser un profesional libre si tendría,por tanto el negocio es cotizar poco y recibir un plus por tener una pensión corta-