Usted está aquí

¿Es Rand Paul realmente libertario?

Desde la retirada de la vida política de su icónico padre, Ron Paul, y más aún desde su reciente postulación como candidato republicano a las presidenciales de 2016, Rand Paul está en el punto de mira de quienes buscan en EEUU una alternativa libertaria sólida y con proyección electoral. En respuesta a la pregunta que intitula este artículo podríamos resolver que, dado que se presenta por el Partido Republicano, no sería un candidato ideológicamente libertario. Pero esto, en el fondo, no nos aclara mucho, pues al fin y al cabo, según las encuestas, un llamativo y abundante 45% de los estadounidenses que se consideran libertarios votan al Partido Republicano.

El auge del libertarismo en EEUU no es para nadie ya un secreto. En 2011, una encuesta de la CNN cifraba en un 63% a los norteamericanos que pensaban que el Gobierno hacía demasiadas cosas. Y las ideas anti-Gobierno parecen cuajar entre las nuevas generaciones; por ejemplo, un estudio de Harvard halló que la mayoría de americanos entre 18 y 29 años rechaza que el Gobierno recolecte información o datos personales, la misma generación que según otra encuesta piensa que el Gobierno es ineficiente y abusa de su poder favoreciendo un capitalismo crony o mercantilista. En verano de 2014 el New York Times presentaba, al igual que el rock en los 50, la llegada de un nuevo movimiento: el libertarismo. Hoy, puede decirse que sobre un 24% de los estadounidenses se define como libertario.

Tampoco nadie duda que Rand Paul ha logrado ser el rostro quizás más reconocible de este extenso movimiento libertario y lo ha logrado en gran parte haciéndose un ávido crítico del Gran Hermano en que parece haberse convertido el Gobierno federal. Podría de hecho decirse que Paul ha desarrollado una campaña propia en defensa de la privacidad, hasta el punto de presentar en 2014 una demanda contra Obama y miembros de la Agencia Nacional de Seguridad. Pero volvamos al principio, ¿es Rand Paul realmente libertario?

Dando por hecho el hincapié que Paul tiene en las libertades civiles en sus actos públicos, en estos temas llaman la atención algunas posturas. En este sentido, algunos acusan a Paul de “encontrar ofensivo” los matrimonios homosexuales pero hay que tener en cuenta que ésa es su creencia moral personal, no su posición política; de hecho, nadie puede negar su libertaria oposición a la DOMA de Bill Clinton que prohibía a nivel federal el matrimonio homosexual (felizmente derogada por sentencia del Supremo en 2013). Lo que quizás puede sembrar dudas sobre Paul no es tanto ciertas posturas concretas, sino sus vaivenes ideológicos. Si en 2011 introdujo una ley para reducir sustancialmente el presupuesto militar, en 2015 propone aumentar el mismo.

En un país donde es creciente le legalización de la marihuana (actualmente es totalmente legal en Alaska, Colorado y el estado de Washington, y permitido su uso médico en otros 18), Rand Paul defiende el derecho de los estados a decidir… cuando se trate de usos médicos de la marihuana. Pero no cree en la legalización de la marihuana, lo que le hace un conservador nada libertario en este tema (no puede decirse que defender reducir las penas o multas por drogas sea remotamente libertario).

Paul defiende la libertad de expresión a la par que cree que deberían ser encarcelados los asistentes a “discursos políticos radicales” (damos por hecho que sus discursos nunca serían calificados “radicales” bajo dicha hipotética ley). En cuanto a Guantánamo, su cambio de postura es innegable al pasar de defender su cierre a decir que los terroristas extranjeros no merecen el amparo legal de la Constitución. Sobre su apoyo o no a la Civil Rights Act de 1964 y su postura sobre la ayuda o no a Israel también ha virado completamente en función del momento. Hablando de política exterior, Paul en alguna ocasión ha aludido sentirse heredero de la filosofía de ‘paz a través de la fuerza’ de Reagan, un modelo de política exterior difícilmente asumible por un libertario. En cuanto a la libertad de armas, por el contario, sí hay que reconocer que es consistentemente libertario. Una consistencia pronunciada también en política económica y fiscal, así como energética y sanitaria.

El propio Paul no se encuentra del todo cómodo con la etiqueta de libertario, y le gusta añadir el adjetivo de conservador. Para algunos, como David Boaz del Cato Institute, habría que entender la estrategia electoral de Paul para abrirse un camino viable dentro del Partido Republicano y, al fin y al cabo, acabar llevando al país a la buena dirección.

Los puntos fuertes libertarios de Rand Paul son claramente la política fiscal y económica, pero muchos libertarios se decepcionan –o en el mejor de los casos no entienden- de que por ejemplo hable de la homosexualidad como una “crisis moral”, por mucho que sea una opinión personal, o que se desdiga en tantas cuestiones de libertades civiles en función de por dónde sopla el viento.

Si llegara a presidente Rand Paul, ¿avanzaría EEUU real y consistentemente hacia la libertad? En realidad no podemos saberlo, aunque suena a priori más libertario que todas las otras opciones demócratas y republicanas. Bipartidismos aparte, no hay que ser muy astuto para saber encontrar candidatos y políticos realmente libertarios: en los partidos libertarios.

Comentarios

JUAN ANTONIO

Yo personalmente pienso que sería otro Republicano Oficialista más. Sin enbargo, su padre, si pondría en práctica propuestas liberal-libertarias, por la sencilla razón de que él sí era libertario. Creo que el Partido Libertario de EE.UU es tercera fuerza, aunque con muy pocos votos todavía. Ahí está la semilla, semilla que acabará germinando, o no. Será responsabilidad de sus actuales dirigentes el seguir creciendo o desaparecer. Gary Johnson creo que consiguió buenos resultados y gobernó en Nuevo México por varios años, con éxito, lo que demuestra que en algunos lugares, con una población poco idiotizada, el libertarismo funciona. Ojalá aparezca uno así en España, buena falta nos hace.

Buenaventura

A Rand Paul y a mí nos importa un rábano si se nos considera o no libertarios. Siempre resulta sospechoso que alguien se arrogue el derecho de decidir quien es o no ario, en este caso libert-ario, o que grado de pureza aria (libert-aria) tiene. Rand Paul en todo caso tendrá en cuenta que hay más votos conservadores que libertarios y que si quiere ser presidente de los Estados Unidos debe poner el énfasis en los aspectos más importantes y dejar de lado los secundarios y banales. Las conversaciones sobre ideología de los libertarios cada vez se parecen más a los diálogos de "La vida de Brian". Por otra parte, los homosexuales tienen todos los derechos a constituir parejas, pero, por coherencia del lenguaje, no a que esas parejas se llamen matrimonios, porque el matrimonio siempre ha sido la unión de un varón y una mujer que se comprometen a cuidar de los hijos que engendren entre ambos. Si ese término conlleva ventajas económicas, se debe exclusivamente a la intromisión del poder político en la vida sexual de los ciudadanos.

Pedro Romero

Le diré que, para no importarle un rábano, da la impresión de que se pone usted como un basilisco...

Pedro Romero

Y ahora entrando más en su argumento (perdón porque se me acaba de ocurrir y antes se me pasó):
Me parece contradictorio que crea que no es importante la definición o terminología cuando se trata de precisar si alguien encaja o no con la ideología libertaria pero entienda que es importante no llamar matrimonio a la unión de parejas homosexuales.

Por otra parte, creo estar de acuerdo con usted en que, si el estado no se mete en el matrimonio, entonces el asunto se torna irrelevante. A menos que haya interpretado mal su posición.

Buenaventura

Pedro Romero ha interpretado correctamente. Si el Estado no se mete, que no debería meterse, en la unión por parejas o tríos o etc. de las personas, el asunto se torna irrelevante. Lo que pasa es que, sin menospreciar a los perros ni a los gatos, si ahora se empieza a llamar "perro " a los gatos, o "gato" a los perros, tampoco me parecerá correcto. Con respecto a Rand Paul y a los que se meten en política, creo que con una pureza ideológica todavía minoritaria no se puede conseguir el resultado perseguido. Como votante no me preocupa la pureza ideológica, sino cúal es la mejor opción para mi voto.

Joan Vallés Morales

Mira, me parece bien que uno no busque las etiquetas de los demás para saber lo que es, pero te aseguro que un liberal / libertario o lo es en todo o no lo es completamente. En cuanto al tema del matrimonio, una pareja homosexual te podría citar literalmente y decirte: "A mi marido y a mí nos importa un rábano si se nos considera o no matrimonio" ¿Qué te parece? La intromisión del Estado empieza cuando decide qué es o no matrimonio (yo ya sé lo que ha significado históricamente el matrimonio como otras tantas cosas). El Estado no está para ir diciendo qué es matrimonio y qué no lo es. Para el Estado, mientras haya de existir, tan solo deben haber individuos y respetar los contratos libres que entre ellos establezcan sin discriminar por ningún motivo (me da igual matrimonio homosexual que poligamia o contratos limitados o lo que sea). Y del consumo de drogas que te voy a contar, para un liberal no puede haber discusión en este tema. Pero en fin, si el antepone su carrera política a sus pretendidas ideas liberales creo que ni beneficiará lo uno ni lo otro. Yo fui un defensor de su padre, pero a Rand le faltan cosas por demostrar si quiere ser considerado libertario.

Buenaventura

Me parecería muy bien, pero, por las presiones que han ejercido, a muchas parejas si les importa el término.
Ron Paul no consiguió ni siquiera ser candidato a la Presidencia. Ya veremos como le va a Rand.
En el papel del Estado estamos de acuerdo.

Buenaventura

Quería decir "sí les importa". Pido disculpas por no haber puesto la tilde antes.

Hollis Copeland

El problema es que ningún candidato libertario puro tiene la más mínima posibilidad de otra cosa que no sea dividir el voto "conservador", es decir, liberal. Por otra parte la política, que es lo más parecido a la guerra -no en vano se habla de "campañas" electorales- y más en un sistema mayoritario donde todo el premio es para el ganador, exige distinguir entre táctica y estrategia y para conseguir el fin estratégico de reducir el árbol del estado a un bonsai es necesario hacer concesiones tácticas. Si tomamos por ejemplo a Reagan, liberal conservador puro, odiaba los impuestos, el gobierno federal, etc. Pero multiplicó el gasto en defensa, a costa de gigantescos déficits jamás vistos ... que acabaron con la URSS, incapaz de seguir el ritmo. Con un apoyo popular histórico, jamás repetido.

Pedro Romero

Creo que Hayek y yo discrepamos cuando equipara conservador y liberal.

Pedro Romero

Yo creo que tratar de suavizar las ideas propias para amoldarse a lo que la mayoría de la gente piensa con tal de obtener mejores resultados electorales no beneficia a los que piensan distinto de la mayoría.

Es decir, que si bien alguien puede conseguir ganar unas elecciones suavizando su discurso, no se verá legitimado para aplicar las ideas reales, sino la versión moderada de las mismas. Por tanto no cambiará mucho el panorama.

La otra opción es la populista, la que utilizan los de Podemos y compañía, que consiste en suavizar el discurso para llegar al poder y después hacer lo que les venga en gana. Esta me parece efectiva, pero moralmente reprobable.

Creo que un candidato o partido libertario lo que debe hacer es intentar convencer (o convertir) al mayor número posible de gente de forma que llegue a ganar porque representa a la mayoría, de este modo podrá aplicar las políticas liberales sin complejos.

Me parece además que en el pasado, en España, se ha intentado "suavizar" el discurso y eso no nos ha conducido a aumentar la libertad, sino a disminuirla con la complicidad de los que pretendían llevar a cabo "estrategias" o tácticas cortoplacistas que se supone conducen al objetivo final.

Conclusión: creo que no es adecuado edulcorar el mensaje ni desde un punto de vista estratégico ni desde un punto de vista moral.

Ronald

En política se tiene que ser pragmático si se quiere tocar poder, en el diseño de las campañas electorales se analizan muchos estudios sociológicos y encuestas para determinar cómo se debe orientar el discurso, aunque ello no significa que la intención sea engañar al electorado pero sí que se debe persuadir y convencer.

Sería absurdo mostrar una imagen libertaria si claramente es un movimiento que no es mayoritario todavía en EEUU, si Rand Paul es un oportunista es de pensar que orientaría su discurso a una postura quizás más neutral.

En cualquier caso tiene a favor la tradición liberal estadounidense y una mentalidad muy opuesta a la que vemos por ejemplo en España donde el estado es casi un Dios y la mayoría opina que el estado de bienestar de la socialdemocracia es el mayor logro de la historia de la humanidad. Por este motivo es que los liberales a ultranza españoles nunca llegaran a tocaran poder, la única forma de comenzar a desmontar este disparate del hiperestado y dar pasos hacia la libertad es mediante eso que se ha dado a llamar el socialiberalismo, aparte del debate ideológico en los think tank creo conveniente plantear una estrategia política real para ganar y no para ser una minoría indivisible por lo siglos de los siglos, las debilidades de la socialdemocracia se pueden usar como armas hacia el “establishment” y sobre todo aprovechar estratégicamente el narcotismo colectivista del mal llamado bienestar para iniciar el proceso de reformas que permita expulsar al socialismo por la puerta trasera por donde nos lo han colado.

Los liberales no debemos seguir siendo unos ingenuos utópicos, principalmente porque los colectivistas de todos los partidos usaran los recursos que sean necesarios para defender sus cómodas posiciones o en el peor de los casos los populistas asaltar el poder, además el de este grupo está el clientelismo que se beneficia del modelo y aquellos que no comprende la naturaleza de su servidumbre, los cuales lucharan porque el “Statu Quo” continúe, motivados por la propaganda de la izquierda y repetirán como loros toda la retórica antineoliberal perroflauta que ya conocemos.

Hooke

Muy deacuerdo con este útimo comentario. Ya basta de expender carnets de pureza. La pregunta no es si-se-es-suficientemente-libertario (según el criterio de tal o cual gurú), sino si es la opción-mas-libertaria que puede tener un impacto real para ganar un 1% de libertad.

A mí me ha llegado a decir uno de éstos que va expendiendo carnets que, para él, Churchil y Hitler eran iguales porque ambos eran estatistas y militaristas.

En fín, que a veces no me extraña que la gente nos vea a los liberales (huy, perdón libertarios, no sea que me quiten el carnet) como unos bichos raros.

Nada, a seguir manteniendo viva la llama de la pureza doctrinal.

JUAN ANTONIO

Me parece Hooke que exageras. El principal problema es el siguiente: Aquí siempre los liberales han querido ir de la mano de los conservadores, eso sin contar que hay montones de personas que se dicen liberales y no lo son en absoluto. Yo creo que durante los últimos treinta años esa politica es la principal responsable de que aquí, en España, no exista un partido Liberal serio, como lo hay en muchos otros países europeos, y con representación parlamentaria. Tenemos personajes como el Sr. Losantos, que siempre acaba apoyando partidos social-demócratas (antes era Rosa Díez y ahora es Ciudadanos), ¿acaso tengo que pensar que esa persona sea liberal? ¿no sería más lógico que defendiera formaciones liberales, que sí las hay, en vez de hacer lo que hace?. La Sra. Esperanza Aguirre es otro caso patético, se proclama liberal, pero lo único que realmente le pone es que el Sr. Rajoy la señale con su dedito mágico, para hacer la política del PP. Grandiosa liberal, sí claro. Esos son los personajes que más daño han hecho al liberalismo en éstos últimos años, ellos y otros muchos más, por supuesto, que lo único que hacen es bloquear el nacimiento de un movimiento genuinamente liberal, apoyándo siempre todo lo que huela a conservadurismo y a social-democracia. Miren: dedíquense a lo suyo, que es mezclar agua con aceite, y no fastidien más al personal con engañifas y trucos de baja estopa.

Hooke

Si, probablemente exagero.

Pero bueno, es que hay que distinguir entre el ser y el deber ser.

Y el ser de las sociedades occidentales es socialista. Cualquier paso en la dirección de la libertad es buena. Si Rand Paul lograra la nominación Republicana, pues ole sus ****. Y seguramente para lograrlo tenga que bajar el listón de su libertarianismo para no "asustar" a potenciales votantes. Pero mejor él que cualquier evangélico carca conservador. Vamos, digo yo.

La otra opción es la de la "pureza doctrinal". Quedarse en un partido libertario que no lleva un miserable senador o congresista a las cámaras, pero quedarse súper satisfechos por ser puros y castos. Y consolarse con que dentro de 100 años igual se consigue algo. Pues a mi no me vale. Yo quiero avances yá, los que sean posibles, aunque sean mínimos.

En el caso del PP de Madrid que mencionas. Que su nivel de liberalismo puede ser inferior al 10%. Pues vale. ¿Hubiese sido mejor una década de gobiernos socialistas (más socialistas) y quedarnos satisfechos porque la pureza de la doctrina liberal no se ha visto mancillada por la basura de la política cotidiana?. Pues en mi opinión no. Las bajadas de impuestos y otras mínimas concesiones (horarios comerciales) han sido positivas.

Y, vamos, que Losantos es la persona que "ha hecho mas daño al liberalismo en los últimos años" es de traca. Todos los comunicadores liberales que están rompiendo con la corrección política socialdemócrata en los medios de comunicación españoles han pasado por allí. Si él, los liberales españoles seguirían cabiendo en un taxi. ¿Que apoya partidos social-demócratas?. Pues es lo que hay en este bendito país. Pues como voy a hacer yo en las próximas elecciones votando a Ciudadanos. Que son una banda de socialistas de manual. Pero que si sirven para pasar del "socialismo de Puerto-Hurraco" o del paternalismo funcionarial pepero a una socialdemocracia europea, pues algo habremos ganado. Mejor que seguir con lo que tenemos, o que nos coloquen una dictadura bolivariana los de Podemos.

Con estos bueyes hay que arar. Con los nazis al otro lado del Canal de la Mancha no queda otro remedio que apoyar a un aristócrata liberal-conservador, patriotero y militarista como Churchill. No hay otra alternativa "mas libertaria".

El ser frente al deber ser. La **** realidad contra las torres de marfil.

Un saludo.

Buenaventura

¡Bravo Hooke! Estoy de acuerdo con lo que dice, salvo en que si yo viviera en Madrid votaría a Esperanza Aguirre y, con menos entusiasmo y confianza, a Cristina Cifuentes. La realidad no nos permite elegir entre lo bueno y lo malo, sino entre lo malo y lo peor. Y en Estados Unidos apoyaría la candidatura de Rand Paul. Luego, a esperar si surge una opción mejor. Los puristas no me generan confianza. Alan Greenspan empezó siendo muy libertario y un randiano (de Ayn Rand) de pro. Luego ya sabemos como acabó y lo que hizo en la dirección del Fed.

Buenaventura

¡Bravo Hooke! Estoy de acuerdo con lo que dice, salvo en que si yo viviera en Madrid votaría a Esperanza Aguirre y, con menos entusiasmo y confianza, a Cristina Cifuentes. La realidad no nos permite elegir entre lo bueno y lo malo, sino entre lo malo y lo peor. Y en Estados Unidos apoyaría la candidatura de Rand Paul. Luego, a esperar si surge una opción mejor. Los puristas no me generan confianza. Alan Greenspan empezó siendo muy libertario y un randiano (de Ayn Rand) de pro. Luego ya sabemos como acabó y lo que hizo en la dirección del Fed.

Manuel

Estimado Adolfo, no sé si viste los debates republicanos en 2011. A Ron Paul (al que admiro), se le preguntó varias veces si legalizaría las drogas o el matrimonio gay si fuera presidente, y su respuesta nunca fue sí o no, sino decir que le pasaría esa autoridad a los estados para que que cada uno decidiera individualmente. Ron ya ha dicho varias veces que él es él y que Rand es Rand, y no ha movilizado a sus seguidores para que apoyen a su hijo. Creo que esto es un arma de doble filo con su lado positivo, ya que Ron Paul fue vetado desde dentro del mismo partido republicano por su insistencia en destruir la reserva federal, incluyendo pucherazos electorales en Iowa, donde realmente ganó. Una cosa es bajar los impuestos y otra es tocar la reserva federal, que es la madre del cordero en todo este meollo y la élite capitalista no va a permitir que se la toquen. Rand ha aprendido esta lección, y no habla de la FED (al menos en público), y aunque no tiene ni el 1% del carisma de su padre, sí me da la impresión de que se toma la carrera más en serio, ya que nunca me quedó claro si el objetivo de Ron Paul era ser presidente o aprovechar la campaña electoral para hablar y propagar la ideología libertaria.

Fer

Hace muchos años unos jovenes libertarios fuimos a boicotear una conferencia de D.Joaquín Satrustegui. Con mucha flema nos dijo no penseis que vosotros y yo pensamos tan diferente. Se me dejais dar la conferencia os lo explico. Unos se fueron, otros quedamos intrigados y nos quedamos. Nos explicó: Al final tanto el anarquismo como el liberalismo perseguen un adelgazamiento del Estado.Que el Estado no sea algo elefantiasico como pretenden los socialdemócrata. El Estado tiene que ser como un menu de la noveu cousine francaise. Largo,para que llege a todas partes y ligero, para que sea agil. En los años jovenes no lo comprendí, pero con el tiempo sí.
Yo lo que no concibo es que lo Liberal tenga que llevar aparejado el calificativo de Conservador o Demócrata. El ser Liberal es consustancial con el hecho de ser Demócrata. La revolución francesa no fue marxista, fue Liberal. Esto hoy día la gente lo pierde de vista y no se puede perder de vista. A veces los árboles no dejan ver el bosque.
De igual manera la palabra conservador es "catradictio in terminis" con ser Liberal. Es tanto como si decimos que somos Liberales de cintura para arriba o de cintura para abajo. Si somos liberales de costumbres,pero no de cartera, o si de cartera pero no de costumbres. No cuadra.
Mis disculpas, no me quiero extender más , aunque podría.

Anónimo

Para mí, si San Gualterio Block dice que alguien es libertario, entonces es que es libertario.
Un político solo puede ser libertario dentro del armario. Es imposible ser un político que aspira a gobernar y no ser populista.