Usted está aquí

¿Está Bitcoin respaldada por trabajo?

La respuesta a esta pregunta es un contundente no. Es bastante habitual escuchar entre los defensores de Bitcoin que la prueba de trabajo realizada por los mineros (proof of work), es lo que justifica o respalda el valor de Bitcoin, lo cual es incorrecto tal y como demuestra la teoría del valor subjetivo: no importan cuáles sean los costes de un bien económico, el mercado decidirá su valor según su utilidad. Una cosa inútil no tendrá ningún valor, por muy costosa que haya sido producirla.

Expresiones como “energía acumulada”, “densidad energética” o “trabajo acumulado” no son la causa del valor (utilidad) de Bitcoin. Más bien al contrario, los costes relacionados con Bitcoin son consecuencia y no causa de su valor. Los encargados de mantener la seguridad incurrirán en costes según la utilidad que el mercado refleje en los precios, intentando siempre que su coste se mantenga por debajo del precio para así obtener un margen de beneficio.

¿Para qué sirve proof of work entonces?

Proof of work sirve para asegurar la validez de todas las transacciones. Consiste en que para poder añadir un bloque de transacciones es necesario realizar un cálculo complejo que requiere invertir tiempo y recursos, y al mismo tiempo la verificación de que ese cálculo efectivamente se ha realizado es muy sencilla y apenas implica coste alguno.

Para que el registro de transacciones de Bitcoin mantenga el alto grado de inmutabilidad que le caracteriza, no puede depender en la confianza para mantener dicha inmutabilidad. La manera en que se “subcontrata” esta seguridad es mediante una subasta pública para seleccionar al próximo encargado de añadir el siguiente bloque de transacciones, a cambio de compensarle con un ingreso en Bitcoin. La regla esencial de la subasta es que el encargado de añadir el nuevo bloque será quien primero resuelva el cálculo complejo que mencionábamos anteriormente. A los que participan en esta subasta se les conoce popularmente como mineros.

Es decir, todo el que quiera participar en la subasta deberá incurrir en costes, de forma que no es posible pujar “de farol”. La elegancia de proof of work es que se trata de una garantía o compromiso irreversible, y como tal, demuestra el máximo compromiso posible hacia la tarea de añadir transacciones válidas. Puesto que si el ganador de la subasta añadiera transacciones inválidas, el bloque se rechazará y el minero ganador de la subasta no obtendrá su recompensa en Bitcoins.

A día de hoy la tecnología que ha demostrado ser más eficaz para exigir este alto grado de compromiso es proof of work, otros mecanismos alternativos como proof of stake (prueba de participación), que consisten en aportar un depósito como garantía, no requieren invertir tiempo ni son inherentemente irrecuperables. La irrecuperabilidad tiene que implementarse de forma artificial para igualar el nivel de compromiso que proof of work ofrece de forma natural.

En cualquier caso, lo que los usuarios de Bitcoin esperan es certeza en las transacciones y que la escasez en la oferta de Bitcoin permanezca siempre según las especificaciones del sistema, sin importar cuanto cueste dicha certeza.