Usted está aquí

Foro Libertad: munición para ganar la batalla de las ideas

Creo que en todos los debates entre liberales en los que participo me hago la misma pregunta: ¿cómo puede ser que no hayamos ganado ya la guerra de las ideas? Y es evidente que no lo hemos hecho, al menos en nuestro país. No hay más que ver la actualidad política española. En el año 2014 un partido como Podemos pone encima de la mesa un programa ultraintervencionista y hay encuestas que le dan una intención de voto superior al 25%. Entre los cuatro partidos con posibilidades reales de ganar las próximas elecciones, ninguno plantea un programa realmente liberal.

No lo puedo entender. Nuestros referentes son Suiza, Hong Kong, Canadá, Australia, EEUU... Los suyos son la Cuba de los Castro, la Venezuela de Maduro, la Grecia de Syriza. En los últimos 200 años, la humanidad ha visto un crecimiento de su nivel de vida sin precedentes. A partir de 1980, todos esos beneficios se han extendido a una velocidad inusitada por todos los continentes. Nunca antes tanta gente ha salido de la pobreza. Y no es sólo una cuestión de ingresos. Podemos tomar los indicadores que queramos: esperanza de vida, años de escolarización, calorías consumidas... Todos nos dan la razón.

Pues bien, según una encuesta del Pew Research Center, el 51% de los españoles cree que el capitalismo y el libre mercado no son capaces de mejorar la vida de las personas y sólo el 45% apuestan por este modelo (por el nuestro). Somos el país de Europa en el que el sentimiento anticapitalista es más fuerte. ¡Incluso en Francia el 60% de sus ciudadanos apuesta por el libre mercado!

¿Qué hemos hecho mal? Pues entre otras cosas, nos hemos explicado de forma deficiente. Y eso cuando nos hemos explicado. Porque desde hace décadas, una de las características más molestas del liberalismo hispano ha sido su renuncia a dar la batalla de las ideas. Hemos pensado que el peso de los hechos sería suficiente. Al fin y al cabo, el Muro de Berlín cayó hace 25 años. No eran necesarias más pruebas. Su modelo había fracasado y el nuestro triunfaba. En teoría, no hacía falta mucho más.

Pues bien, sí es necesario, mucho más. Por eso nació el Instituto Juan de Mariana, para enfrentarse a los que atacan la libertad y recordar a la sociedad española que el progreso no es inevitable; que la libertad no es sólo un medio de lograr más crecimiento, sino un imperativo ético; que las sociedades libres son más ricas y también más armoniosas; que la cooperación voluntaria es superior a la coacción; y que el respeto a la voluntad de los demás y la responsabilidad sobre los actos de uno mismo son las bases sobre las que debe edificarse un futuro más próspero y feliz.

Ahora que se cumplen diez años de su nacimiento, el IJM da un paso más. Nace Foro Libertad, un espacio que cada dos semanas reunirá a expertos de todo tipo para explicar por qué tenemos razón. Serán 45 minutos de debate sosegado pero entretenido, profundo pero didáctico, interesante pero accesible. Estará abierto a su público, del que esperamos aprender cada semana. Intentaremos invitar a los mejores, a aquellos que nos puedan enseñar algo. Habrá citas de los más grandes, recomendaciones de libros, apuestas culturales, propuestas e ideas nuevas. Mucha munición para una batalla que, aunque nos parezca increíble, todavía no está ni mucho menos ganada.