Usted está aquí

Referéndum sí, pero también para Pedralbes

La reivindicación del nacionalismo catalán del derecho a decidir de los catalanes (derecho a decidir si continúan formando parte del Estado español o si se separan del mismo) es una de las cuestiones más espinosas a las que se puede enfrentar el liberalismo.

Si poco adecuado resulta posicionarse en favor de quienes enarbolan el muy antiliberal, a fuer de jacobino, concepto de soberanía nacional (solo el conjunto de los españoles puede decidir sobre una cuestión que afecta de manera tan medular a la propia configuración de España) y la también complicada, desde el punto de vista de las libertades individuales, idea del positivismo jurídico (hay unas determinadas reglas del juego, nos dicen, que deben ser cumplidas en cualquier caso —como si no pudiera haber reglas, esto es, leyes estatales, injustas—), no menos dificultoso resultaría abrazar la machacona causa de la democracia que reivindican los partidarios del derecho a decidir de Cataluña, pues la argumentación que subyace es de corte colectivista: Cataluña es una nación y los catalanes son los únicos soberanos para determinar su futuro.

Para ambas posiciones, a fin de cuentas, esta cuestión que tantas portadas genera queda reducida a un choque de naciones. Si es la nación española la que existe, corresponde decidir al conjunto de los españoles (incluyendo a los catalanes); y si lo es la catalana, solo los catalanes pueden decidir sobre Cataluña. La solución, desde esta forma de entender el mundo, pasaría por examinar profusamente siglos y siglos de historia y dictaminar cuál de las dos naciones es la real y cuál la ficticia. Un imposible que nos llevaría, como así sucede, a dictámenes historiográficos incompatibles entre sí.

Y desde el punto de vista de las soberanías nacionales, o existe la nación española (entendiendo que Cataluña es parte de España) o existe la nación catalana. Pero las dos a la vez no pueden ser.

El liberalismo, en cambio, sí ofrece una salida razonable: la soberanía reside únicamente en el individuo, que tiene derecho a asociarse y a desasociarse libremente, sin que quepan soberanías nacionales, ni españolas ni catalanas, de las que no se pueda escapar.

No obstante, y siendo realistas, no es verosímil que de la noche a mañana los individuos consigamos autodeterminarnos del Estado, ya sea español o catalán. Pero sí podríamos alcanzar un proxy en la medida en que se propiciara la mayor descentralización posible: que las decisiones políticas de carácter colectivo se adopten desde las estructuras administrativas más reducidas posibles. De esta manera, el nivel regional sería preferible al estatal, pero también el municipal sería más deseable que el de la comunidad autónoma, así como el barrio sería más ventajoso que la ciudad.

Por tanto, que los catalanes decidan... y que después permitan decidir, por ejemplo, a los residentes de Pedralbes si quieren pertenecer a la amenazante República Socialista Catalana en ciernes, símbolo de los elementos más liberticidas (no olvidemos que en las últimas elecciones los tres partidos más votados fueron Podemos, Esquerra Republicana y el Partido Socialista, el escandaloso respaldo que recibe una formación abiertamente okupa como la CUP o el no escaso número de exterroristas de extrema izquierda sin arrepentir del todo que encontramos en las filas del catalanismo) que uno pueda imaginar.

Pero no caerá esa breva: si el Principado en algún momento logra separarse del resto de España, los catalanes se verán constreñidos en una estructura nacional tan monolítica y cerrada (fascista, según la terminología al uso) como actualmente le sucede al conjunto de los españoles.

Comentarios

LUIS D.

Yo como liberal lo veo claro.

En un sistema liberal los catalanes tendrían derechos sobre sus propiedades. Si estos tuvieran todo el territorio que comprende Cataluña por ejemplo, nadie les podría negar el derecho a organizar sus propiedades como legítimamente deseen.

Ahora bien, lo que ahora mismo están haciendo es querer robarnos nuestra propiedad. Obligan a que los no quieren a organizarse con ellos.

Soy liberal pero no tonto. No quiero que otro Estado (catalán) me robe.

Son los individuos los que son libres, no las naciones/patrias/sociedades/territorios...

Manuelpm

Todo se puede andar. Pero nada fuera de la ley. Que esos señores vayan a elecciones autonómicas con un punto único en la agenda, la reforma estatutaria y la independencia y que se vote. Pero se vería que no llegan ni al tercio del censo electoral.

La ley debe prevalecer en un Estado de Derecho.

René

Hola. Yo creo que no comprenden mucho este asunto, con todo mi respeto. Hay que remitirse a la realidad, no a la voluntad. La única nación política que existe es la española, nacida en 1812. Luego se puede hablar de naciones culturales u otro tipo de naciones, que ni aun así. El Estado, garante de los derechos de los ciudadanos a lo largo del territorio al que se circunscribe, no puede dejar a cualquier grupo de ciudadanos separar parte de su territorio, por mucha voluntad que tengan. Los ciudadanos tampoco pueden decidir cualquier otra cosa que contradiga el derecho vigente en dicho territorio. Y esto es así porque el Estado tiene la fuerza y tiene la obligación a reaccionar ante estas acciones. También hay que contar con los Estados extranjeros, que no reconocerían ningún nuevo Estado, porque crearían un conflicto bélico si se les ocurriera apoyar una sedición. En fin, la única manera en el presente para conseguir una secesión del Estado, es mediante la fuerza, una guerra, hablando en plata. El motor de los procesos históricos es la lucha de Estados. Si quieres crear una sociedad política, la tienes que defender con armas. Por eso hablar de dejar decidir estos asuntos a cada pueblo o barrio de España, es hablar de nada, son palabras vacías. Aquí, la voluntad de lo que se prefiere o de lo que debe ser, se da de frente con el ser, la realidad histórica. Un saludo.

Gallego Rey

¿Puede Vd describir el territorio que ocupaba aquella España, y compararlo con el actual? De 1812 a hoy muchos chuzos de punta han mojado nuestra sequía intelectual sin llegar a producir ni un riego aprovechable. Y con esto no me posiciono ni a favor ni en contra de nada. Digo que es un asunto de solución complicada o simple: complicada si nos empeñamos en ser amos de los demás; y simple si dejásemos que fuesen las personas y no los articulados escritos en papel mojado quienes tomasen las decisiones.

René

¿Qué tiene que ver el tamaño del territorio? España se constituye como nación política en 1812 y existe un ejército que defiende la integridad del territorio, si alguien pretende descomponerlo tendrá que ir a la guerra y punto, no hay soluciones complicadas ni simples. No es porque yo quiera guerra, es porque la realidad es así, lo que opera en el presenta es lo que describo, y al que no le guste pues que siga haciéndose las pajas mentales que quiera.

Por cierto, al anónimo ignorante. Si es asqueroso ser español, márchate y hazte francés, que te pilla cerca. Pero no te quedes aquí para echar pestes indefinidamente y esperar que la solución para hacer a la sociedad española virtuosa y próspera, sea el advenimiento de un Farage. Regeneracionistas nos sobran.

René

¿Qué tiene que ver el tamaño del territorio? España se constituye como nación política en 1812 y existe un ejército que defiende la integridad del territorio, si alguien pretende descomponerlo tendrá que ir a la guerra y punto, no hay soluciones complicadas ni simples. No es porque yo quiera guerra, es porque la realidad es así, lo que opera en el presenta es lo que describo, y al que no le guste pues que siga haciéndose las pajas mentales que quiera.

Por cierto, al anónimo ignorante. Si es asqueroso ser español, márchate y hazte francés, que te pilla cerca. Pero no te quedes aquí para echar pestes indefinidamente y esperar que la solución para hacer a la sociedad española virtuosa y próspera, sea el advenimiento de un Farage. Regeneracionistas nos sobran.

anónimo ignorante

René, querido, por qué no se muda usted a Suiza, donde el impuesto de la renta es menor que aquí, donde los católicos se toman en serio su religión y su tradición, donde todo la gente está dispuesta a luchar en cualquier momento por defender lo suyo.

A que no?

Ya me lo imaginaba.

Somos muy vagos.

Han sacado a un violador de la cárcel. Ha vuelto a violar. No ha pasado nada. Los españoles siguen a lo suyo, que es dejarse pisotear. Nuestros peores enemigos son los políticos, seguidos de cerca por los periodistas. Pero no vamos a hacer nada para cambiar esta situación. Por lo tanto, es asqueroso ser español. Expulsemos a Cataluña y al País Vasco para poder prosperar.

Qué tontos somos!

anónimo ignorante

René, querido, por qué no se muda usted a Suiza, donde el impuesto de la renta es menor que aquí, donde los católicos se toman en serio su religión y su tradición, donde todo la gente está dispuesta a luchar en cualquier momento por defender lo suyo.

A que no?

Ya me lo imaginaba.

Somos muy vagos.

Han sacado a un violador de la cárcel. Ha vuelto a violar. No ha pasado nada. Los españoles siguen a lo suyo, que es dejarse pisotear. Nuestros peores enemigos son los políticos, seguidos de cerca por los periodistas. Pero no vamos a hacer nada para cambiar esta situación. Por lo tanto, es asqueroso ser español. Expulsemos a Cataluña y al País Vasco para poder prosperar.

Qué tontos somos!

querido anonimo

No te creeas todo lo que se dice. Para empezar el catolicismo es una de las religiones, pero la ortodoxa o la protestante esta al mismo nivel. Que luchan por lo que sea? no se yo.. por ejemplo tienen aprobado un sistema de cuotas para inmigrantes que en cualquier momento podrian aplicar, riete del "brexit". Son suizos pero no tontos y lo primero que miran es su bolsillo, no el suyo. hasta el año 192 una suiza si se casaba con un extranjero perdia la nacionalidad suiza, en vez de si era baron que la mujer la ganaba. Baja de paternidad tienes dos dias, ya sabes, para salir del hosptial e ir al registro, pero ojo porque si tu no eres suizo tu hijo va al registro de tu embajada, aqui eso de nacer en su territorio no otorga ningun derecho.

Saludos desde los alpes, amigo.

querido anonimo

No te creeas todo lo que se dice. Para empezar el catolicismo es una de las religiones, pero la ortodoxa o la protestante esta al mismo nivel. Que luchan por lo que sea? no se yo.. por ejemplo tienen aprobado un sistema de cuotas para inmigrantes que en cualquier momento podrian aplicar, riete del "brexit". Son suizos pero no tontos y lo primero que miran es su bolsillo, no el suyo. hasta el año 192 una suiza si se casaba con un extranjero perdia la nacionalidad suiza, en vez de si era baron que la mujer la ganaba. Baja de paternidad tienes dos dias, ya sabes, para salir del hosptial e ir al registro, pero ojo porque si tu no eres suizo tu hijo va al registro de tu embajada, aqui eso de nacer en su territorio no otorga ningun derecho.

Saludos desde los alpes, amigo.

querido anonimo

No te creeas todo lo que se dice. Para empezar el catolicismo es una de las religiones, pero la ortodoxa o la protestante esta al mismo nivel. Que luchan por lo que sea? no se yo.. por ejemplo tienen aprobado un sistema de cuotas para inmigrantes que en cualquier momento podrian aplicar, riete del "brexit". Son suizos pero no tontos y lo primero que miran es su bolsillo, no el suyo. hasta el año 192 una suiza si se casaba con un extranjero perdia la nacionalidad suiza, en vez de si era baron que la mujer la ganaba. Baja de paternidad tienes dos dias, ya sabes, para salir del hosptial e ir al registro, pero ojo porque si tu no eres suizo tu hijo va al registro de tu embajada, aqui eso de nacer en su territorio no otorga ningun derecho.

Saludos desde los alpes, amigo.

Anónimo

Teleología: si hay independencia, es posible que a los catalanes les vaya fatal y que a los españoles les vaya muy bien. No solo se librarán los españoles de la pesada carga que son los políticos catalanes, sino que el Estado Español quedará libre para liberalizar la industria y el comercio en otras partes del país. Además, el Estado Español podría llegar a acuerdos comerciales internacionales mejores que los actuales. Y si gobiernan los comunistas en Cataluña, será un desastre. La gente huirá de la nueva dictadura y tendrán que ser acogidos en otros países: España, Francia, Italia, Alemania, Inglaterra, Portugal, Austria, Suiza, etc. De forma que los catalanes de talento se verán obligados a emigrar, dejarse de tonterías, y empezar a aportar a la sociedad en lugar de quejarse todo el día.
El precio sería alto, no obstante: matanzas, robos, destrucción de bienes arquitectónicos, desastres ecológicos. No sé si merece la pena dejar que los comunistas creen una oportunidad para que los españoles se independicen de la estupidez y avaricia de los catalanes.
Desde el punto de vista deontológico, hace tiempo que dejó de importarme la unidad de España. Menuda milonga. Viendo cómo los propios españoles han maltratado a las víctimas del terrorismo, creo que España como nación está muerta. Todos los jueces, todos los periodistas, todos los diputados, todos los ministros y presidentes y los dos jefes de Estado tendrían que ponerse de rodillas y suplicar perdón públicamente al pueblo español por haberse rendido políticamente ante asesinos comunistas. Pero ni así podríamos volver a creer en España como nación.

Es demasiado asqueroso ser Español. Compartimos demasiados vínculos con gente muy perversa, y ni siquiera tenemos la opción de alejarnos de ellos. A ver quién se atreve a renunciar a la nacionalidad española, y quedar apátrida en estos tiempos. Lo único que podemos hacer es insultar a los gobernantes. Y extiendo mis imprecaciones a los mamelucos de Bruselas. Que un mal rayo les parta. Yo quiero un Nigel Farage español, que se atreva a sacar los colores a los déspotas y a los plutócratas.