Usted está aquí

Sobre la declaración de algunos representantes de Cataluña

Después de la sesión parlamentaria del diez de octubre, sin votar en una sesión plenaria oficial, y fuera del hemiciclo parlamentario, los diputados independentistas han firmado una “Declaración de los representantes de Cataluña” que más bien parece un gesto simbólico e informal sin efectos jurídicos reales.

El título parece indicar que es una declaración de todos los representantes políticos de Cataluña, cuando claramente muchos de ellos no han firmado el documento y se oponen totalmente al mismo. Quedaría más clara y honesta como “Declaración de algunos representantes de Cataluña”, o “Declaración de los representantes de parte de los catalanes”, o con más precisión “Declaración de amor de algunos representantes de Cataluña a sí mismos y a sus seguidores para no romper nuestra relación y seguir unidos en nuestro proceso independentista”. Tras la declaración queda por ver qué se responden unos a otros y a sí mismos, si siguen saliendo juntos o si lo dejan.

Comienza la declaración en plan colectivista y grandioso, dirigiéndose “al pueblo de Cataluña y a todos los pueblos del mundo”. No a los individuos, sino a los pueblos, así a bulto. A todos los pueblos del mundo, porque esto les afecta a cada uno de ellos y deben darse por enterados. No está claro si el documento lo han traducido a todos los idiomas del mundo y se lo han enviado de algún modo a todos esos pueblos del mundo, a ser posible con acuse de recibo. No mencionan a los pueblos de otros mundos del universo porque quizás resultaría demasiado ridículo.

Afirma que “la base de la constitución de la República catalana” está en “la justicia y los derechos humanos individuales y colectivos intrínsecos, fundamentos irrenunciables que dan sentido a la legitimidad histórica y la tradición jurídica e institucional de Cataluña.” O sea que las leyes e instituciones de Cataluña siempre han sido justas y han estado basadas en derechos humanos individuales y colectivos intrínsecos: lástima que no aclaren su concepción de justicia, que hay unas cuantas, y que no precisen cuáles son esos derechos humanos individuales y colectivos intrínsecos, distinguiéndolos a poder ser de los extrínsecos y aclarando qué quieren decir con eso de derechos intrínsecos (¿derecho natural, tal vez?).

Probablemente todos los firmantes estuvieron de acuerdo en mencionar la justicia, los derechos humanos y la legitimidad, ya que suenan muy bien y resultan muy populares. No sería muy inteligente presentarse como alguien injusto y contrario a los derechos individuales y colectivos.

Siguen: “La nación catalana, su lengua y su cultura tienen mil años de historia.” Mil años de historia, ni uno más ni uno menos. Nacieron en 1017, ni antes ni después. O tal vez están redondeando un poco.

Afirman que durante siglos han disfrutado de “instituciones propias que han ejercido el autogobierno con plenitud.” O sea que durante siglos han sido un ente político soberano sin nada por encima: les falta quizás precisar a qué siglos se refieren, aclarando cuáles eran sus relaciones con otros entes soberanos como reinos o imperios.

Cataluña restaura hoy su plena soberanía, perdida y largamente anhelada, tras décadas de intentar, honestamente y lealmente, la convivencia institucional con los pueblos de la península ibérica.

No aclaran cuándo y cómo perdieron esa plena soberanía, si se la robaron (hecho inmoral y responsabilidad ajena) o fue un extravío (torpeza y responsabilidad propia). Hablan de décadas sin precisar si son dos o nueve.

Se juzgan a sí mismos como honestos y leales, faltaría más, porque presentarse como deshonestos y desleales quedaría feo y no mencionar que uno es honesto y leal podría resultar sospechoso. Si uno dice que es honesto y leal tiene que ser verdad, y además quizás parezca que se está sugiriendo de forma sibilina que los demás no lo son, porque si todos fueran honestos y leales no habría problema político que no pudiera resolverse fácilmente.

Mencionan la convivencia institucional con los pueblos de la península ibérica, como queriendo involucrar a los portugueses y dejando fuera claramente a los canarios, melillenses y ceutíes, y tal vez a las Islas Baleares, que al fin y al cabo son parte de su proyecto nacionalista de los Países Catalanes.

Desde la aprobación de la Constitución española de 1978, la política catalana ha tenido un papel clave con una actitud ejemplar, leal y democrática hacia España, y con un profundo sentido de Estado.

No sólo somos importantes, sino además ejemplares, leales y democráticos, y lo decimos nosotros de nosotros mismos de forma imparcial y objetiva, sin ningún sesgo subjetivo y por si alguien no lo supiera. Nosotros no hemos tenido casos de corrupción que estamos intentado tapar, y nosotros no hemos vendido nuestros votos en el parlamento español ni hemos apoyado gobiernos a cambio de algo especial para Cataluña.

Nuestro sentido de Estado es tan profundo, tan sincero, tan real... que queremos romper este Estado. Pero solo para hacer otro Estado en el que mandemos nosotros, los firmantes de este documento: entendemos muy bien el sentido del Estado, o sea su significado, y nos gusta tener el poder y controlarlo.

El estado español ha respondido a esta lealtad con la denegación del reconocimiento de Cataluña como nación; y ha concedido una autonomía limitada, más administrativa que política y en proceso de recentralización; un tratamiento económico profundamente injusto y una discriminación lingüística y cultural.

No tenemos claro si Estado se escribe con minúscula o mayúscula, pero el español es malo y no nos da lo que queremos, que es autonomía ilimitada, faltaría más, hasta el infinito y más allá. Mencionamos la injusticia económica pero solo de pasada para que no se repita el tópico injusto de la tacañería y de “la pela es la pela” sobre los catalanes. Lo de la discriminación lingüística y cultural lo decimos por si cuela y para hacernos las víctimas, sin mencionar los problemas de escolarización y enseñanza en castellano y del castellano como lengua oficial, ni nuestra radio y televisión autonómicas como órganos de adoctrinamiento, ni ciertas sociedades cívicas enchufadas a los presupuestos públicos.

El Estatuto de Autonomía, aprobado por el Parlament y el Congreso, y refrendado por la ciudadanía catalana, debía ser el nuevo marco estable y duradero de relación bilateral entre Cataluña y España. Pero fue un acuerdo político roto por la sentencia del Tribunal Constitucional y que hace emerger nuevas reclamaciones ciudadanas.

No acabamos de entender o aceptar lo de la separación de poderes (ejecutivo, legislativo y judicial) y nos parece inadmisible que un Tribunal Constitucional pueda llevar la contraria a la voluntad popular. De hecho últimamente nos ha dado por ignorar sistemáticamente o desobedecer al Tribunal Constitucional y sus sentencias o resoluciones, y seguimos haciéndolo porque parece que no pasa nada.

Afirman que han querido celebrar un referéndum de autodeterminación y que no les han dejado, lo cual es violentar “el principio de democracia y autonomía”. Así que “la Generalitat de Cataluña ha convocado un referéndum para el ejercicio del derecho a la autodeterminación reconocido en el derecho internacional”. No precisan algo muy importante: en qué documento o doctrina el derecho internacional reconoce el derecho de autodeterminación, y sobre todo cómo debe interpretarse y en qué situaciones se aplica (colonias, guerras e invasiones, opresión de minorías) y en cuáles no.

La organización y celebración del referéndum ha comportado la suspensión del autogobierno de Cataluña y la aplicación de facto del estado de excepción.

La organización y celebración del referéndum ilegal (olvidan mencionar esto) no supusieron la suspensión del autogobierno de Cataluña: eso quizás venga después de la declaración unilateral de independencia que ahora sí pero no, que no queda claro si es oficial y lo suspendemos por si acaso.

Lo de la aplicación de facto del estado de excepción es la típica retórica victimista y catastrofista carente de rigor intelectual. Seguramente mencionan el estado de excepción porque el de alarma se les queda corto y el de sitio les parece demasiado sin que la gente esté encerrada en sus casas sin poder salir a la calle.

La brutal operación policial de carácter y estilo militar orquestada por España contra ciudadanos catalanes ha vulnerado, en muchas y repetidas ocasiones, sus libertades civiles y políticas y los principios de los Derechos Humanos, y ha contravenido los acuerdos internacionales firmados y ratificados por Estado español.

Lo de “brutal” suena fatal pero tiene gran parte de manipulación y apreciación subjetiva: obviamente a veces las fuerzas de seguridad recurren a la fuerza bruta, y entonces hay tumultos, golpes, daños, heridas, sangre, nervios, histeria, insultos, amenazas, escupitajos, pedradas. La policía y la guardia civil tal vez usan la fuerza cuando tienen una orden judicial y muchos individuos actuando de forma organizada les impiden cumplirla (posibles delitos de desobediencia y resistencia o incluso agresión a las autoridades públicas).

La calificación del estilo militar de la operación policial puede deberse a que tienen poca experiencia con las operaciones militares, que cuando son en serio hay disparos de fuego real y muchos heridos y muertos. Si no es eso tal vez se trate de una desvergonzada exageración a ver si algún pobre incauto se la cree, como lo de llamar fuerza paramilitar a la Guardia Civil.

Denuncian que “ha sido España”, pero yo les aseguro que yo no he sido, y les recuerdo que ellos forman (o formaban en ese momento) parte de España, luego quizás tengan parte de responsabilidad.

Lo de “contra ciudadanos catalanes” no menciona el importante detalle de que eran ciudadanos catalanes (y quizás no catalanes) que estaban cometiendo un delito o siendo cómplices de un delito. Y convendría precisar que solo se ha usado la fuerza contra una fracción ínfima de todos aquellos que estaban organizando el referéndum ilegal o participando en él.

No precisan qué libertades civiles y políticas y principios de derechos humanos se han vulnerado, ni qué acuerdos internacionales se han contravenido. No mencionan si han presentado denuncias por todos estos graves hechos ante las instancias internacionales correspondientes: no hacerlo sería una grave irresponsabilidad.

Miles de personas, entre las que hay cientos de cargos electos e institucionales y profesionales vinculados al sector de la comunicación, la administración y la sociedad civil, han sido investigadas, detenidas, querelladas, interrogadas y amenazadas con duras penas de prisión.

Tal vez esto no sea nada especial o llamativo si resulta que estos miles de personas estaban participando en una actividad ilegal y delictiva, además como banda organizada. El problema quizás no esté en las investigaciones, detenciones, querellas, interrogatorios y amenazas de penas de prisión, sino en lo que han hecho los investigados, detenidos, querellados, interrogados y amenazados con penas de prisión.

Las instituciones españolas, que deberían permanecer neutrales, proteger los derechos fundamentales y arbitrar ante el conflicto político, se han convertido en parte e instrumento de estos ataques y han dejado indefensa la ciudadanía de Cataluña.

Lo anterior probablemente se refiere al Rey de España sin nombrarlo explícitamente. Olvidan que el árbitro a veces señala falta con tarjeta amarilla o incluso roja y expulsión con posible suspensión de jugar unos cuantos partidos.

Lo de la indefensión de la ciudadanía de Cataluña es de nuevo victimismo desvergonzado propio de llorones que se creen valientes revolucionarios. Quizás es un menosprecio a su propia policía autonómica, impotente e incapaz o políticamente obediente en su pasividad ante flagrantes delitos según la legislación en vigor y el criterio de los jueces competentes.

Resulta interesante que mencionen la neutralidad quienes con total desfachatez son radicalmente parciales sobre el tema de la independencia, en contra de más o menos la mitad de la población de la propia Cataluña de la cual dicen ser sus únicos representantes legítimos.

A pesar de la violencia y la represión para intentar impedir la celebración de un proceso democrático y pacífico, los ciudadanos de Cataluña han votado mayoritariamente a favor de la constitución de la República catalana.

La minoría que ha votado lo ha hecho abrumadoramente a favor de la independencia, sí, aunque el censo, las urnas y el recuento no fueran muy rigurosos y los resultados no hayan sido reconocidos como válidos por la comunidad internacional y ni siquiera por sus propios observadores. El resultado tal vez se explica porque han votado casi todos los independentistas, a quienes les daba igual que el referéndum fuera ilegal, y no ha votado casi ninguno de los no independentistas, sabiendo que era un referéndum ilegal y no queriendo legitimarlo con su participación.

La constitución de la República catalana se fundamenta en la necesidad de proteger la libertad, la seguridad y la convivencia de todos los ciudadanos de Cataluña y de avanzar hacia un Estado de derecho y una democracia de más calidad, y responde al impedimento por parte del Estado español de hacer efectivo el derecho a la autodeterminación de los pueblos.

Yo como liberal no me creo nada de que pretendan proteger la libertad, especialmente la de todos los ciudadanos de Cataluña, cuando claramente solo representan más o menos a la mitad y van a tener una difícil convivencia con la otra mitad que está frontalmente en desacuerdo con ellos.

Es estupendo que quieran avanzar hacia un Estado de derecho y una democracia de más calidad: podrían empezar a dar ejemplo cumpliendo sus propias leyes, las cuales se saltan con suma facilidad cuando les conviene. Es dudoso es que consigan lo que pretenden, sobre todo conociendo las ideologías totalitarias que inspiran a muchos de ellos, especialmente en su sección antisistema de extrema izquierda populista.

Vuelven a mencionar el derecho a la autodeterminación de los pueblos, por si cuela, y obviando los derechos a la autodeterminación de los individuos. Sería interesante ver qué pasa cuando algún pueblo dentro de Cataluña (los españolistas o unionistas, el Valle de Arán) reclamara su derecho a la autodeterminación. Entonces tal vez dirían que es que no son pueblos sino provincias o individuos sueltos sin nación propia definida, y por lo tanto no tienen derecho a la autodeterminación.

El pueblo de Cataluña es amante del derecho, y el respeto a la ley es y será una de las piedras angulares de la República. El estado catalán acatará y hará cumplir legalmente todas las disposiciones que conforman esta declaración y garantiza que la seguridad jurídica y el mantenimiento de los acuerdos suscritos formará parte del espíritu fundacional de la República catalana.

Lo de ser amante del derecho suena en este caso a una aventura, un escarceo, una canita al aire en violación de la obligada fidelidad al cónyuge formal. Está bien amar el derecho, sobre todo cuando este es ético, justo, legítimo y respetuoso de la libertad individual (o sea buena ley y no mera legislación). Pero con el derecho no se trata de sentimientos sino de acciones, de obedecer las leyes y no incumplirlas como ellos mismos han hecho de forma sistemática. No se atreven a decir que la Constitución Española no es una ley legítima porque quizás entonces se abra un interesante debate jurídico y alguien podría decirles que la suya tampoco lo es.

Resulta extraño que si “el estado catalán acatará y hará cumplir legalmente todas las disposiciones que conforman esta declaración”, esta importante declaración no se firme en el parlamento ni se publique de forma oficial. Poca seriedad y rigor para algo tan crucial.

La constitución de la República es una mano tendida al diálogo. Haciendo honor a la tradición catalana del pacto, mantenemos nuestro compromiso con el acuerdo como forma de resolver los conflictos políticos.

¿Para qué queremos las leyes si todo se puede resolver hablando, negociando, pactando?

Reafirmamos nuestra fraternidad y solidaridad con el resto de pueblos del mundo y, en especial, con aquellos con los que compartimos lengua y cultura y la región euromediterránea en defensa de las libertades individuales y colectivas.

Buscamos aliados que nos reconozcan y apoyen porque no queremos estar solos. Somos amigos de todo el mundo, especialmente los que son como nosotros, hablan el mismo idioma y son nuestros vecinos: a algunos de ellos los consideramos candidatos a integrarse en los Países Catalanes; hemos empezado por Cataluña pero tenemos el ojo echado a la región euromediterránea.

Volvemos a mencionar las libertades individuales y colectivas, pero no lo decimos en serio porque no sabemos muy bien qué es eso de libertad, derecho de propiedad y principio de no agresión.

La República catalana es una oportunidad para corregir los actuales déficits democráticos y sociales y construir una sociedad más próspera, más justa, más segura, más sostenible y más solidaria.

Lo de déficit democrático y social suena a asambleas populares, socialdemocracia y redistribución coactiva de riqueza: o sea poca libertad, prosperidad, seguridad, justicia y sostenibilidad y mucha solidaridad por la fuerza.

Tras el intento de justificación de la exposición inicial, afirman que constituyen la República catalana, que quieren negociar con el estado español, y que lo ponen en conocimiento de la comunidad internacional y las autoridades de la Unión Europea. Declaran que quieren integrarse en la comunidad internacional y apelan “a los Estados y las organizaciones internacionales a reconocer la República catalana como Estado independiente y soberano.”

Constituyen la República catalana, pero ellos no son ni el parlamento ni el gobierno de dicha república: ¿esperan que les contesten otros gobiernos o parlamentos de otros Estados? No consta que hayan usado canales de comunicación oficiales establecidos, así que seguramente esperan que la Unión Europea y la comunidad internacional se enteren de todo por la prensa. Es una forma poco rigurosa de solicitar un reconocimiento que por otro lado muchos ya les han dicho que no van a conseguir.

Terminan haciendo “un llamamiento a todos y cada uno de los ciudadanos de la República catalana a hacernos dignos de la libertad que nos hemos dado y construir un Estado que traduzca en acción y conducta las inspiraciones colectivas.” Se han dado a sí mismos libertad: también a la mitad que libremente preferiría no participar en su en realidad poco digno proyecto colectivo.

Se despiden como “los legítimos representantes del pueblo de Cataluña”. Los únicos que son legítimos: porque lo dicen ellos, faltaría más, no hay otros. Y los de todo el pueblo de Cataluña: de todos y cada uno de sus ciudadanos, incluso de los que no los aceptan como tales.

Desde el punto de vista liberal la secesión política y la autodeterminación (tanto individual como colectiva) son ideas interesantes y éticamente legítimas (aunque con muchos matices y problemas que deben ser estudiados en detalle y con cuidado) como mecanismos para limitar los abusos de los Estados, incluso aunque estos sean democracias constitucionales. Los nacionalismos pueden en principio ser liberales y no son necesariamente totalitarios, ni racistas, ni supremacistas, ni la fuente de todos los males del mundo moderno.

Pero este proceso independentista catalán en concreto, representado por este documento, estos argumentos, estas ideas y estos líderes políticos, es una chapuza tramposa con escasa relación con la libertad individual, el derecho de propiedad privada, el principio de no agresión y el cumplimiento de los contratos voluntariamente pactados.

Lo cual no significa que los unionistas o los nacionalistas españoles sean grandes defensores de la libertad...

 

Comentarios

FERNANDO G.

Hola Paco: no puedes imaginar lo que se agradece que un liberal escriba este comentario, especialmente cuando uno vive fuera de España y tiene que aguantar argumentos antiliberales simplemente porque los que deberían hacerlo, no son capaces de articular algo remotamente semejante. Yo me pregunto: ¿para qué le pagamos el sueldo, yo también, a un Ministro de Exteriores?
Al final, tenemos que ser los españoles que andamos por el mundo los que tenemos que explicar que ESTE proceso de independencia es ilegal, amén de ser una chapuza más grande que la Sagrada Familia, que por cierto, parece que es lo único que algunos norteamericanos conocen de España.
Y vuelta la burra al trigo en el Mises: https://mises.org/blog/mises-rothbard-and-catalonia (y mira que me merece respeto intelectual David Gordon, pero es que no han entendido nada de nada...)
Lo dicho, enorme.
Un saludo useño y liberal,
Fernando

Francisco Capella

Gracias, Fernando. A ver si puedo escribir algo más acerca de los fallos de este independentismo, mencionando también alguna razón que puedan tener, y de cómo justificar bien el nacionalismo liberal y el secesionismo.
Saludos
Paco

FERNANDO G.

Absolutamente necesario, por favor: algunos ya nos hemos ganado bastantes enemigos por denunciar que lo que está pasando no tiene nada de liberal.
Y a ver si conseguimos que nadie vuelva a citar a Mises y a Rothbard como argumentos de autoridad para justificar lo injustificable...

Hay que desolvidar

La autoridad no es de Mises, sino de la verdad. Mises decía la verdad: es mejor permitir la separación política pacífica. Mises solamente es el mensajero de este pequeño fragmento de la verdad. La verdad, recordemos, es aquello cuya negación es una falsedad.

Es mucho mejor no romper lunas de comercios que romperlas. Es mucho mejor no lanzar bombas que lanzarlas. Es mucho mejor no enviar a los antidisturbios ahí donde no hay disturbios que enviarlos y que terminen generando disturbios. ¿O acaso algún liberal piensa que es mejor romper lunas, lanzar bombas o enviar policía donde no hace falta? Pido razones, datos, evidencias que demuestren que es falsa la proposición que afirma que es mejor no destruir el capital. Y recordemos que el capital más importante es el ser humano, todos y cada uno de ellos. No hay que corromperlos ni engañarlos ni robarlos ni matarlos. ¿Alguien opina que es bueno hacer lo contrario de esto? ¡Razones, datos, evidencias!

La secesión sirve para destruir menos capital que el que se destruye de otras maneras. ¿Es esto también falso?

Será que no soy liberal. Tantos años engañándome a mí mismo. ¡Qué vergüenza!

Ahora que los liberales españoles empiezan a converger con el liberalismo americano del violador Bill Clinton y sus cuates neoconservadores, creo que es hora de que la gente de bien nos declaremos opuestos al liberalismo.

Anónimo

"Por desgracia, los nacionalistas aproximan a la historia con otro talante. Para ellos el pasado nos una fuente de información de instrucción, sino un arsenal de armas para llevar a cabo una guerra. Buscan hechos que puedan usarse como pretextos de excusas para su tendencia a la agresión y la opresión. Si los documentos disponibles no proporcionan dichos hechos, no les asusta distorsionar la verdad y falsificar documentos. —Mises, Gobierno omnipotente". - Mises
¡Como se ajusta esta sabia y valiente reflexion a la violencia institucional ejercida contra ciudadanos que pretenden ejercer derechos naturales elementales ! ¡Que infamia al individuo que defiende la libertad!
Por desgracia a las masas adoctrinadas voluntariamente, (desde este articulista hacia abajo) dada la despersonalizacion que pàdecen por sus clasicas personalidades vacuas y pusilanimes, olvidadas de la historia, les es mas facil atarse al carro de la "legitimidad" del eterno monopolio de la violencia , legitimado por una "constitucion" sui generis de la oligarquia gobernante.
Patetico futuro de la libertad aplaudido por este nazionalismo legitimado por el "derecho de mayorias" en realidad arreada docilmente como ovejas por el establishment .

Vivan las caenas!

Anónimo

No insultes. Está mal y además predispone a la gente en tu contra.

Anónimo

Qué frivolidad la tuya: cómo se nota que no vives en Cataluña y no sabes quién genera disturbios ni quién rompe las lunas de los comercios... Por eso mismo, porque no vives en Barcelona, déjame decirte que bombas no hemos visto todavía por la Diagonal, en caso de que hayas tragado alguna trola de la CNN o de Nació Digital.
No sé si eres liberal, pero desde luego no tienes ni idea de que la gente que no es independentista no puede ni opinar al respecto: dentro de poco, no podrán ni salir a la calle.
Y en cuanto a la destrucción de capital, pregunta a gerentes y trabajadores de las empresas que se han ido, a ver si te enteras de algo.
"Hay que desolvidar": cobardía en estado puro.

Anónimo

Lo que esta mal es faltar a la verdad por necedad o ignorancia. La perversa e inmoral historia del esado-nacion es siempre antipatica al servil e incondicional pusilanieme

Anónimo

Lo que esta mal es faltar a la verdad por necedad o ignorancia. La perversa e inmoral historia del esado-nacion ha sido desde siempre antipatica al servil e incondicional pusilanieme ciudadano respetuoso del poder .

Hay que desolvidar

Los políticos corrompen a la gente porque esta quiere ser corrompida. Rent-seeking lo llaman algunos economistas. A cambio de la seguridad de mantener el poder, la gente recibe protección para sus negocios, sus profesiones, sus inversiones, su estatus social. El resultado es la corrupción total de la sociedad y grandes pérdidas. En las revueltas callejeras a veces los golfos rompen lunas. No las romperían si la sociedad no se hubiera corrompido con la política. En las guerras se lanzan bombas, que matan a gente inocente, por mucho que queramos ignorarlo. No morirían si la sociedad no se hubiera corrompido con la política. Cuando hay leyes injustas la gente protesta y estúpidamente se envía a policías a golpear a ciudadanos que protestan civilmente. Esto es una gran injusticia que no tendría lugar si la sociedad no se hubiera corromipido con la política. Escribo esto desde una perspectiva histórica. Lo que llevamos entre manos estos días es un nuevo pasaje de la misma historia de siempre: la gente crea monstruos políticos que acaban devorándola. Leviatán y Behemoth. https://en.wikipedia.org/wiki/William_Blake%27s_Illustrations_of_the_Boo...

No se puede vencer al totalitarismo con totalitarismo. No se puede vencer al socialismo con socialismo. No se puede vencer a la corrupción con corrupción. No se puede vencer a la injusticia con injusticia. No se puede vencer a la mentira con mentira. La verdad es que la secesión pacífica es mejor para todos, y es preferible a vivir eternamente con esta corrupción. Incluso si hay una dictadura comunista sanguinaria en Cataluña, todavía sería preferible (aunque no bueno) permitir esa destrucción que permitir la destrucción de toda la sociedad española. Es posible recuperarse de un desastre comunista, pero no es posible recuperarse de una constante fiebre política nacionalista. Si mantenemos con vida el nacionalismo estamos condenándonos a repetir este esperpento indefinidamente, y quizás un día empiece a correr la sangre. Otra vez.

Veamos el caso de la guerra civil americana. Unos, la mayoría, dicen que se hizo para acabar con la esclavitud. Otros, la minoría, dicen que tuvo poco o nada que ver con la esclavitud. Da igual. Observemos toda la destrucción que produjo, la material y la moral. Pensemos en todos los muertos, incluyendo los civiles. ¿Cuánto cuesta una vida humana? No lo sé, pero el economista Bryan Caplan tiene algo que decir sobre eso. Pero pensemos en el sufrimiento de los amputados, en una época sin anestesia ni analgésicos. ¿Cuánto cuesta una muerte humana, la supervivencia deformada y dolorosa como paria, el daño moral del derrotado, incluyendo a los soldados derrotados del bando vencedor? No lo sé, pero suena caro. Hagamos un cálculo del coste y comparémoslo con el coste que habría supuesto comprar legalmente a todos los esclavos para luego emanciparlos, prohibir por ley la compra de nuevos esclavos, y luego expulsar de la Unión a los racistas del Sur. ¿No debería indicar claramente el resultado que habría sido mucho mejor para todos evitar la guerra? También podríamos recordar la guerra Hispano-Americana de finales del XIX. Cuánta gente murió en vano para favorecer intereses empresariales disfrazados de maldita política. Podríamos recordar también la absurda guerra de Marruecos, las aventuras de Mussolini en África y al ignomioso imperio británico masacrando a gente desarmada en sus colonias. Todas esas cosas se podrían haber evitado.

¿Qué cosas dirá la gente en el futuro que podríamos haber evitado en estos años? ¿Soy el único aquí que piensa en el futuro más que en el pasado?

Ayer murió un piloto en un accidente. ¿Cuánto costaba el avión estrellado? ¿No es evidente que la vida de ese hombre es mucho más valiosa que el avión? ¿Por qué nos negamos a reconocer la realidad de que la vida humana es mucho más valiosa que nuestros ideales políticos? La vida humana de las víctimas del terrorismo de ETA y de todos los demás terrorismos, inclusive los organizados por espías de loscuerposyfuerzasdeseguridaddelosestados, es mucho más valiosa que cualquier milonga histórica. Está en nuestras manos evitar más desastres.

Juncker ha dicho que una Unión Europea con noventa miembros (por las presumbiles secesiones) sería ingobernable. ¡Exacto! ¡Esa es la idea! ¡Que los políticos duerman, aburridos por no poder hacer nada, y dejen a la gente prosperar!

Lamento los crímenes que sufren los catalanes. Llevan mucho tiempo padeciendo. Pero la solución no es más política sino menos política. Tienen que rebelarse contra toda la política y los políticos. También fuera de Cataluña la gente debe rebelarse contra los políticos. Igualmente que se van las empresas, también los catalanes deberían dejar Cataluña y los españoles deberíamos acogerlos rápidamente y con amor. Para lo cual hay que eliminar las nada amorosas regulaciones hosteleras y de alquiler y compraventa de viviendas que rigen en muchas ciudades españolas. Algún día tendremos que aprender a dejar de darnos cabezazos contra las paredes. Basta de conspirar contra nosotros: empecemos a conspirar contra los políticos.

Anónimo

Hay que desolvidar.
Excelente vuestro relato, realmente el de un verdadero liberal y en plena coincidencia con los mentores de la libertad como Hoppe , H de Soto, Rothbard, que aqui hasta han llegado a ponerese en duda, por algunos que tienen la desfachatez de autodenominarse liberales y solo son el eco servil y timoratos de la propaganda del estado grande, despilfarrador y liberticida
Realmente algunos comentarios dan verguenza ajena, auque se debe reconocer que el articulista los cataliza con vulgares sofismas de la propaganda politica oficial. Quasi axiomas del pensamiento unico derramados a raudales por su pluma ligera.

berdonio

Desolvidado:

¿Qué tal si empezamos a conspirar contra los políticos del separatismo fascistoide que se enseñorea en Cataluña, los más totalitarios y liberticidas sin lugar a dudas? Es usted un manipulador desvergonzado y un cínico que condena sólo la política que le interesa (o sea, al político rival) para acabar preconizando la rendición preventiva con amor. Váyase al cuerno, su comentario es miserable

“La verdad es que la secesión pacífica es mejor para todos, y es preferible a vivir eternamente con esta corrupción. Incluso si hay una dictadura comunista sanguinaria en Cataluña” Aquí desvela claramente su calaña y absoluto desprecio hacia el individuo aprobando el robo y la opresión -incluso del comunismo más sanguinario- en beneficio de los proyectos políticos que le gustan. Sacrificar al individuo concreto en aras de su liberación –justificar los medios por el gran fin- constituye la esencia del socialismo más criminal, así que no se atreva a autodenominarse liberal.

También se le ve el colmillo bajo esa ridícula piel de corderillo cuando asegura que “se envía a policías a golpear a ciudadanos que protestan civilmente”. Olvida usted interesadamente que esos “pacíficos” ciudadanos se adueñan de las calles en una orquestada demostración de fuerza dirigida a imponer una dictadura aterrorizando a los disidentes e impidiendo las resoluciones judiciales. Confunde usted con el mayor descaro un muy democrático desfile antorchado de las SA hitlerianas con una protesta civil y pretende llevar razón. Váyase al infierno.

JFM

Y se ha dejado en el tintero la organizacion material del referendum; sin debates, sin espacio dado a la oposicion, con uso de ingentes de dinero publico a favor de la propaganda dei Si, sin control de identidad, sin aisladores, sin urnas transparentes y sin transparencia en el recuento. Vamos que fue un bananarendum en toda regla o si lo prefiere igualito, igualito al referndum franquista de 1964

Anónimo

Anónimo

<3

Anónimo

<3

Joshua Tree

Ludwig von Mises diría a Capella: No importa que los secesionistas sean antiliberales, lo importante es impedir las guerras y las matanzas.

Ha escrito un artículo bueno Capella. Pero sigo prefiriendo a Mises y a otros judíos pensantes, porque saben bien lo bueno que es evitar matanzas y guerras. Es su idea fija. A menudo se nos olvida esta idea, quizás por la herencia germánica, que es propensa a preferir el honor de la muerte al honor de la vida laboriosa. Deberíamos tener siempre presente que salvar la vida es mucho más importante que salvar la libertad y la propiedad, esto es, la vida es más importante que la ley. Si salvas la vida y te vas pobre a otro país, puedes recuperarte y puedes ayudar a otros a salir adelante. Si estás muerto no puedes ayudarte a ti mismo ni ayudar a nadie más. Es bueno que Europa acabe dividida en 25.000 paisitos si con eso logramos salvar la vida.

Nada de muertes tempestivas, mejor vivir con fe en la libertad.

Aquí cabe recomendar la lectura del libro de Job. Una historia que ha fascinado durante siglos a muchas personas de potente lóbulo frontal. ¿Hay que seguir la razón que aconseja rendirse, que es renunciar a los principios, o bien seguir la razón que aconseja continuar, que es mantenerse firme en los principios?

No ha pasado nada irreparable y no va a pasar nada irreparable si elegimos sabiamente. Rajoy es un héroe hasta el momento presente. A este paso va a entrar en el santoral taoísta. Bien por él. Ahora toca aprovechar esta oportunidad de oro para ir deshaciendo las fechorías de los políticos y resarciendo a sus víctimas. Basta ya de que unos usen a la gente como escudos humanos y otros la usen como armas arrojadizas. Hay que prepararlo todo para que esto no se vuelva a repetir, introduciendo en España el pleno reconocimiento al derecho de secesión, y para ello quizás haya que reclasificar a España como una Monarquía Confederal, una Suiza con Rey. Este derecho de secesión debe ser vírico: debe contagiarse a todas las subunidades políticas, no solo a las comunidades autónomas. Este derecho de secesión debe llegar al individuo. Debe haber apátridas en España que vean defendidos sus derechos humanos a pesar de haber renunciado a sus derechos positivos nacionales. Los policías deben tener normas mucho más claras, especialmente los policías autonómicos. La gente debe entender que los moratones son una condecoración a la desobediencia civil y que deben llevarlos con honor. No cabe quejarse un día y enorgullecerse al siguiente. Los plebiscitos deben realizarse correctamente, sin asaltar la información personal, y todos debemos recordar que amenazar a la gente de cualquier forma para coaccionar su voto es un gravísimo crimen, mayor que el regicidio, que debería estar claramente definido.

berdonio

Lo importante es no transigir jamás ante el mal, tu ne cede malis, y si para ello hay que ir a la guerra se va. Ese pacifismo de cobardía y rendición que fomentas me causa arcadas.

La autodeterminación individual nunca se alcanzará apoyando al fascismo con la estúpida esperanza de que dividiendo el mundo en pequeños sultanatos de Brunei anexionistas vamos a ser más libres. Pero aunque así fuera, aunque sin reivindicar explícitamente la soberanía individual y condenar cualquier totalitarismo hubiera manera, contra toda lógica, de que un victorioso neofascismo en ciernes renunciara por arte de birlibirloque a la mendacidad y falta de escrúpulos para aplastar al individuo que le caracteriza, los caminos manchados de sangre inocente nunca pueden interesar a un verdadero libertario: si para ser libres necesitáramos que triunfe el socialismo, ¿para qué lo querríamos? Si para que no haya socialismo mañana necesitamos que lo haya hoy ¿qué interés futuro habría en renunciar a algo que tan buenos resultados proporciona ahora? Pero tú no sabes/no contestas.

Nada más idiota, mezquino y repugnante que un dizque liberal silbando y mirando para otro lado mientras el fascismo se lleva a un compatriota; calculando beneficios a costa del sacrificio del prójimo. ¿Pero qué beneficios puede dar, mentecato, una credibilidad arruinada por complicidad criminal? ¿Quién va a confiar en los principios liberales cuando los que dicen defenderlos se alían de facto con lo peor? Resulta obvio que la mera disgregación del poder coactivo sin una explícita crítica radical del mismo conduce a la feudalización, es decir, a la inestabilidad, el caos y el enfrentamiento, no a la libertad; el revulsivo ideal para una reacción centralista que ponga un poco de orden y garantice alguna seguridad jurídica, como cuando se crearon los Estados modernos para alivio de siervos feudales.

Manuel Pulido Mendoza

Gracias Don Francisco. Solo paso saludando y suscribiendo él artículo que efusivamente aplaudo. Es un error de bulto apoyar una secesión de la peor laya de colectivistas por no sé qué derechos interpretados en Mises, Rothbard y Hoppe. Ni siquiera reconocen la secesión de los municipios catalanes de la supuesta futura República. Consejos vendo que para mí no tengo.

REYES

Totalmente de acuerdo, como liberal, y simplemente como persona con dos neuronas todavía en mi cabeza. Hasta un ciego es capaz de ver que este movimiento secesionista tiene un fuerte componente xenófobo, anti-democrático, expansionista (ellos mismos hablan de países catalanes, seguramente porque piensan en la anexión de otros territorios), y está siendo absorbido casi totalmente por una organización comunista, claramente estalinista. De manera que bromas, las justas. Por supuesto, no toda la culpa es suya, tanto la izquierda de este país, como la llamada derecha, los han financiado, cebado, mimado y consentido desde hace treinta y cinco años, con los resultados que vemos ahora. ¿Diálogo?, ¿acaso se dialogó con Tejero o Milans del Bosch?, creo que no.

Discrepante

Falso lo siguiente: «Los nacionalismos pueden en principio ser liberales»
Opino que lo está confundiendo con el patriotismo. El nacionalismo es aquella ideología que considera beneficioso para su sociedad o su patria el utilizar los medios coercitivos del estado para guiarla cultura o económicamente; el nacionalismo es intrínsecamente intervencionista .
El patriota puede ser liberal (o no, pues puede ser nacionalista); el patriota desea lo mejor para su patria y puede considerar como mejor el liberalismo.

Anónimo

Hola. No sé si conoce usted un ensayo de Huerta de Soto sobre la "Teoría del Nacionalismo Liberal". Es una gran lectura.

http://www.jesushuertadesoto.com/articles/articles-in-spanish/teoria-nac...

A estas alturas, este ensayo del año 1994 es ya un testimonio histórico (uno más de los miles que existen) del hecho de que estos problemas son muy antiguos y que nadie ha hecho nada por corregirlos. Ahora los españoles se muestran humillados y ofendidos y sacan una inopinada vena patriótica después de haber ignorado este desastre durante décadas. ¡Conmigo no cuela!

Los ciudadanos españoles, pueblo soberano, eligieron ser esclavos de los políticos. Ahora llega la hora de pagar la factura. El llanto y el crujir de dientes. Todo ocurre por preferir la mentira a la verdad. Hay que aprender a discernir y hay que desarrollar el valor de elegir siempre la verdad.

Aquí una nota del artículo de JHS:
"(14) “A nation that believes in itself and its future, a nation that means to stress the sure feeling that its members are bound to one another not merely by accident of birth but also by the common possession of a culture that is valuable above all to each of them, would necessarily be able to remain unperturbed when it saw individual persons shift to other nations. A people conscious of its own worth would refrain from forcibly retaining those who wanted to move away and from forcibly incorporating into the national community those who were not joining it of their own free will. To let the attractive force of its own culture prove itself in free competition with other peoples – that alone is worthy of a proud nation, that alone would be true national and cultural policy. The means of power and of political rule were in no way necessary for that.” Ludwig von Mises, Nation, State and Economy, ob. cit., p. 76. Pocas veces se han escrito unas palabras de mayor contenido, valentía y exactitud que éstas de Ludwig von Mises en relación con el concepto y el ideal del nacionalismo liberal."

berdonio

Tienes toda la razón, discrepante, aunque llamen a mamá los zoquetes que no saben pensar por sí mismos ni articular un pobre argumento

berdonio

La teoría nacionalista de JHS (no confundir con Nuestro Señor Jesucristo) es de sobra conocida por los anarcoliberales, de modo que no constituye argumento novedoso en el que no hayamos reparado. La considero bastante desafortunada, pero sólo por emplear una terminología ambigua proclive al equívoco y mala interpretación de tanto simple que anda suelto. A mi juicio, resulta claro que JHS pretendía confirmar que el patriotismo -así como cualquier otra solidaridad- y el sentimiento nacional son algo bueno y positivo que lejos de estar reñidos con la libertad la implican (nada más absurdo que el patriotismo y fraternidad forzados de nacionalistas y socialistas). Un liberal no es un renegado y desertor egoísta incapaz de preocuparse e incluso abnegarse por algo distinto de él, como difunde la propaganda liberticida, sino un defensor a ultranza de las instituciones sociales espontáneas y evolutivas, entre las que destaca la nación histórica -como la española-, concepto precisamente opuesto a la nación artificial y política impuesta desde arriba mediante violencia -como pretende el nacionalismo- para justificar un nuevo Estado, según inaceptable sofisma, pues no se puede admitir “el principio de que a cada nación deba corresponder un Estado político con unas fronteras fijas y determinadas”. En realidad, lo que no se puede admitir es ningún Estado, por muy de nuevo cuño que sea.

Y es ahí donde falla la teoría del nacionalismo liberal de JHS: de pronto pasa a confundir nación con Estado –tras dejar bien claro que son categorías que nada tienen que ver- y habla de los principios esenciales que han de regir la relación armoniosa entre las naciones, dice, cuando no puede sino referirse a Estados. Es decir, la de Huerta sería una teoría del estatismo liberal, toda una contradicción en los términos habida cuenta de que no es un minarquista, basada en el principio de autodeterminación de cada grupo nacional -¿por qué no grupos de otra naturaleza o simples individuos?- o capacidad de elección del amo estatal al que deben someterse. Curioso principio de autodeterminación ése sólo al alcance de ciertos grupos dinámicos “…en constante competencia, cambio, evolución y solapamiento” que obliga, además, a encuadrarse en un Estado. Cierto que luego matiza que son perfectamente válidas las decisiones de tipo implícito o consuetudinario, como la que han manifestado los catalanes a lo largo de los siglos de querer pertenecer a España, que no puede ser revocada por un referéndum ad hoc (ojito, manipuladores nacionalistas, que sólo leéis lo que os interesa) y que el principio de autodeterminación hay que aplicarlo con carácter general a cualquier grupo minoritario que decida desasociarse, pero entonces ¿no hubiera sido más honesto hablar simplemente de una suerte de extraño colectivismo liberal en vez de nacionalismo?

La teoría me parece bastante floja e inconsistente pues deja abiertas cuestiones como, por ejemplo, si un trío o una pareja pueden llegar a constituir un respetable grupo nacional y según qué criterios operativos; y, sobre todo, en qué mejora al minarquismo clásico. A ver, para ese viaje no necesitamos alforjas. Si por corrección política no nos atrevemos a reivindicar la soberanía individual, no necesitamos confundirnos con absurdas teorías de presunto nacionalismo (estatismo) liberal cuando ya tenemos el minarquismo de toda la vida en el que la libertad de comercio y de emigración –los otros requisitos independientes de la TNL- van de suyo.

Siendo muy cierto que, por ejemplo, en la Unión Europea el sentimiento nacional (no confundirlo con el nacionalismo, perverso por definición) actúa de hecho como muy positiva barrera de contención del socialismo intervencionista, también lo es que para ello no se ha tenido que pagar ningún previo peaje en materia de derechos individuales ni traicionar ningún principio básico. Bien al contrario, percatémonos que para alcanzar tan satisfactorio estado de competencia y “voto con los píes” HEMOS TENIDO QUE UNIRNOS, NO DE DESUNIRNOS. La unificación de moneda y legislación ha permitido el espontáneo contagio de las medidas liberalizadoras y una sinergia y fructífera globalización impensable en la Europa de antaño. La libertad de emigración e inmigración deviene consustancial al territorio compartido y no una graciosa y coyuntural concesión de autoridades políticas independientes. La libertad de comercio surge como corolario de la ausencia de fronteras, pero hay que pactarla cuando se crean. El nacionalismo y la desunión no reportan la menor ventaja económica o social; las logran la libre competencia y la inmunidad contra el colectivismo, las mayorías democráticas y la redistribución, que jamás se consiguen de rebote sino yendo directamente a por ellas sin subterfugios y con claridad de ideas.

En definitiva, no puede caber ni la menor duda de que JHS condena bien explícitamente el nacionalismo socialista -todo un pleonasmo- del gobierno de la Generalidad de Cataluña. De manera que tratar de instrumentalizarlo, tergiversando con descaro su discurso meramente euroescéptico, supone una desvergüenza insólita

El poder político debe ser disminuido, no disgregado. Quienes jalean lo segundo –insinuando una falsa relación con lo primero cuando resulta a todas luces por completo independiente- distraen nuestra atención del verdadero objetivo y por ello son necios o enemigos de la libertad.

Satur

Estupendo análisis sobre una declaración basada en argumentos imaginativos y exageraciones preparadas para buscar un seguimiento de las masas conducidas a su ruina. Pero en la declaración falta un argumento económico repetido hasta la saciedad por su TV3 hasta hace muy poco tiempo como es la búsqueda de la macro prosperidad. Cataluña sin España incrementara el bienestar acercándose a los países ricos de Europa con mejores pensiones,salarios mínimos y llegada de inversores,etc

Cesar

Asi es Satur , Yo no hubese podido decirlo mejor . Parece mentira la ceguera ante los derechos individuales de muchos aqui. Solo lanzan una chorrera discursiva intrascendente, sin fundamentos historicos o respaldados en aquellos gigantes de Toynbee. No tienen respeto por la libertad ni propia ni ajena.
Y lo peor , al no saber nada de politica economica no pueden llegar a entender (y en su frustracion agreden a su interlocutor en la violencia verbal que surje de su monologo soez) que el separatismo seria una bendicion economica para aquellos que alli viven. (Hago aqui como tu haces, incapie en lo economico porque no es honesto escudarse en facciones politicas que jamas tendran la pureza de la verdad)
Estamos ante esos tantos y tantos necios utiles,. que critican el Brexit pronosticando su apocalipsis , cuando hoy G Bretaña esta logrando un incremento de productividad del 27% en sus mas significativa economia, la mediana empresa. No leeran nada , pues si lo hiciesen sabrian que Irlanda esta teniendo una inmigracion de grandes empresas que la U.E. ha comenzado a temer. Tratan de justificar su miedo a romper el cordon umbilical con su hipertrofiada madre fagocitante de patrimonios y libertades, aduciendo que las grandes empresas financieras y bancos (adoran lo mastodonico e ineficiente) han comenzado el exodo ante la posibilidad de sesecion. Esto es en realidad una bendicion para la economia pues estas empresas -con accionistas amiguetes del poder politico- dejaran de hacer lobby contra todas aquellas empresas finanancieras internacionales a las que este lobby en un tiro por elevacion a la competencia les ha impedido hacer pie en Catalunya . No saben de la mecanica empresaria del libre mercado y la eficiencia demostrada ya por las jurisdicciones competitivas superpuestas que el suizo Frey tomo de su envidiable Helvecia. En fin, es triste e inexplicable maxime en este medio.

Cesar

P.S. ironia aparte , parece que muchos aqui aun no han leido a Virgilio . "Audentis fortuna iuvat"

berdonio

Ahora nos sales utilitarista. Te deslizas por una pendiente que no sé en qué vas a acabar

Anónimo

Buen artículo (discierne muy bien lo que son unas cosas y otras).
Quien quiera por unos minutos ver el mundo "con los ojos" de esos "algunos", puede pinchar aquí: http://www.ccma.cat/tv3/directe/tv3/
Se lleva desde 1977 adoctrinando a los niños en las escuelas de Cataluña; el resultado: véase TV3. Ese mismo modelo coactivo de enseñanza, y esa misma lengua, asociados, se está exportando a Baleares y Valencia, con la complicidad de los sucesivos gobiernos de Madrid. Para principios de 2018 abrirá (reabrirá) una nueva televisión "pública" en la comunidad valenciana, bajo la dirección de una delegada de TV3 (Empar Marco). ¿Qué esperan que pase con el transcurso de los años?