Usted está aquí

Europa, más atrasada que nunca

Europa está perdiendo el tren de las nuevas tecnologías. Según un informe de la asociación europea de comercios e industrias Eurochambres, Estados Unidos aventaja a Europa en veinte años en el campo de la investigación tecnológica. Los principales puntos del informe se pueden resumir en que:

- Las actuales cotas de inversión en I+D, productividad y empleo de la Unión Europea, en términos de PIB, fueron alcanzados por Estados Unidos a finales de los setenta.

- Concretamente, el nivel de empleo europeo en 2003 fue alcanzado por Estados Unidos en 1978.

- En lo referente a I+D, Europa deberá esperar hasta el año 2123 para equipararse a Estados Unidos.

- Por lo que se refiere al nivel de renta, en términos de PIB por habitante, Europa se colocó en 2003 donde Norteamérica ya estaba en 1985.

- Europa no alcanzará hasta el año 2056 las tasas de productividad por empleado que tiene actualmente Estados Unidos.

Si lo que estuviésemos comparando fuesen las economías de Europa con las de la India, por ejemplo, los economistas estatistas no tardarían en decirle que el “desequilibrio” se debe a factores como la formación, el conocimiento o la falta de inversión estatal; pero no hay razón para pensar que los empresarios y científicos europeos estén menos capacitados que sus homólogos americanos, al igual que no lo están los indios en relación a los europeos. ¿Cómo es que Estados Unidos está más avanzado que Europa? Por las políticas intervencionistas europeas.

Los mismos economistas estatistas, incapaces de encontrar una solución real al evidente atraso europeo respecto a Estados Unidos, le dirán que el “desequilibrio” ha de ser enmendado con más intervencionismo que se canalice hacia el sector de las nuevas tecnologías. Lo mismo le dirán sobre la “deslocalización”, la creación de empleo, “desigualdad de la mujer”, justicia social; en fin, sobre todo. El único objetivo de los gobernantes es culpar a cualquiera (libre mercado y sociedad) de sus propios errores para ir tomando cada vez más peso en la economía, la sociedad y nuestras vidas.

¿Y cuáles han sido las soluciones de los gobiernos de Europa para impulsar el mercado tecnológico? Tasas a los CDs vírgenes, regulación de las patentes, propaganda gubernamental contra los videojuegos, caras licencias para los operadores de telefonía móvil y para los nuevos servicios tecnológicos (como ocurrió con el UMTS), controles de precio en el sector de la comunicación, control de la competencia, subvenciones para los grupos de presión, más tributos a las nuevas tecnologías, el gobierno español está incluso “estudiando” gravar las líneas ADSL para recaudar más.

Más dinero para el estado es menos poder de elección para las empresas y particulares, y por lo tanto, menos dinero para el ahorro e inversión voluntaria. Ningún zar de la producción estatal puede saber mejor que el propio mercado y sociedad hacia dónde canalizar el dinero del consumidor, inversor y ahorrador.

El socialismo e intervencionismo no son la fórmula mágica a los malos datos económicos de Europa, sino el problema. La solución para Europa es la total libertad de mercado. Si mantenemos durante más tiempo el estado del bienestar permitiendo la intrusión estatal en la economía privada, Europa jamás podrá plantar cara a Estados Unidos ni al resto del mundo.